LOS CENTROS DE SALUD TAMBIÉN COLAPSADOS POR FALTA DE PERSONAL Y MATERIAL

España vive una de sus peores jornadas batiendo, de nuevo, el récord de infectados con 110.238 contagiados, 10.003 fallecidos, 54.113 hospitalizados y 26.743 recuperados de COVID-19. Comunidades como Madrid, Catalunya o Castilla La Mancha ya tiene ocupadas más del 80% de las camas de sus unidades de cuidados intensivos, mientras que la Comunitat Valenciana o Navarra se acercan al 65%. El Gobierno se ha visto obligado a tomar medidas como la incorporación de sanitarios jubilados o estudiantes de último año de Medicina para poder atender a los pacientes hospitalizados.

Read more

Masocas contemporáneos

Madrid, 31 de marzo de 2020

Son las 8, te levantas
Te quitas la puta legaña
Otro día más el sol no te acompaña
Vas al metro
Suena la campana

Emiliohupe
0
0

LOS CIUDADANOS LIBRES

Madrid, 6 de marzo de 2020

Nos conocimos en la primera cena de Navidad de la empresa, cuando nos presentó mi jefe:

- Javier Santín, encantado.

- Xavier Gualda, un placer.

Lo que más llamaba la atención no era la similitud de nombre, sino la similitud de aspecto: vestíamos casi la misma ropa, teníamos la misma sonrisa y utilizábamos el mismo ordenador. Cuando nos poníamos a hablar, parecía que era un monólogo, ya que el tono de la voz era la misma. Salí perturbado de aquel encuentro.

Javier Quevedo
0
0

LA SEÑORITA

Madrid, 28 de febrero de 2020

La señorita Domínguez era la profesora más impopular del equipo docente. De aspecto sobrio, Doña Domínguez subía y bajaba las escaleras del colegio con un montón de libros entre sus brazos y, sin subir la voz, llamaba la atención a los estudiantes que no seguían las normas:

Javier Quevedo
0
0

2030

Madrid, 21 de febrero de 2020

El teléfono ya no bastaba, lo nuestro había llegado mucho más lejos. Mi teléfono no paraba de escupir mensajes cada vez que llegaba la hora de acostarse, y siempre era él. Al principio era un simple qué-tal-cómo-ha-ido-el-día, pero pronto se transformó en fotos de paisajes desde la ventana, platos que habíamos cocinado… De ahí pasamos a los selfies, y de ahí solo se puede ir cuesta abajo: primero los de cara con camiseta, luego de cara sin camiseta, de torso, de pantalones abultados, de calzoncillos abultados y bueno, por qué seguir, si ya os lo imagináis. Lo peor es que ambos parecíamos tener mucha experiencia en lo que hacíamos, y teníamos una biblioteca de fotos inacabable. A veces me preocupaba no tener una lo suficientemente subidita de tono como para responder a sus intenciones. Pero siempre me las apañaba, al fin y al cabo, los dos somos millennials: vagos, tontos pero muy fotogénicos.

Javier Quevedo
0
0

El metro en febrero

Madrid, 31 de enero de 2020

Me vuelve a invadir ese sentimiento irrefrenable que recorre mi cuerpo cada vez que me subo a un vagón de metro en febrero: tengo calor, mucho calor. Aunque le resulta molesto a mis compañeros de asiento, estiro mis brazos profusamente y me desprendo del abrigo de lana, la bufanda que me ahoga y la sudadera que me aprisiona. Una vez que ya he conseguido hacer todo esto, me siento cómodamente en mi incómoda situación, miro alrededor con extrañeza y observo el mismo fenómeno que me perturba desde la primera vez que usé el transporte subterráneo en invierno: ¿por qué la gente no se quita el maldito abrigo allí dentro, cuando hay casi 20ºC de temperatura?

Javier Quevedo
0
0

BOLSILLO

 Madrid, 18 de enero de 2020

        Llevaba el jersey azul eléctrico y botas de cuero desgastado. Siempre llegaba a la misma hora, y siempre se sentaba con la misma pereza en aquel banco metálico de los parques de la ciudad. Hoy no traía a su perra, así que probablemente metiera pronto su mano en el bolsillo del pantalón trasero y sacara... Efectivamente, un cuaderno de viaje, con cubiertas de corcho, y un bolígrafo del mismo bolsillo. Espera, parece que no va a suceder lo de siempre, algo no está saliendo como de costumbre porque no saca ningún boli de ese bolsillo; mete la mano en el resto de bolsillos sin sacar nada de ellos. Y, de repente, ocurre. Me pilla desprevenido: después de buscar en varios bolsillos, su mirada se dirige a la mía y yo cambio de semblante, haciéndome de arcilla húmeda, y me doy cuenta de lo que está a punto de pasar. Pero no estoy preparado.

Javier Quevedo
0
0