Entrevista a Carmen Romero

ENTREVISTA A CARMEN ROMERO RODRÍGUEZ, PRESIDENTA DE LA DELEGACIÓN DE ESTUDIANTES Y DE CREUP

CARMEN ROMERO: "EL PP ESTÁ NUEVAMENTE LEGISLANDO EN EDUCACIÓN SUPERIOR SIN CONTAR CON NADIE"

 

 

Carmen Romero Rodríguez estudia Ciencias Políticas en la UCM, y ostenta la presidencia de la Delegación Central de Estudiantes. El pasado mes de octubre fue elegida Presidenta de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de las Universidades Públicas (Creup), la asociación que representa a más de un millón de estudiantes, y en la que se integran las 35 universidades públicas de nuestros país. A sus 22 años lleva más de 10  implicada en la defensa y representación de los estudiantes, dentro y fuera de nuestras fronteras. 

En la entrevista concedida  a INFOACTUALIDAD, Carmen Romero Rodríguez no elude ningún tema y muestra la oposición de los estudiantes a la Ley de Universidades de la Comunidad de Madrid (LEMES) "El PP lleva años, tanto desde el Gobierno central como desde las comunidades autónomas asfixiando a las universidades públicas, y sobre todo, es muy palpable en esta comunidad autónoma", afirma. Se define como una "patriota de la Complutense",  asegura que en CREUP, "lo que tenemos en común son las ganas de mejorar lo que nos rodea. Siempre que hay que dejar cada sitio por el que pasas mejor de lo que te lo encuentras". Y, se muestra orgullosa porque la Complutense ha hecho muy bien el Reglamento de Prácticas "es un gran ejemplo a seguir por el resto de universidades".

Como Presidenta de la Delegación Central de Estudiantes, Carmen Romero Rodríguez, muestra una especial preocupación por la la Ley de Universidades de Madrid, "LEMES es un problema porque establece un “contrato programa” que dice que cada universidad tiene que cumplir una serie de requisitos para conseguir parte de la financiación". La Comunidad de Madrid dice que la ley ha sido dialogada, debatida, consensuada, y -asegura-" en ningún momento ha sido así, nos encontramos con que el PP está nuevamente legislando el tema de educación superior sin contar con nadie, y eso solamente va a traer problemas, porque si tú verdaderamente quieres solventar los problemas que tiene la educación universitaria en España sin contar con los mayores afectados, no vas a solucionar nada"

Defiende un mayor peso de los estudiantes en las universidades. Esa demanda la hace extensiva a CREUP, "nos quejamos -manifiesta- que el voto de los estudiantes cuente tan poco, porque somos el sector más numeroso dentro de las universidades, y nuestro voto es el que menos cuenta". La defensa de la universidad pública es" la bandera que nos une a todos en CREUP, junto a que nadie se quede fuera de la universidad por motivos económicos". En clave complutense, recuerda que la UCM es la universidad pública presencial más grande de España, y asegura que, "a pesar de todos los ataques que recibe, debemos tener en cuenta que las capacidades de maniobra que tenemos los estudiantes en esta universidad no se tiene en otras universidades".

Si se le pide una previsión "a 10 años vista", Carmen Romero Rodríguez responde sin dudas, "las universidades de este país, deben ser un caldo de cultivo de generaciones que sean muy conscientes del momento en que están viviendo y sean capaces de articular soluciones a los problemas que la sociedad va a tener". Y, asevera, que ese futuro se juega hoy.

 

 

 

¿Cómo valora la nueva reforma del Plan Bolonia? ¿Considera que va a ser beneficiosa para los estudiantes?

Yo creo que hay muchas variables que se están perdiendo en el debate acerca de los argumentos que hay tanto a favor como en contra, y es que, si bien en las facultades de esta Universidad hay asociaciones y estudiantes que están en contra de que los exámenes se lleven a julio y subjetivamente ellos pensarán que tienen razón, y yo creo que en parte la tienen, porque sí que es cierto que, por ejemplo, los estudiantes de Informática, que es una carrera bastante compleja, tienen miedo de que una vez que sus exámenes pasen de septiembre a julio, esto perjudique sus calificaciones académicas, porque van a tener mucho menos tiempo para prepararse las asignaturas.

Sin embargo, por parte de la universidad y de los diferentes órganos, como por ejemplo el Consejo de Gobierno, que es el que está tratando que los diferentes calendarios sean en julio acorde con las otras universidades y acorde con lo que dice el Plan Bolonia, entiendo que se enfrentan a una serie de problemas en los cuales ellos también tienen razón, en este sentido y en este debate, que es que la UCM no puede quedarse la última, con un calendario bastante anticuado, ya no por el hecho de que sea en septiembre y no en julio, y sea una fecha arbitraria, sino porque eso supone que, cuando los estudiantes de nuevo ingreso tienen que hacer las preinscripciones, la última universidad en aceptarles es esta universidad. Por lo tanto, la UCM pierde estudiantes, porque tienen que hacer esa preinscripción más tarde y porque se les avisa más tarde de si han sido escogidos en esta universidad o no. Por lo tanto, yo creo que este problema es un poco como el tema catalán, que todo el mundo dice tener razón, y nadie consigue encontrar puntos en común.

Yo creo que, tanto desde el rectorado como desde los diferentes órganos de gobierno, como los decanatos, debería hablarse mucho más con los estudiantes y hacer ver tanto los argumentos de un lado como de otro, porque ambos argumentos, en muchos de los casos, son correctos, y desde luego, también hay que valorar el Plan Bolonia en su conjunto. El Plan Bolonia no solamente nos trae un calendario diferente para los exámenes, lo quita de septiembre para llevárselo a julio, sino que además trae consigo una serie de consecuencias que afectan a los estudiantes, mucho más problemáticas que el propio cambio de calendario, como es el hecho de elegir las clases presenciales, que trae muchos problemas a los estudiantes que tienen que trabajar para poder ahorrar y pagarse sus propios estudios. Al final es un cúmulo de cosas, que no es únicamente el cambio de fecha, sino que muchas de las nuevas cosas que ha traído el Plan Bolonia están afectando paulatinamente a los estudiantes, y esto es como la gota que ha colmado el vaso, y es normal que los estudiantes se levanten y digan hasta aquí hemos llegado

El año pasado escribió un artículo en “El Diario” sobre la ley de universidades de la Presidencia de la Comunidad de Madrid  (LEMES),  Cristina Cifuentes en el que decía que el Gobierno de la Comunidad de Madrid estaba chantajeando a las universidades con esta ley. ¿Cree que este chantaje tiene una motivación ideológica?

Obviamente, todo lo que hace el PP desde sus gobiernos tiene una motivación ideológica, como la tendría cualquier otro partido, porque al final para eso se presentan a unas elecciones y para eso tratan de ganarlas. El problema es que el PP lleva años tanto desde el Gobierno central como desde las comunidades autónomas asfixiando a las universidades públicas, y sobre todo, es muy palpable en esta comunidad autónoma. Yo, por ejemplo, soy extremeña, y ahí solamente hay una universidad, y la universidad es pública. Sin embargo, aquí en Madrid, nos encontramos que hay muchísimas universidades, lo cual es normal, porque la población es mucho más numerosa, y además viene mucha gente de fuera a estudiar, pero hay muchas más universidades privadas que públicas, y se fomenta que haya universidades privadas en vez de intentar dar más financiación a las públicas para que puedan acoger a muchos más estudiantes.

En Madrid hay muchas más universidades privadas que públicas, y se fomenta que las haya, en vez de intentar dar más financiación a las públicas para que puedan acoger a muchos más estudiantes.

Esta ley es un problema porque establece entre sus parámetros de financiación una cosa que en la ley se llama “contrato programa” que lo que viene a decir es que cada universidad tiene que cumplir una serie de requisitos para conseguir parte de la financiación. Es decir, tendría una financiación básica, para cubrir unos determinados gastos, y a partir de ahí, tendría que ganarlo cumpliendo una serie de objetivos que fija la Comunidad de Madrid, es decir, la Comunidad de Madrid está de alguna manera acabando con la autonomía universitaria, que es un principio que está recogido en la Constitución, y del que gozan todas las universidades, tanto de Europa como del resto del mundo, y yo creo que este principio debería ser inquebrantable, porque es lo que permite que una universidad se pueda autogobernar y sea una institución independiente, al margen de los vaivenes de los diferentes partidos políticos.

Esta ley, además, ha traído muchos problemas, en el sentido de que la Comunidad de Madrid cuando sacó el anteproyecto de la ley, en febrero del año pasado, una de las cosas que anunció fue que esa ley había sido negociada con la comunidad universitaria, tanto los representantes de las universidades públicas como privadas. En el momento en que ellos hacen público ese anteproyecto de ley, y dicen esto, nos encontramos con que estudiantes, trabajadores, profesores, incluso los propios rectores decían que con ellos no se había debatido, que estaban intentando vendernos que era una ley consensuada, cuando en realidad no lo era. Yo por ejemplo que he formado parte de algunas reuniones que tenía el secretario general de universidades con los representantes de estudiantes de las universidades públicas, pues sí, ha habido diálogo, no es una conversación ni un diálogo bidireccional en el momento en que se lleva una propuesta y ellos la desechan porque no les interesa, pues ya está. Yo misma llegué a preguntar en una de esas reuniones por qué no aceptaban nuestras propuestas, si era porque no se podía hacer, o porque había una motivación ideológica detrás, y el propio secretario general de universidades contestó “Es que esto no lo va a permitir la presidenta de la Comunidad porque no le va a gustar”. Pues entonces sí se puede hacer lo que nosotros proponemos, otra cosa es que ustedes quieran hacerlo.

El Secretario General de Universidades no admitió negoció la Ley: “Es que esto no lo va a permitir la presidenta de la Comunidad porque no le va a gustar”


En el momento en que te venden una ley que ha sido dialogada, debatida, consensuada, y en ningún momento ha sido así, nos encontramos con que el PP está nuevamente legislando el tema de educación superior sin contar con nadie, y eso solamente va a traer problemas, porque si tú verdaderamente quieres solventar los problemas que tiene la educación universitaria en España sin contar con los mayores afectados, no vas a solucionar nada

¿En qué consiste su trabajo en la Delegación de Estudiantes de la UCM y en la CREUP?

En la UCM, la Delegación Central de Estudiantes es el mayor órgano de representación de los estudiantes en esta universidad. Yo fui elegida en octubre de 2016, y desde entonces, además de hacer el trabajo interno de la propia delegación, intentamos ayudar y ser la voz de los estudiantes de la UCM en los diferentes órganos de gobierno, tanto en el claustro como en el Consejo de Gobierno como en otros órganos como las Juntas de Facultad. Yo creo que es muy importante la representación porque de alguna manera acerca y transmite lo que los estudiantes piensan y lo que los estudiantes padecen a los órganos donde luego se tienen que tomar decisiones al respecto. Nuestro papel es de representación, pero también de ayuda y consejo a los estudiantes, que no siempre entienden cómo funcionan las universidades, sobre todo esta, que es un mastodonte.

En CREUP, lo que hacemos es más o menos lo mismo, pero a nivel estatal. Solo participan universidades públicas, y forman parte de ella 35 universidades públicas de todo el país. Lo que hacemos es debatir sobre política universitaria, sobre todo los temas que más afectan a los estudiantes, como son las tasas y las becas, y también otros problemas u otros temas como la gobernanza dentro de la universidad, las políticas de igualdad dentro de la universidad, hacemos campañas de visibilización, por ejemplo, del 8 de marzo, del 25-N, que es el día mundial contra la violencia de género, también el día del estudiante, que es en octubre, hacemos campañas de visibilización de cuáles son las problemáticas de los estudiantes aquí en este país. Intentamos hacer ver que tienen que contar con nosotros para legislar, es lo mismo que decía antes respecto del caso de Madrid, nosotros, los estudiantes, sentimos que no somos importantes, que no se escucha, y, si bien es cierto que con el anterior Gobierno del PSOE, con Gabilondo se hicieron algunos avances, esos avances se han quedado en un suspiro con la llegada de Wert y ahora con la de Íñigo Méndez de Vigo, que sí que es cierto que no tiene la imagen de Wert, pero sí que es cierto que, después de haber tenido a Wert, cualquiera parece un angelito.

(CREUP) es la asociación estatal que representa a más de 1.000.000 de estudiantes y están representadas 35 universidades públicas de todo el país

Es muy importante hacer ver ese tipo de matices, porque sí que es verdad que Wert era un ministro muy provocador que parecía que se le tiraba al cuello a los estudiantes, el ministro actual no hace ese tipo de apariciones, pero no hace ninguna aparición, no se le ve por ningún lado. Por acción o por omisión, los estudiantes estamos en una situación estancada en la que no sentimos que se nos escuche y en la que no vemos que los problemas que tiene la universidad pública en este momento vayan a resolverse en un largo plazo, y el problema es que si no se resuelven, van a acabar siendo estructurales, y va a traer una serie de problemas no solamente en las universidades, sino también en la sociedad, porque solamente van a poder estudiar las élites, y este país va a volver casi a sus peores épocas, me atrevería a decir

En la negociación de la LEMES, Cifuentes ha dado la idea de un consenso generalizado. ¿Está de acuerdo con que esto ha sucedido?

Como ya he dicho antes, esta ley no ha sido negociada con nadie, y lo único que le ha interesado a Cifuentes y al Gobierno de la Comunidad de Madrid es hacerse la foto con los rectores y con las diferentes entidades sociales universitarias para poder hacer ver que su ley era legítima y que tenía un trasfondo social que no tenía. Es lo de siempre, el PP en el Gobierno central gobierna a base de decretazo, porque se lo puede permitir, y en la Comunidad de Madrid, a base de hacerse fotos y decir que ha negociado cuando no es así

¿Qué valoración hace de la participación de los estudiantes en los procesos electorales para elegir rector en las universidades públicas?

En primer lugar, desde CREUP, nos quejamos de que el voto de los estudiantes cuente tan poco, porque somos el sector más numeroso dentro de las universidades, y nuestro voto es el que menos cuenta. También es cierto que la participación en las elecciones a rector depende mucho de la universidad, ha habido elecciones hace unos meses en la Universidad de Salamanca, y no recuerdo la participación, pero fue muy alta. Hay muchas diferencias entre las universidades, cada universidad funciona de una manera, depende también mucho de los candidatos o candidatas, porque a veces se puede ver que dos candidatos son muy parecidos, y eso provoca una desmovilización, porque se ve que no hay suficiente diferencia para decidirse por uno o por otro. Sin embargo, cuando hay un debate muy polarizado entre candidatos, hay más participación porque interesa más a los diferentes sectores, no solamente a los estudiantes, que salga uno u otro. Es muy complicado porque además los estudiantes no tienen por qué vivir unas elecciones, o las vives en tu primer año, y en tu primer año de carrera no sabes quién va a hacer una buena gestión, y quién va a defender tus intereses, y es muy complejo, igual que la propia decisión de a quién votar en las elecciones generales, y sin embargo, es algo que se hace cada cuatro años. Cuando tú estás en la universidad, tienes una oportunidad para votar, y si estás en primer año de carrera, es muy complicado que sepas a quién vas a votar.

Desde CREUP, nos quejamos de que el voto de los estudiantes cuente tan poco, porque somos el sector más numeroso dentro de las universidades, y nuestro voto es el que menos cuenta

Yo misma en las últimas elecciones a rector recuerdo gente hablando en los autobuses y delante de las facultades, cuando otros estudiantes se acercaban para hacer campaña por algún candidato, y les decían “Mira, es que nosotras somos de 1º y no sabemos de qué va esto”. Desde el momento en que no hay una buena información que llegue a los estudiantes, y que les haga ver por qué es necesario que se impliquen en los diferentes procesos, es muy complicado que luego esos estudiantes participen.

¿En qué cosas se parecen las diferentes universidades y qué tienen unas que no tengan las otras?

La bandera que nos une a todos en CREUP, junto a la defensa de la universidad pública frente a las grandes privatizaciones que hemos ido viendo en los últimos años, es que nadie se quede fuera de la universidad por motivos económicos

En CREUP, lo que tenemos en común son las ganas de mejorar lo que nos rodea. Yo siempre digo que hay que dejar cada sitio por el que pasas mejor de lo que te lo encuentras, y eso es algo que día a día nos motiva a los representantes de estudiantes, el poder ayudar a la gente, no ya solamente de manera asistencialista, de decirles que tienen que ir a tal sitio para poner una queja, sino de ser conscientes de que hay muchos problemas que no se pueden solucionar únicamente en un decanato o en una Junta de Facultad, sino que dependen del Gobierno central y dependen de las consejerías de Educación y de las comunidades autónomas, y que, por lo tanto, hay que hacer presión en diferentes espacios, en diferentes sitios, para que la posición de los estudiantes mejore. Yo creo que eso es lo que tenemos todos en común, que queremos que los estudiantes tengan un futuro, que tengan derecho a estudiar, que es una de las campañas que teníamos, y sobre todo, que se respete, como viene en la Constitución, el derecho a la educación, que no dependa de una cuestión económica, que todo el mundo tenga una facilidad en el acceso, y, sobre todo, que nadie se quede fuera por motivos económicos, yo creo que eso es la bandera que nos une a todos, junto a la defensa de la universidad pública frente a las grandes privatizaciones que hemos ido viendo en los últimos años.

Luego cada una tiene sus particularidades, por ejemplo, la gente de las politécnicas es gente muy metódica que trabaja en una dirección, con esto no digo dirección ideológica o política, sino con una serie de metodologías y un orden que por ejemplo yo, que soy de Ciencias Políticas y soy de Ciencias Sociales, no tengo, y está muy bien porque nos encontramos con que gente que no tiene nada que ver puede ser capaz de trabajar conjuntamente y complementarse muy bien, y que el fin yo creo que es bastante bonito, que es algo completamente desinteresado, que nosotros le quitamos tiempo al tiempo para poder mejorar un poco la universidad cuando salgamos de ella, y sí que por ejemplo vemos que hay universidades que, en cuanto a la representación estudiantil, tienen algunos problemas, como es que no se representan los derechos de los propios representantes de estudiantes. Según el estatuto del estudiante, los representantes de estudiantes tienen derecho a que se doten de una serie de infraestructuras que les permitan realizar sus funciones, y eso vemos que hay algunas universidades, por ejemplo en la universidad de Navarra o en la universidad de Zaragoza que no se cumplen, no tienen una buena financiación en sus consejos, y por tanto no pueden realizar actividades para estudiantes, o que no se les quieren pagar los viajes, por ejemplo cuando tenemos asambleas de CREUP. O sea, aunque parece muy fácil decir “Renuncia a la representación estatal”, yo creo que es algo que nadie debería hacer, porque la representación estatal, el poder debatir con gente de la Universidad Autónoma de Barcelona, o de la Universidad Politécnica de Valencia, o de la Universidad de Córdoba, yo creo que es algo que nos nutre mucho a todos, que hace que los debates sean muy productivos, que veamos muchas variables que si nos miramos al ombligo no vamos a ver, y por lo tanto, que es una labor importante, aunque se valore poco.

En la UCM, ¿qué cosas dentro de la universidad valora como netamente positivas y cuáles son las "asignaturas pendientes"?

Con el nuevo Reglamento de Practicas de la UCM estoy bastante segura de lo que puede ser capaz esta universidad y de  que pueden hacer bien las cosas

Yo creo, esto no ha dependido de la delegación, pero se nos tuvo en cuenta, algo que la Complutense ha hecho muy bien es un reglamento de prácticas que ahora mismo existe en la Complutense y que yo creo que se podría decir que es un gran ejemplo a seguir por el resto de universidades. Cuando Lucila Finkel, que es la delegada del rector para las prácticas y el empleo puso en marcha este plan, yo al principio me reuní con ella, porque formaba parte de una asociación que había estado promoviendo temas de prácticas y empleo, con algunas reivindicaciones como era la oficina precaria, que eran becas por trabajo, nosotros en ese momento nos reunimos con ella y al cabo de un tiempo después, estando yo ya en la delegación, me volví a reunir con ella, estando ya ese reglamento prácticamente hecho, y la verdad es que siempre los estudiantes vamos con un poco de reticencias cuando nuestros mayores nos plantean algo, porque siempre pensamos “Bueno, por muy bonito que parezca, siempre va a haber algo por donde nos pillen”, pero yo la verdad que en cuanto vi el reglamento y lo discutimos en la federación me sentí bastante segura de lo que podía ser capaz esta universidad, y también bastante reconfortada al ver que todavía había gente que se implica en hacer las cosas bien.

