CODE GIRL, UNA INICIATIVA CONTRA LA FALTA DE MUJERES EN LA CIENCIA Y EN LA TECNOLOGÍA

by Felipe Manchón Campillo

Las carreras tecnológicas en España solamente tienen un 12% de alumnas. Este dato, que continuará descendiendo según las previsiones, implica que cada vez menos niñas quieran hacer carreras de este tipo, ante la ausencia de referentes femeninos, y que la presencia de mujeres en la ciencia. Una de las muchas iniciativas para intentar revertir esta tendencia es Code Girl, un programa que consiste en que niñas de entre 10 y 18 años desarrollen una aplicación móvil sobre un programa social, y que fue presentado el 7 de noviembre en una tertulia de la Asociación Fullbright por Lorena Martín, ingeniera de telecomunicaciones, y embajadora en España de Technovation Challenge, la empresa que organiza esta iniciativa.

El programa Code Girl se puso en marcha en 2009, y en él han participado desde entonces más de 15.000 niñas en todo el mundo. Es un proyecto colaborativo, en el que intervienen, además de las niñas, los mentores, que pueden ser los padres y madres de los alumnos, u otra persona, y que tutelan todo el proceso, que se extiende a lo largo de un máximo de 20 semanas. La aplicación, que se programa con un lenguaje muy simple y accesible para intentar conseguir que participe cada vez más gente, puede abarcar seis temas, la salud, la educación, la paz, la pobreza, la igualdad, el medio ambiente y un tema social libre, priorizando que pueda tener una utilidad pública. 

Lorena Martín, acompañada por Juan Díaz-Andreu, de la Asociación Fullbright (FOTO: Felipe Manchón Campillo)

Lorena Martín insistió en su exposición en señalar que el hecho de que haya estas cifras implica que algo se está haciendo mal, y analizó las principales razones por las cuales muchas niñas no quieren realizar carreras tecnológicas. Entre ellas, se encuentra la falta de modelos de rol, o los modelos de rol equivocados, y las actitudes de padres y madres, que no incentivan a sus hijas a que elijan carreras científicas. Asimismo, hay condicionamientos socioculturales que afectan en este caso. Juan Díaz-Andreu, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Fullbright, y que acompañó a Martín durante su conferencia, lamentó “Las chicas no hacen piña, y acusan de friki a la que quiere hacer una carrera científica”. Por ello, experiencias como Code Girl o Girls for a change, que involucran a niñas de los cinco continentes en proyectos tecnológicos con un componente social, son tremendamente efectivos.

Lorena Martín aportó datos concretos del impacto real que el programa Code Girls ha tenido desde su fundación. “Un 54% de las participantes estudia o estudiará una carrera científica – informó – y un 58% ha participado en cursos más avanzados de programación”. Martín también destacó que, a lo largo del proceso, se cultiva además la relación personal entre las participantes, que comparten una actividad que les gusta, y los mentores. El resultado es excepcional, en palabras de la ponente.

El acto también sirvió para dar el pistoletazo de salida a la campaña de 2018 de este programa. Tanto Lorena Martín como Juan Díaz-Andreu insistieron en su deseo de que se apunte mucha gente, porque de esa manera se darán pasos hacia una mayor integración de la mujer en la práctica científica y tecnológica. Después de la conferencia, se produjo un turno de preguntas en el que muchas de las asistentes contaron sus experiencias, y se unieron al deseo expresado en esta charla de que la ciencia y la tecnología sean prácticas en que la mujer pueda tener un papel preponderante. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios