ESPAÑA ARRASA A CROACIA Y VUELVE A ILUSIONAR

by FELIPE MANCHÓN CAMPILLO

Madrid, 12 de septiembre de 2018

La selección española derrotó ayer a la croata, vigente subcampeona del mundo, por 6 goles a 0 en el partido perteneciente a la segunda jornada de la Liga de Naciones que se disputó en el estadio Manuel Martínez Valero de Elche. El combinado nacional, entrenado por Luis Enrique Martínez, pasó por encima de una irreconocible Croacia, con goles de Saúl, Asensio, Kalinic en propia meta, Rodrigo, Sergio Ramos e Isco, y logra de esta manera sumar dos títulos de dos posibles en esta nueva etapa, que empieza de manera ilusionante.

España fue muy superior a Croacia, a pesar de que no arrancó bien, produciéndose algunas internadas de los visitantes que a punto estuvieron de dar un disgusto a la selección nacional. Sin embargo, pasado este primer trago, llegó el primer tanto español, obra de Saúl Ñíguez, que consiguió marcar un gol en Elche, su ciudad natal. Antes del descanso, llegarían dos nuevos tantos, en los que tuvo mucho que ver Marco Asensio, autor del primero, gracias a un zurdazo imparable, y que en el segundo, también lanzó un fuerte disparo que se coló en la portería defendida por Lovre Kalinic tras rebotar en su espalda.

En la segunda parte, ocurrió más de lo mismo. Croacia, en el que estaban todas sus estrellas, incluidos Luka Modric e Ivan Rakitic, parecía desaparecida, y el equipo español aprovechó para meter tres goles más, de las botas de Rodrigo Moreno, Sergio Ramos e Isco Alarcón. El partido terminó en euforia, y los jugadores de La Roja se quedaron durante unos minutos en el terreno de juego al término del choque para agradecer a los aficionados su apoyo, y celebrar con ellos una victoria de clase que recuerda a viejos tiempos.

Superar el Mundial y mirar hacia delante

El triunfo de ayer viene a confirmar que ha empezado una nueva etapa en la selección española. Tras el fracaso en el Mundial de Rusia, en el que España se fue a casa en octavos tras una actuación que fue de más a menos, y que estuvo también marcado por acontecimientos extradeportivos, como el despido de Julen Lopetegui, seleccionador español, a dos días del comienzo de la contienda por su fichaje por el Real Madrid, el presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, confió en uno de los entrenadores españoles más laureados de los últimos años, Luis Enrique Martínez, para dirigir esta nueva etapa. El técnico asturiano prometió cambios en la selección sin llegar a una revolución, pero, en todo caso, los primeros resultados parecen darle la razón.

Luis Enrique se ha visto obligado a realizar cambios de calado después de que figuras como Andrés Iniesta, Gerard Piqué o David Silva dejasen la selección nacional, aunque no ha habido grandes cambios, manteniendo el esqueleto del combinado que viajó a Rusia, empezando por David de Gea, portero señalado durante el Mundial, pero que parece haber recuperado su mejor forma, contando con vacas sagradas del vestuario, como el capitán, Sergio Ramos, e introduciendo nuevas figuras como Marcos Alonso, Dani Ceballos o José Luis Gayà. Un nuevo tiempo se ha hecho presente en la selección española, y es prometedora. Únicamente el tiempo dirá a dónde llega.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios