Columna Literaria "Esencia humana" XV

 

 

 

 

El descubrimiento de Quique

Quique se asomó al estudio de su papá en cuanto él salió para ir al baño. Era el momento de explorar. Sentía una enorme curiosidad de conocer el sitio porque su papá pasaba mucho tiempo ahí, haciendo, como decía él, cosas muy importantes. “¿Qué jugará allá dentro?”, se preguntaba Quique todos los días.

Elik G. Troconis
0
0

Columna literaria "Esencia humana" XIV

 

 

 

 

 

Entre llamas

Hospital Metropolitano, algún día de diciembre de 2018

Mi amor:

Lo siento; no puedo decirte cuánto me arrepiento de todo. Ahora que te escribo esto, parece que fue obvio y que pude haberlo evitado, pero en su momento no lo fue. Lo juro. ¿Cómo alguien tan anciano como yo no se dio cuenta? Si de algo sirve aunque ya no estés, déjame explicarlo, no importa que jamás hayas aprendido a leer.

Elik G. Troconis
0
0

Columna Literaria "Gritos en la sombra" II

 

 

 

 

 

Vivir: ¿Placer o sufrimiento?

Querido lector:

Temo al éxtasis de la felicidad. Temo al pozo oscuro de la más profunda tristeza. Dicen que son polos opuestos y que se necesita saber cómo se siente uno para poder entender el otro, pero tengo miedo.

Carlos Ortiz
0
0

Columna literaria "Esencia humana" XIII

 

 

 

 

Viejos amigos

 

—¿Pero qué tienes? —le preguntó ella.

    Él no respondió. Su mirada continuó fija en el periódico, aun cuando había dejado de leer. Los ojos apuntaban al único encabezado que le importaba en ese momento: “Juan Castilla liberado”. Y en esos ojos que no registraban imágenes, comenzaron a deslizarse los recuerdos. El atraco al banco, la policía esperándolos, los primeros disparos, Juan capturado, él a salvo.

Elik G. Troconis
0
0

Columna Literaria "Gritos en la sombra" I

 

 

 

 

La tempestad del mar

Me ahogo en ciudades donde los edificios son tan altos que eclipsan el sol. Me ahogo en el vacío que día tras día, hora tras hora, la sociedad promueve. Sentir es difícil cuando te tienes que preocupar constantemente por sobrevivir. Está prohibido. Está prohibido desear o amar. Está prohibido aprender a nadar.

Carlos Ortiz
0
0