DETECTADO UN GEN QUE AUMENTA EL RIESGO DE PADECER ALZHEIMER Y QUE AYUDARÁ A LA PREVENCIÓN DE ESTA ENFERMEDAD

by Cristina Figueras
  • El centro de Investigación Pascual Maragall ha publicado un estudio pionero a nivel internacional dónde detectan alteraciones morfológicas en el cerebro en personas sanas portadoras de un gen determinado

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta en España a más de ochocientas mil personas y cuya evolución es progresiva e irreversible.

Imagen Fundación Pascual Maragall

En el centro de investigación que depende de la Fundación Pascual Maragall han observado que las personas sanas que tienen el gen con máximo riesgo de padecer la enfermedad muestran significativas diferencias en la forma que tienen sus cerebros, pero esto no permite presuponer si van a enfermar o no.

El estudio publicado arroja solo los primeros datos que identifican alteraciones morfológicas en el cerebro de personas sanas pero portadoras del gen APOE-4 que provoca mayor riesgo de sufrir la enfermedad. Esas modificaciones varían en función de la edad del participante o de su carga genética. Algunos cambios son diferencias de volumen  en algunas zonas del cerebro como explica el investigador Juan Domingo Gispert de la Fundación: “Una de las zonas que encontramos con mayor volumen del esperado es el hipocampo. El hipocampo es la zona más sensible en las etapas iníciales del Alzheimer. Es el área cerebral que se encarga de almacenar nuevos recuerdos con lo cual es la primera parte del cerebro que se atrofia”

El cambio de volumen responde, aseguran los investigadores, a neuroinflamaciones por acumulación de proteína betaamiloide, algo que ya se sabe que ocurre incluso 15 o 20 años antes de los primeros síntomas del Alzheimer.

Desde la fundación aseguran que es un primer paso para poder hacer recomendaciones individualizadas para minimizar el riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

Los olvidos y fallos leves de memoria son partes normales del proceso normal de envejecimiento pero para distinguirlos frente a síntomas que alertan de la propia enfermedad de Alzheimer y otro tipo de demencia contamos con una serie de signos y síntomas como explica la doctora psicogeriatra Mónica Pérez del Hospital de Getafe “fundamentalmente son pérdidas de memoria en relación a información reciente. En otras ocasiones es la pérdida de orientación en zonas conocidas y habituales de nuestra vida o alteraciones en nuestro comportamiento”. Continúa con una recomendación “Lo que debemos hacer ante estos síntomas es acudir a nuestro médico de atención primaria para que nos derive al especialista concreto. El tratamiento tendrá que ver con el control sintomático mediante fármacos que eviten la acumulación de proteínas y fomente la conexión entre neuronas”.

 Como tratamiento no farmacológico debemos cuidar la alimentación, la tensión, el sueño y todo ello que conforme un estilo de vida saludable, ya que este puede repercutir y provocar alteraciones neurodegenerativas en nuestra edad madura. La dieta y el sedentarismo tienen un papel importante en el incremento del riesgo de padecer este tipo de enfermedades.