ALEGATO DE LOS EX RECTORES A FAVOR DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

 

ALEGATO DE LOS EX RECTORES A FAVOR DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA

Madrid, 12 de abril de 2018

Cinco exrectores de las principales universidades públicas españolas se reunieron en la tarde de ayer en el paraninfo de la facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid para debatir sobre el estado actual de la universidad pública y sobre su futuro inmediato. En pleno escándalo por el supuesto máster falsificado de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, los exrectores coincidieron en la necesidad de aumentar la financiación de las universidades y de garantizar su autonomía, ya que, como señalaron, el futuro de la sociedad se juega en ella.

En el acto, moderado por el rector de la UCM, Carlos Andradas, participaron Carlos Berzosa, exrector de la UCM, Ángel Gabilondo, exrector de la Universidad Autónoma de Madrid, Daniel Peña, exrector de la Universidad Carlos III, Javier Uceda, exrector de la UPM, y Elisa Pérez, exrectora de la UNED. Gabilondo insistió en la necesidad de saber no solamente qué pasa, sino qué hacer para que pasen otras cosas distintas. “Las mejores universidades del mundo son las que tienen mucha autonomía y muy buena financiación” reconoció el exrector de la UAM, que mostró su convicción de que la universidad debe estar en el corazón mismo de la transformación social.

La necesidad de autonomía universitaria centró una buena parte del debate. Elisa Pérez recordó que el artículo 27 de la Constitución la consagra, y que la Ley de Reforma Universitaria de 1983, puesta en marcha por el entonces ministro de Educación, José María Maravall, desarrolló esta autonomía. Sin embargo, para la exrectora de la UNED, la autonomía solamente tiene sentido si va unida a la responsabilidad. Por su parte, Carlos Berzosa recordó que la autonomía fue el resultado de las luchas y las reivindicaciones estudiantiles, y que, por ello, no puede cederse nada.

El exrector de la UC3M, Daniel Peña, opinó que la autonomía significa “que haya recursos para que las universidades hagan lo que quieren hacer”, y señaló que considera que actualmente, esta potestad se está utilizando mal. En similares términos se manifestó Javier Uceda, que abogó por una autonomía en sentido amplio, y realizó una propuesta a la que todos sus compañeros se adhirieron, la creación de un organismo de evaluación que analice el grado de autonomía de las universidades públicas.

Denuncia acerca del déficit de la investigación

La segunda parte de la conversación giró en torno a diversos temas. Uno de ellos fue la investigación, al respecto del cual todos coincidieron que existe un déficit importante. Javier Uceda recordó que una parte importante de su carrera profesional se ha producido en el campo de la investigación, pero que es necesario continuar la transformación de esta disciplina, aunque con paciencia y visión de futuro. “En la universidad pública, se tardan 8 o 10 años en ver los resultados de una acción hecha hoy – reseñó el exrector de la Politécnica – con lo cual hay que tener un poco de paciencia, y no buscar los resultados en el corto plazo”. Por su parte, Elisa Pérez criticó el escaso apoyo actual a la investigación, y lo calificó como uno de los principales problemas de la universidad pública.

Daniel Peña fue aún más crítico, al señalar que nunca se ha hecho un verdadero intento de potenciar la investigación en la universidad pública. “Los jóvenes están dejados de la mano de Dios – lamentó – ser joven en España es una desgracia, no hay interés por la docencia y por la investigación”. El exrector de la Carlos III fue además muy crítico con el exministro de Economía Luis de Guindos, responsable de investigación durante su etapa en el Gobierno, al señalar que nunca le ha importado esta práctica. “No hay ninguna manera de ser buena universidad sin tener una buena investigación” sentenció Carlos Berzosa.

Otro tema que se puso encima de la mesa fue el del papel que la universidad tiene en la sociedad. Berzosa quiso remontarse a la fundación de la Universidad Complutense de Madrid, y a la de la facultad donde se produjo el encuentro, que fue la primera en crearse, y alabó la confianza que el gobierno de la Segunda República, liderado por Niceto Alcalá-Zamora y Manuel Azaña, dio a la universidad, lamentando que esta haya perdido, según él, componente cultural. Asimismo, se debatió sobre la necesidad de mejorar los sistemas de selección del profesorado, para mejorar uno de los principales problemas de las actuales plantillas docentes de la universidad pública, su envejecimiento.

Protesta estudiantil contra Pedro González-Trevijano

Los manifestantes muestran una pancarta frente a la mirada de Carlos Andradas y Ángel Gabilondo (FOTO: Fernando Morales)

La charla comenzó unos minutos más tarde de lo esperado, ya que varios estudiantes irrumpieron en el salón de actos profiriendo gritos y blandiendo una pancarta. Los manifestantes habían convocado una protesta por la invitación al acto de Pedro González-Trevijano, exrector de la Universidad Rey Juan Carlos, y actualmente magistrado del Tribunal Constitucional. Existía mucha curiosidad por saber cómo Trevijano defendía a la que fuera su universidad ante las acusaciones relativas al caso Cifuentes. Finalmente, sin embargo, González-Trevijano excusó su presencia ante los miembros de la organización, y no se presentó a la charla, lo que no evitó la movilización.

Los gritos de los manifestantes contrastaban con la reacción dispar del público, que iba entre el apoyo y la indiferencia, y con la cara de circunstancias del rector de la UCM, Carlos Andradas, que intentó infructuosamente que los estudiantes les permitiesen empezar la charla. Uno de los estudiantes leyó el manifiesto de la protesta, que celebraba la ausencia de Pedro González-Trevijano al acto, afirmando “No hay paz para los corruptos”, afeaba a la universidad el haber mantenido la invitación al exrector de la URJC, y llamaba a protestar y mantener su voz en el proceso universitario. Seguidamente, abandonaron la sala, y el acto pudo finalmente comenzar.

Ángel Gabilondo "No eludiré mi responsabilidad"

(FOTO: Fernando Morales)

Era, sin duda, la persona más buscada del acto. Además de exrector de la UAM y exministro de Educación, Ángel Gabilondo es el candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid para la moción de censura presentada contra Cristina Cifuentes. A su llegada a la facultad de Filosofía y Filología, los medios le esperaban, y él les emplazó para el final de la charla. Gabilondo cumplió con esa promesa. Rodeado por cámaras y micrófonos, el portavoz parlamentario del PSOE-M dio cuenta de los movimientos que su partido está haciendo para intentar que la moción tenga éxito, informando de que se ha reunido con Podemos y, “por cortesía parlamentaria”, al Partido Popular, y de que Ciudadanos aún no ha aceptado reunirse con ellos. “La reunión con ellos será la semana que viene” informó el catedrático de Filosofía por la UAM.

Durante su intervención en la charla, y ante una pregunta, Ángel Gabilondo declaró sin ambages que hará lo que tenga que hacer en esta crisis. “No voy a eludir mi responsabilidad” declaró, en clara referencia a la posibilidad de que acceda a la presidencia de la Comunidad de Madrid en próximas fechas. Respecto de su posible programa de gobierno, Gabilondo puso el acento en la necesidad de reformar la ley de universidades, de la que dijo que “no está bien, y no es la que necesita Madrid”, recordando que el PSOE-M ha presentado en esta legislatura 515 enmiendas al respecto. En este sentido, abrió la puerta a un nuevo modelo de financiación universitario y mostró su deseo de que las leyes sean más breves, y que permita a la universidad organizarse según su propia autonomía.

La moción de censura no tiene aún fecha, y decaería si finalmente Cristina Cifuentes dimite como presidenta de la Comunidad de Madrid. El PSOE-M ha conseguido el apoyo de Podemos, y necesitaría dos votos más para conseguir la mayoría absoluta, el único resultado por el que la moción seguiría adelante. Como han informado tanto Gabilondo como el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, se intentarán intensificar las negociaciones con Ciudadanos para conseguir su apoyo para esta moción, que persigue, en palabras de Ángel Gabilondo, “dar tranquilidad institucional a la Comunidad de Madrid”.