SAN MAMÉS VUELVE A RUGIR AL BARÇA EN LA COPA

by Fernando Fraile

Madrid, 9 de febrero de 2020

El Athletic Club consiguió una valiosa victoria en su feudo (1-0) ante el Barça de Setién. El gol de Williams en el minuto 93, dio a los de Garitano acceso a las semifinales de la Copa del Rey. El equipo blaugrana, pese a las buenas sensaciones, se despidió de la competición antes de lo previsto.

4BK2LIU4D5FZ3OPU24QV7N2FXQ 1

Iñaki Williams festejando el pase a semifinales de Copa (Foto: La Razón)

Los blaugranas llegaban el pasado 6 de febrero a un abarrotado Nuevo San Mamés tras una semana de dudas en la que el vestuario se enfrentaba públicamente a los encargados de gestionar el devenir del club. Pero ante los leones no se puede dudar.

El pueblo bilbaíno, consciente de poder volver a sacar la gabarra 36 años después, se vistió como en aquellas mágicas noches en las que su equipo tanto orgullo irradiaba. Se trataba de la final anticipada entre los dos conjuntos con más copas nacionales en sus vitrinas y el espectáculo no decepcionó.

Los leones salieron a morder con el especial fervor que otorga disputar un partido ante su público. Ante el rugido unísono de las más de 50.000 gargantas, los chicos de Garitano realizaron una presión realmente intensa que comprometió en la salida del balón al equipo condal. De hecho, Ter Stegen destacó por ser sorprendentemente errático en unos envíos que pudieron decantar la balanza.

No obstante, el Barcelona tiene su león particular y este es el auténtico rey de la selva. Los focos, por variar o desvariar, se volvían a centrar en Leo Messi. Sus conducciones generaron las acciones más peligrosas del primer acto que desembocaron en la brillantez, pero escasa fortuna de cara a gol, de su pupilo preferido, Ansu Fati.

Tras una primera parte de más ganas que juego, la segunda se presentó con más espacios ante el cansancio generado. Fue entonces cuando el Barcelona volvió a ofrecer atisbos de lo que en su momento fue el culmen del fútbol. Frescura en las combinaciones, rapidez en la toma de decisiones y un esfuerzo colectivo que, progresivamente, comienza a ser la esencia de este nuevo proyecto liderado por Setién.

La polémica protagonizó uno de los momentos más relevantes. En el minuto 65, una de las mejores versiones de De Jong, caía en el área tras un claro derribo de Capa. El VAR ni si quiera entró a escena, sembrando las dudas, otra vez más, sobre su utilización debido a la transcendencia y aparente claridad de la acción.

La suerte, sin embargo, no viajó entre los utilleros culés. Antoine Griezmann y Messi desperdiciaron las ocasiones más claras del partido. En cambio, traicionera, se alió con las esperanzas rojiblancas que consiguieron el tanto diferencial en el minuto 93, gracias a un tanto de Iñaki Williams, quién peinó sutilmente un centro al corazón del aérea de Ibai Gómez.

Tras la eliminación de Madrid y Barcelona, el Athletic Club se alza como uno de los principales aspirantes para alzar el título. Las miradas ya están puestas en una hipotética final en la que se dispute el derbi vasco contra la Real Sociedad. Pero si hay algo de cierto es que está siendo la edición de las sorpresas y tanto Granada como Mirandés no lo pondrán nada fácil.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios