FRANCIA, BICAMPEONA DEL MUNDO TRAS DERROTAR A CROACIA EN UNA PELEADA FINAL

by Felipe Manchón Campillo

Madrid, 16 de julio de 2018

La selección francesa venció el pasado domingo la final del Mundial de Rusia al vencer a su rival, la selección croata, por 4 goles a 2. Los galos se impusieron con más pegada que fútbol a sus adversarios, y, sin conseguir dominar del todo el partido, consiguieron marcar goles en momentos definitivos que acabaron por noquear a Croacia. Con este título, que cierra un Mundial excepcional para los galos, Francia conquista su segunda estrella de campeón del mundo, veinte años después de ganar el Mundial por primera vez.

Francia celebra el título en el césped del estadio Luzhniki (FOTO: Twitter)

Francia empezó la final espesa y en frío, y Croacia aprovechó la oportunidad para meterle el miedo en el cuerpo a los favoritos para conquistar el título, con jugadas rápidas que desbordaron a la defensa. Sin embargo, sería la selección francesa quien se adelantase, gracias a una dudosa falta pitada en la frontal del área que botó Antoine Griezmann y que el delantero croata Mario Mandzukic se introdujo en su propia portería. Croacia no se rindió, tirando de casta, y consiguiendo igualar la contienda a la media hora de partido mediante un golazo de Ivan Perisic que sorprendió al portero francés Hugo Lloris. Diez minutos después, llegaría la segunda polémica del partido, una mano en el área del croata Perisic que el árbitro no consideró penalti en primera instancia, pero que, tras consultar el VAR, decidió pitar. Griezmann transformó la pena máxima sin problema, y logró que Francia se fuera al descanso por delante en el marcador.

El segundo tiempo parecía más de lo mismo. Croacia intentó repetir el guion de la primera parte, con jugadas rápidas y tiros a puerta, todos frustrados por el portero y capitán francés Lloris. Francia consiguió el gol de la tranquilidad en el minuto 59, tras una cabalgada del joven talento Kylian Mbappé que Paul Pogba consiguió meter en la portería. El propio Mbappé se sumaría a la fiesta apenas seis minutos después, con un tiro de calidad que se coló por el lado izquierdo de la portería del croata Subasic. Croacia bajó entonces los brazos, aunque tuvo un pequeño rayo de esperanza cuando una cantada de Lloris significó el 4-2, obra de Mandzukic. Sin embargo, era demasiado tarde, y Francia consiguió alzarse con el trofeo por segunda vez en su historia.

La generación de Griezmann y de Mbappé

Con su triunfo, el equipo nacional francés sucede en el imaginario colectivo al que se proclamó campeón en 1998, liderado por Zinedine Zidane, y en el que despuntaban jugadores como Thierry Henry, David Trezeguet o el actual seleccionador galo y capitán de aquella selección Didier Deschamps. Ha habido muchas similitudes entre ambas selecciones, pero también muchas diferencias. Francia ha tenido que esperar 20 años para levantar de nuevo el Mundial, y, en este tiempo, han perdido una final de Mundial, la de 2006 contra Italia, recordada por el cabezazo que Zidane le propinó al transalpino Marco Materazzi, y de Eurocopa, hace apenas dos años, y han logrado cuajar una generación de jugadores que ha salido vencedora de este Mundial.

La estrella del equipo es el delantero del Atlético de Madrid Antoine Griezmann, quien, tras superar todo el ruido sobre su futuro profesional, ha llevado a su selección por el buen camino en este Mundial. Sin embargo, el preferido por la afición, y el que ha sorprendido a todos, ha sido Kylian Mbappé, de apenas 19 años, que, con su velocidad y su desparpajo, ha logrado enloquecer a las defensas rivales, y ser una pieza clave de la conquista de este Mundial. Estos dos jugadores franceses han sido fundamentales para que Francia pueda llevar desde hoy dos estrellas en su camiseta.

La camiseta de Francia con las dos estrellas de campeón del mundo (FOTO: Twitter)

Quien no se perdió ni un minuto del partido fue el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, acompañado en el palco del estadio Luzhniki de Moscú por su homóloga croata, Kolinda Grabar-Kitarovic, y por el presidente ruso Vladimir Putin como anfitrión. Macron se saltó el protocolo en numerosas ocasiones para celebrar los goles, y, tras el pitido final, bajó hasta el vestuario para celebrar el título con los jugadores de la selección francesa. El primer ministro, Édouard Philippe, había permanecido en París para presenciar el partido con la afición en el Elíseo, y posteriormente, se sumó a algunas de las celebraciones.

Modric, Balón de Oro del Mundial

Para Croacia, una de las selecciones más humildes de todo el Mundial, no había consuelo tras el pitido final. El equipo de los Modric, Rakitic, Mandzukic y Subasic había mejorado con su clasificación a la final el mejor resultado histórico del país en un Mundial, el tercer puesto de 1998, pero a la hora de la verdad, no lograron superar a Francia. Sin embargo, la organización del Mundial quiso reconocer el trabajo de los subcampeones del mundo al conceder a Luka Modric, capitán y mejor jugador de Croacia, el Balón de Oro del Mundial. De esta manera, Modric se convierte en el sexto jugador consecutivo en lograr el galardón al mejor del Mundial sin pertenecer al equipo ganador.

La selección campeona del mundo regresará hoy a Francia para celebrar el título con su afición. Llegarán a París desde Moscú poco antes de las 4, y se dirigirán hasta el Elíseo, donde se producirá una recepción oficial del presidente Emmanuel Macron y de su gobierno. Posteriormente, se dirigirán a los Campos Elíseos, que ayer se llenaron de gente durante el partido y posterior celebración, y que hoy, homenajeará a los campeones, una selección que pasa a la historia, y que quiere seguir ganando.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios