Columna literaria "Esencia humana" XVII

by Elik G. Troconis

 

 

 

 

Turulato

 

De todas las voces de la familia, la que más le gustaba escuchar a Juanito era la de su abuela. Ella hablaba con palabras muy antiguas que lo hacían reír mucho, como cuando su papá le hacía cosquillas.

    Pero una tarde, logró contener la risa y decidió preguntar:

    —¿Abuelita, qué significa eso?

    —¿Qué, mijito?

    —Lo que acabas de decir.

    —¿Rascacielos?

    —No, no, eso sí qué es. Dijiste otra cosa.

    —¿Descolonización?

    —No, tampoco. Eso también sé qué es.

    —¡Ah! ¿Turulato?

    —Sí, sí. Eso: taraluto.

    —Turulato.

    —Por eso.

    —Es que tú dijiste “taraluto”, mijito, pero es “turulato”.

    —¿Y qué significa?

    —Ah, pues es como estar zurumbo.

    Y esa vez no pudo aguantar la risa, aunque seguía interesado en lo que significaba.

    —¿Zorumbo?

    —No, zurumbo.

    —Zurumbo.

    —Sí. Estar turulato es como estar zurumbo.

    —¿Y qué significa “zurumbo”?

    —Ah, pues es como cuando estás incróspido.

    Ahí sintió toda una descarga de cosquillas en los pies y se rio como loco.

    —¿In qué?

    —Incróspido, mi amor.

    —¿Y qué es eso?

    —Es como se pone un dipsómano.

    Esa palabra ya no le hizo tanta gracia; pero seguía queriendo averiguar su significado.

    —¿Dipso qué?

    —Dipsómano, mi amor. Pronúncialo despacito conmigo. Dip…

    —Dip…

    —So…

    —So…

    —Ma… 

    —Ma… 

    —No.

    —No.

    —Dipsómano.

    —Dipsómano.

    —Exacto. 

    —¿Y qué es un dipsómano?

    —El que toda la vida está ahumado.

    Ahí Juanito sólo se confundió.

    —¿Ahumado? ¿Eso no es de comida?

    —No, necesariamente, mi amor.

    —¿Entonces qué es estar ahumado?

    —Ah, pues muy fácil, mijito: es como cuando estás turulato.

    Cuando Juanito oyó eso, decidió dejar de preguntar. Entendió que su abuela no entendía que él no entendía. Así que prefirió irse a jugar a su cuarto con la palabra que más le había gustado. Se fue riendo mientras repetía: “Turulato, turulato, turulato, turulato, turulato, turulato, turulato, turulato, turulato, turulato, turulato.” Y en el camino, sin saber por qué, sintió que se mareaba.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios