SUSANA DÍAZ LIDERARÁ LA OPOSICIÓN Y JUANMA MORENO SERÁ PRESIDENTE DE LA JUNTA DE ANDALUCIA CON LOS APOYOS DE CS Y VOX

by Fernando Morales

 

SUSANA DÍAZ LIDERARÁ LA OPOSICIÓN Y JUANMA

MORENO SERÁ PRESIDENTE DE LA JUNTA DE

ANDALUCIA CON LOS APOYOS DE CS Y VOX

 

Firma del pacto en Andalucía entre PP, Ciudadanos y Vox (Foto: Twitter)

Madrid, 10 de enero de 2019 

La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, ha anunciado que rechaza presentarse a la investidura para convertirse, de nuevo, en presidenta de la Junta de Andalucía y ha avisado al PSOE que será la encargada, desde el PSOE, de liderar la oposición en el parlamento andaluz. Por ello, tras ser el segundo partido más votado en las pasadas elecciones del 2 de diciembre y haber alcanzado un acuerdo de gobierno con Ciudadanos y con el partido de extrema derecha, Vox, el PP se hará con el gobierno regional con Juanma Moreno como presidente. El debate de investidura se celebrará el próximo 15 de enero y Juanma Moreno, previsiblemente, será elegido presidente de la Junta al día siguiente.

El Partido Popular, tras 36 años de gobierno socialista en Andalucía, ha conseguido arrebatarle el gobierno de la junta a los socialista. Para ello, ha llegado a un acuerdo de gobierno con la formación de Albert Rivera, entre lo que destaca que Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía, será elegido vicepresidente de la Junta de Andalucía a cambio de darle el apoyo de su grupo parlamentario al PP. Vox también se ha unido a lo que desde el PP han calificado como “acuerdo histórico” y ha aceptado, tras una intensa y tensa negociación, llegar a un acuerdo para que los 12 diputados que Vox consiguió en las elecciones apoyaran “el cambio en Andalucía”.

LAS CONDICIONES DE VOX

El partido de Santiago Abascal, presidente de Vox, venía diciendo desde que irrumpió en el parlamento andaluz que no serían un obstáculo para la renovación en la junta de Andalucía pero que su apoyo tenía que reflejar algunas de los puntos programáticos que habían respaldado 400.000 votantes. Para ello, Vox había remitido el pasado martes al Partido popular una lista con 19 medidas que exigían para darles sus apoyos. Entre ellas, destacaba la derogación de la ley de Memoria Histórica, la derogación de la ley de Violencia de género y LGTB o el cambio de fecha del Día de Andalucía del 28 de febrero al 2 de enero en conmemoración a “la culminación de la Reconquista” con la Toma de Granada y la expulsión de los musulmanes.

Pocas horas después de que se diese a conocer el documento que Vox había mandado al PP, diferentes líderes regionales populares lo tacharon de “inasumibles” y criticaban, sobre todo, la derogación de la ley de Violencia de Género. A pesar de las discrepancias con la dirección nacional, la formación de Casado ha conseguido el apoyo de Vox al ceder en las negociaciones. El PP ha conseguido el apoyo de la formación de extrema derecha sin asumir las medidas sobre violencia de género pero aceptando la derogación de la Ley de Memoria Histórica o la creación de la Consejería de Familia.

LOS POPULARES SE PLIEGAN

El PP, además, se ha comprometido con Vox en “cumplir la legislación vigente en materia de inmigración, evitando todas aquellas decisiones que puedan favorecer un efecto llamada y combatir a las mafias que trafican con personas”. A pesar de que la Junta de Andalucía no tiene competencias en materia migratoria, el acuerdo asume también el compromiso de “apoyar material, humana y documentalmente” a las fuerzas de seguridad del Estado en su tarea de protección de las fronteras, para así garantizar “una inmigración ordenada, legal y respetuosa con la cultura occidental.

Desde Ciudadanos, quienes han firmado el pacto de gobierno con el PP, han asegurado que, aunque el PP haya firmado esas medidas con Vox, ese documento no “compromete” ni a Ciudadanos ni al futuro gobierno andaluz. Así lo ha declarado Albert Rivera en una estrategia de mantenerse al margen del acuerdo entre PP y Vox, calificado por el líder de ciudadanos como “papel mojado” y ha añadido que para su partido “no tiene ningún valor” a pesar de que Juan Marín se va a convertir en vicepresidente de la Junta gracias al apoyo de Vox.

Numerosos son los comentarios que, desde las filas populares en diferentes regiones de España, están intentando marcar distancia con Vox de cara a las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas que se celebran el próximo 26 de mayo.

Casado ha conseguido superar su primera prueba desde que dirige el Partido Popular alcanzando un acuerdo con Ciudadanos y Vox pero no quiere que, de cara a los próximos meses, se le vincule con la formación de extrema derecha. Por ello, Casado ha declarado que “nadie nos marca la agenda”  e intenta así evitar la posible fuga de votos a la formación de Abascal desde sectores del Partido Popular.