UNO DE CADA TRES NIÑOS HA VISTO O SUFRIDO ACOSO ESCOLAR EN SU CLASE

by Cristina Figueras

La mayoría de las veces en forma de insulto o agresión física, pero también lo hay en forma de exclusión, aislamiento o difusión de rumores.

Se puede decir que se han producido avances en esta asignatura sobre el bullyng o acoso escolar porque hasta hace relativamente poco los niños no lo identificaban como tal, pensaban que eran bromas pesadas o cosas de críos. Estos datos están recogidos en el informe que hace cada año la Fundación ANAR que ayuda a niños y adolescentes en riesgo. Las niñas lo sufren más que los niños y los acosadores, la mayoría de las veces, actúan en grupo. La prevalencia en el acoso escolar es entre 11 y 14 años y suele tener una temática, lo hay por físico, por homofobia, por raza…

Hay un cambio de tendencia en la reacción de los chavales. En una encuesta realizada el año pasado decían que la mejor manera de frenar el acoso era hablarlo con los profesores. Ahora refieren que la unión y el apoyo entre compañeros es lo más efectivo.

Paula Martín, es psicóloga clínica especialista en niños y ha trabajado durante años en la Fundación ANAR, nos resuelve algunas preguntas:

¿Cómo se detecta que un niño está sufriendo bullyng?

Tienen cambios en el trastorno del sueño, rechazo social significativo, expresan que no quieren ir al cole, tienen un estado ansioso y lo más importante es que cambia la manera de relacionarse con los otros, manifestándose en aislamiento, timidez… El acosador desprestigia la valía social que ellos tienen y dan lugar a que se excluye todavía más.

¿Cómo reconocer al que ejerce acoso escolar?

Suelen ser niños a los que han llamado del cole porque ha tenido algún problema. Estos niños tienen una falta de empatía, le cuesta ponerse en el lugar del otro. Además tienen un difícil control de impulsos sobretodo de la ira. Carecen de recursos y habilidades sociales para resolver un problema personal.

¿Cómo se puede combatir el acoso en las aulas?

El centro escolar debe crear un clima de confianza. Que los niños sepan que tienen profesores donde pueden acudir.  Existen cada vez más colegios que imparten talleres de inteligencia emocional. Esto es muy importante  porque un niño entrenado en inteligencia emocional disminuye la tasa bullyng.

¿Qué hacer cuando tu hijo es la víctima?

Se deben reforzar las actividades sociales y autoestima. No juzgar, apoyarle y manifestarle nuestra confianza. Que el niño sepa que puede contar con nosotros y que en casa se puede hablar de todo porque se le cree las cosas que cuenta. Sobre todo que pueden pedir ayuda y desculpabilizarle.

Hay que dar una atención adecuada, no se debería pasar por alto aunque al niño se le cambie del colegio o diga que no le importa. Es importante acudir a un profesional para evitar futuras complicaciones ya que a veces se pueden dar comportamientos sociales en la edad adulta que vienen calcada de una adolescencia no curada.

¿Y con el acosador?

También debemos mostrarle nuestro apoyo pero dejando claro unas normas y límites reales. Es muy importante a colaborar con el centro, aunque hay padres que son reacios a ello. Son niños con baja autoestima aunque parezca que no, porque necesitan corroborar su status con el otro.

El problema fundamental hoy en día es que el acoso no tiene fin. Antes acababa al salir del colegio y hoy sigue con las redes sociales.

Hace año y medio el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte puso en marcha la iniciativa para poder contactar con la Fundación ANAR en caso de acoso escolar para que lo pueda usar cualquier niño o niña. El teléfono 900 018 018 es gratuito y está operativo las 24 horas del día.