LA IZQUIERDA PIERDE EL GOBIERNO Y VOX IRRUMPE EN EL PARLAMENTO ANDALUZ

by Fernando Morales

LA IZQUIERDA PIERDE EL GOBIERNO Y

VOX IRRUMPE EN EL PARLAMENTO

ANDALUZ 

 

Collage fernando

De izquierda a derecha: Susana Díaz (PSOE), Juanma Moreno (PP), Juan Marín (Cs), Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía) y Francisco Serrano (Vox).

Madrid, 3 de diciembre de 2018

El Partido Socialista Obrero Español ha perdido, después de 36 años, el gobierno de la Junta de Andalucía. En unas elecciones marcadas por la baja participación, la derecha tendría la oportunidad de arrebatar el gobierno a la izquierda y gobernar con los apoyos de Partido popular, Ciudadanos y Vox, quien entra, por primera vez, en el partido parlamentario con 12 escaños.

El PSOE andaluz de Susana Díaz, con 33 escaños frente a los 47 que consiguió en las elecciones de 2015, tiene muy difícil formar un gobierno. La única posibilidad posible sería que Ciudadanos le diese su apoyo. Pero esta opción parece ser la menos probable a pesar de que Susana Díaz, durante su intervención para valorar los resultados, anunció que hoy comenzaría una ronda de contactos con todas las formaciones políticas para intentar formar un gobierno “para hacer frente a la extrema derecha”.

Además, Díaz quiso hacer un llamamiento a todas las fuerzas constitucionalistas para evitar que Vox se haga con la llave para el futuro gobierno de la Junta de Andalucía.

A pesar de que Díaz ha sido el partido más votado en siete de las ochos provincias andaluzas, las caras de derrota eran patentes entre los miembros socialistas. “Es una noche trsita para los socialistas andaluces y para los de toda España”, afirmó Díaz al comienzo de su intervención en la que dijo que el PSOE-A es “el dique de contención para que no sea la ultraderecha quien decida el futuro de Andalucía” y retó al PP y Ciudadanos a tejer un “cordón sanitario” que aísle a Vox.

Desde el Partido Popular, a pesar de que han perdido siete escaños en relación a los que consiguieron en 2015, las caras eran de alegría y victoria. Por primera vez, los populares tienen la posibilidad de arrebatarle el gobierno de la Junta de Andalucía al PSOE. “Proponíamos un cambio y hoy sabemos que Andalucía lo quiere”, comenzó el candidato del PP-A, Juanma Moreno, en su intervención para valorar los 26 escaños obtenidos y el 20,76% de los votos que ha obtenido su formación en estas elecciones.

Además, Moreno anunció que se presentará a la investidura como presidente del ejecutivo andaluz y ha hecho un llamamiento “a todas las fuerzas políticas que quieren un cambio”. “Han acabado cuarenta años de hegemonía socialista en Andalucía”, concluyó Moreno, quien dejó abierta la posibilidad de pactar una investidura con Vox, el principal ganador de esta jornada electoral.

“El cambio ha llegado a Andalucía y por la puerta grande”

Desde Ciudadanos, partido que, a parte de Vox, ha conseguido aumentar sus escaños respecto a las elecciones de 2015, celebraron también el cambio que se espera en Andalucía tras la pérdida de Susana Díaz. “El cambio ha llegado a Andalucía y por la puerta grande”, afirmó Juan Marín, candidato de Ciudadanos, tras celebrar los 21 escaños que ha conseguido su partido.

“Ha llegado el momento de trabajar porque nuestros hijos tengan oportunidades y de abandonar la maldición bíblica en la que los socialistas nos han tenido 40 años, viviendo de los andaluces”, concluyó Marín. Además, tras esquivar pronunciarse sobre un pacto con Vox, Albert Rivera, líder del partido naranja que se encontraba acompañando a Marín, advirtió, en clave nacional, que “el sanchismo hoy sale tocado y los andaluces han tomado nota.

“Un frente a la extrema derecha”

Desde la formación Adelante Andalucía no ocultaron su decepción tras los resultados obtenidos. El partido liderado por Teresa Rodríguez ha conseguido solo 17 escaños y lamentó la irrupción de Vox en el parlamento andaluz. La formación que engloba a Podemos e Izquierda Unida ha perdido tres escaños y casi 300.000 votos respecto a los resultados de las elecciones de 2015.

Por ello, Teresa Rodríguez afirmó durante su intervención que su formación hará frente a la “extrema derecha” para que no “conviertan nuestra sociedad en algo peor de lo que la convirtieron durante diez años de crisis”.

Estos resultados también fueron valorados por el líder de la formación a nivel nacional, Pablo Iglesias quien llamó a “la España feminista, republicana y trabajadora a estar alerta para defender las libertades que nos dejaron nuestros abuelos”. Además, ha pedido “responsabilidad” a todas las fuerzas políticas insistiendo que, pese a las diferencias que hay entre ellos, “estamos dispuestos a construir juntos un dique frente al avance de la extrema derecha”.

“Acabar con el régimen socialista”

El discurso más esperado de la noche era, sin duda, el del candidato de Vox, Francisco Serrano, quien aseguró que “nosotros somos los que vamos a propiciar el cambio y acabar con el régimen socialista”. Con 12 escaños en el Parlamento, Vox fue la gran sorpresa de la noche ya que, todas las encuestas le daban entre tres y cinco escaños.

Serrano anunció que ellos van a propiciar “la reconquista” y ha apelado a una regeneración de los valores, “de esos principios que se han tirado por los suelos”, tras advertir que estos

“Los andaluces han hecho historia y se han sacudido 36 años de régimen socialista indicando a los españoles que eso también se puede hacer hoy con más facilidad en todo el Estado Español”, manifestó Santiago Abascal, en su intervención para valorar los “resultados históricos” para su formación.

Participación mínima histórica

Las elecciones de este domingo han contado con una participación menor en comparación a las autonómicas que se celebraron en esta región en 2015.

Así, han participado el 58,65% de los votantes frente al 62,30% que participaron en las elecciones de 2015. Además uno de los datos que más llama la atención, a parte de la baja participación, es el porcentaje de abstención. Así, se han abstenido el 41,35% frente al 37,70% de 2015.

Incidencias leves

Aunque la hora de cierre de los colegios electorales estaba prevista para las 20:00 en algunos casos, debido a diferentes incidencias, la votación se tuvo que prorrogar hasta las 22:08.

Así, en Sanlúcar de Barrameda una de las mesas se constituyó dos horas más tarde, lo que hizo que se prorrogase la apertura de la mesa hasta las 22:08, provocando así que los resultados provisionales no pudiesen salir hasta las 22:15.

Por otro lado, en Córdoba, una de las mesas del Colegio Concepción abrió con un retraso de 45 minutos, mientras que en el centro Lepanto lo hizo 19 minutos tarde, porque algunos de los miembros llegaron tarde. Así, el cierre se programó para estas mesas para las 20:43 y 20:19, respectivamente.

A pesar de estas incidencias a la hora de constituir los centros de votación, la jornada electoral se celebró, por lo general, “con normalidad”, como afirmó la Consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar.

Susana Díaz, mientras ejercía su derecho al voto en su colegio electoral de Sevilla, ha sido increpada por dos apoderados de Vox, quienes, minutos después de cometer el acto, fueron destituidos por Vox. A pesar de ello, el PSOE-A ha anunciado que denunciará ante la Junta electoral este acto. Además, Vox también ha denunciado, a través de su cuenta de Twitter, que en algunos colegios electorales estaban pintando sus papeletas “para que el voto sea nulo”, advirtieron.