También creo que otra de las cosas que se ha hecho bien en esta universidad, después de muchas reclamaciones por parte del movimiento feminista, es tener un protocolo de prevención del acoso. Otras universidades, como la universidad de Granada, ya lo tenían, y en la Complutense ya iba haciendo falta que hubiera un protocolo que además tuviera en cuenta a las estudiantes y los problemas que han tenido, y cada vez vemos más que la gente se siente empoderada y capacitada para denunciar cuando sufre algún tipo de acoso y está muy bien, porque yo creo que, ante todo, la universidad tiene que ser un ejemplo de lo que hay que hacer bien y de lo que no hay que hacer. Aun así, creo que quedan cosas por mejorar, por ejemplo en mi facultad, hay una asociación que se llama Kwanza que es de afrodescendientes, y algunas de las chicas planteaban que el protocolo de prevención del acoso estaba muy bien, pero que no recogía acoso en el sentido racista, porque ellas han sufrido por parte de profesores comentarios muy feos por su color de piel. Yo creo que, aunque las cosas se están haciendo bien, este protocolo para la próxima vez que se revise debería tener en cuenta toda la diversidad de la universidad, porque esta universidad es gigante y hay todo tipo de personas, y otra serie de cosas que siguen haciendo falta

Dentro de 10 años, considerando las iniciativas a favor de refugiados y de igualdad de género, ¿cómo le gustaría que fuera la universidad?

La universidad en general, refiriéndome a todas las universidades de este país, debe ser un caldo de cultivo de generaciones que sean muy conscientes del momento en que están viviendo y sean capaces de articular soluciones a los problemas que la sociedad va a tener. Esto pasa por todos los ámbitos del conocimiento, es decir, un arquitecto es una persona capaz de solucionar los problemas de desalojos de otra, y día a día, estamos viendo que se están produciendo muchos avances tecnológicos, y esos avances deberían ir en el sentido de poder facilitar la vida a todas las personas, no solamente a una pequeña élite que se lo puede permitir. En ese sentido, yo creo que la universidad debe ser quien conciencie a las personas que forman para poder solventar y dar una respuesta a los problemas que se vienen, y que son sistemáticos, y que son algunos irreversibles y de carácter estructural.

Concretamente en la Complutense, yo soy muy patriota de la universidad, y yo creo que, aunque tiene muchos problemas, es la mejor universidad de este país. Creo que, al ser una universidad generalista, facilita que mucha gente de diferentes espacios se conozca y pueda participar conjuntamente en diferentes foros, que eso es algo que nutre mucho, y además yo creo que esta universidad, con toda la diversidad que tiene hace que te formes tanto dentro de las aulas como en los pasillos, o en las partes de descanso, o en la biblioteca, y creo que eso es algo que se reconoce poco a la universidad, y que hay que reconocerle más. De esta universidad ha salido gente muy potente, tanto de unos como de otros colores, y yo creo que eso se lo debemos a que es una gran universidad, que es la universidad pública presencial más grande de España, y que, a pesar de todos los ataques que recibe, debemos tener en cuenta que las capacidades de maniobra que tenemos los estudiantes en esta universidad no se tiene en otras universidades. En otras universidades no se puede tener asociaciones, en otras universidades en el momento en que reivindicas algo o participas en algún movimiento se te marca, y aquí, sin embargo, la opinión pública lo marca todo, los estudiantes tienen mucha capacidad de poner encima de la mesa algunos temas importantes, y yo creo que eso es algo a tener muy en cuenta y a valorarlo