LOS CENTROS DE SALUD TAMBIÉN COLAPSADOS POR FALTA DE PERSONAL Y MATERIAL

España vive una de sus peores jornadas batiendo, de nuevo, el récord de infectados con 110.238 contagiados, 10.003 fallecidos, 54.113 hospitalizados y 26.743 recuperados de COVID-19. Comunidades como Madrid, Catalunya o Castilla La Mancha ya tiene ocupadas más del 80% de las camas de sus unidades de cuidados intensivos, mientras que la Comunitat Valenciana o Navarra se acercan al 65%. El Gobierno se ha visto obligado a tomar medidas como la incorporación de sanitarios jubilados o estudiantes de último año de Medicina para poder atender a los pacientes hospitalizados.

Read more

¿LA QUIERES A ELLA O LE QUIERES A ÉL?

¿La quieres a ella o le quieres a él?

La quiero a ella. No, le quieres a él. ¿Qué sabrás tú? Soy tú mismo. ¿Y por ser yo crees que me conoces? Supongo. Pues no. ¿Por qué la quieres a ella, a ver?

Javier Quevedo Fernandez
0
0

AMATE. MÁTAME

Hay personas que no necesitan villanos
Para crear retorcidos antagonistas

Cuando eres
También sabes dejar de serlo

Carlos Ortiz
0
0

MIL PALABRAS PARA TI

Raúl viene volando desde Senegal. En realidad, más que venir, imagino que lo traen en un altar, como un rey. Llegará aquí para que lo saludemos, pero me pregunto: después, ¿a dónde irá?

            Recuerdo el día en el que lo vi por primera vez, hace unos meses. Salíamos de la ciudad con su coche renqueante en dirección al desierto. Llevábamos una hora de retraso después de que Raúl, despistado, llegara tarde al punto de encuentro.

Javier Quevedo
0
0

SUPREMACÍA

Estaba detrás de él, apenas a un paso. Se había puesto a hablar con las cámaras que tenía delante. Brillaban los flashes. Yo miraba su cabeza y calculaba distancias. Estiré mi brazo y vi que apenas llegaba a su hombro. Me acerqué un poco más. Miré a los lados y confirmé que no había nadie cerca. Saqué el móvil de mi bolsillo e hice un par de fotos.

Javier Quevedo
0
0

DECLARARSE

Hace calor, mucho calor. No estoy acostumbrado a que en esta época del año se me pegue el sudor a la ropa. Camino por la calle en dirección a la plaza y siento cómo me arden los pies, se me deshace el peinado y empiezo a sudar con más fuerza. Me ha faltado planificación, no he mirado el tiempo en la televisión ni he abierto la ventana para comprobar la temperatura, así que he salido de casa con una camiseta de manga larga y no voy a volver hasta pasada la medianoche. Pedro me espera sentado en un banco, con una camiseta de tirantes, contento con el clima del domingo: ha venido preparado.

Javier Quevedo
0
0