40 ESPECIES DE MAMÍFEROS HABITABAN LA PENÍNSULA IBÉRICA HACE MILLONES DE AÑOS, EL DOBLE QUE HOY

by Irene Monmeneu

Madrid, 11 de septiembre de 2018

Hace entre 15 y 2 millones de años había 40 especies de mamíferos en la Península Ibérica, casi el doble de las que hay a día de hoy. Así lo ha demostrado una investigación de Juan López Cantalapiedra, investigador de la Universidad de Alcalá (UAH), Soledad Domingo y Laura Domingo, ambas miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y que ha sido publicada en la revista científica  “Scientific Reports”.

En una entrevista para INFOACTUALIDAD, López Cantalapiedra señaló que saber si el número de especies que tiene cabida en un hábitat determinado puede aumentar con el tiempo o necesariamente debe mantenerse dentro de unos límites para sobrevivir en el ecosistema es un tema “ahora muy candente, y no solo entre los paleontólogos”. En este sentido, el investigador aseguró que lo más chocante de los resultados de su investigación fue descubrir que el límite de especies era “más alto” de lo que pensaban.

Que existe este límite para la biodiversidad de las especies es un hecho comprobado y demostrado. Hasta ahora, los factores que lo determinan solamente se habían estudiado tanto a escala continental como global. Sin embargo, esta “pionera” investigación es, según López Cantalapiedra, la primera que usando modelos estadísticos e informáticos “nos hace capaces de responder qué es lo que pasa a escala de regiones más pequeñas como la Península Ibérica”.

En este marco, el paleontólogo se refirió a estos factores que limitan la existencia simultánea de especies en un mismo ecosistema. Las conclusiones a las que llegaron los investigadores señalaban tanto el cambio climático como la saturación de los hábitats porque, como explicó López Cantalapiedra, la biomasa, la energía que hay en los recursos del sistema, se tiene que ir dividiendo entre las especies que entran hasta que hay tantas que el sistema colapsa porque los recursos que quedan a las especies no son suficientes.

Hoy compiten para sobrevivir empresas; hace millones de años, especies

“Lo que hemos visto es que no solo importa el número de especies que metas sino cómo de iguales sean sus ecologías” añadió el paleontólogo, quien, para hablar de la llamada “ecología de las especies”, hizo una analogía con las empresas. “Si metes muchas que se parecen, van a competir entre sí. Es como las empresas, si muchas de ellas venden lo mismo algunas van a tener que cerrar porque no hay mercado para tantas” argumentó el entrevistado. Así, López Cantalapiedra señaló que en momentos en los que hay menos competencia porque las especies no son tan parecidas entre sí, el sistema es capaz de meter más; mientras que cuando se satura de especies que pueden competir, ese crecimiento se frena relativamente rápido y desaparecen mucho antes. “La saturación ecológica lo que hace es acelerar los momentos de perdida de diversidad porque hace el sistema más inestable” concluyó.

El paleontólogo hizo hincapié en el ámbito territorial de su investigación y en cómo afecta esto a los resultados. En la gráfica que acompaña al trabajo, comentó, pueden perderse, por ejemplo, del orden de 20 especies en un millón de años. Pero al tratarse de la Península Ibérica, puede que no desaparezcan sino que desaparezcan solo de la Península, bien sea emigrando o extinguiéndose.

Mastodontes y tigres dientes de sable en Madrid

Para la elaboración del artículo, los investigadores analizaron información del registro fósil de unas 200 especies de mamíferos en un período que abarca momentos en los que la Península tenía faunas muy diferentes. Por eso puede resultar “muy sorprendente” que en Madrid o en Castilla y León hubiera animales “tan alucinantes como un mastodonte, un tigre dientes de sable o un antílope” concluyó López Cantalapiedra.

Puedes consultar el artículo de los investigadores aquí

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios