CYRIL RAMAPHOSA, NUEVO PRESIDENTE DE SUDÁFRICA

by Felipe Manchón Campillo

El activista y empresario Cyril Ramaphosa, de 65 años, fue nombrado el jueves 15 de febrero presidente de Sudáfrica por el Congreso de su país. Ramaphosa, que ejercía desde 2014 la vicepresidencia del país, sustituye así a Jacob Zuma, forzado a dimitir por su partido, el Congreso Nacional Africano (ANC), por los escándalos de corrupción que le afectaban. El nuevo presidente, el quinto desde la caída del apartheid, era de la máxima confianza de Nelson Mandela.

Ramaphosa fue elegido en una sesión especial del Congreso sin oposición. Su nombramiento se recibió con alegría por la mayor parte del público, por el enorme desgaste del presidente Zuma, sobre el que pesaba una acusación por supuesto desvío de fondos públicos, y que dimitió el pasado miércoles, en un mensaje en televisión. El nuevo presidente ejerce desde diciembre la presidencia del ANC, partido fundado por Nelson Mandela, y volvió a la política en 2012, tras más de 10 años de ausencia.

Para muchos analistas de la política sudafricana, el nombramiento de Cyril Ramaphosa llega casi dos décadas tarde. Cuando Nelson Mandela decidió retirarse de la política, y se abrió la carrera para su sucesión, el nombre de Ramaphosa sonó insistentemente. El propio Mandela, que confiaba plenamente en Ramaphosa, dijo que el nuevo presidente era “un sucesor digno de una notable línea de líderes del ANC”. Sin embargo, el elegido fue Thabo Mbeki, que ejerció la presidencia hasta 2008. Ramaphosa se retiró entonces de la política, para volver años después, y alcanzar por fin su objetivo.

Cyril Ramaphosa, junto a Nelson Mandela durante la presidencia de este (FOTO: Twitter)

“Una era dolorosa para el país”

La elección de Cyril Ramaphosa termina con la etapa de Jacob Zuma al frente del partido hegemónico y del país. Zuma, que tenía una gran popularidad cuando alcanzó la presidencia en 2009, ha ido perdiendo apoyo con el paso de los años, y su situación era insostenible. Las maniobras en el seno del Congreso Nacional Africano para la sustitución de Zuma se intensificaron en los últimos días. Sobre el ya expresidente, pesan más de 800 acusaciones de corrupción, y una condena en 2016 por desvío de fondos públicos. La Fundación Nelson Mandela declaró ayer en un comunicado tras la dimisión de Zuma y la elección de Ramaphosa que había finalizado “una era dolorosa para el país”.

Sobre Cyril Ramaphosa también pesa una acusación, relacionada con la masacre de Marikana, una operación policial en la que murieron por tiros de la Policía 34 mineros que trabajaban en la empresa Lonmin, en cuya junta directiva estaba el nuevo presidente sudafricano, que habría pedido que la Policía actuase contra la protesta minera que desencadenó los hechos. Hasta hoy, no se han asumido responsabilidades al respecto. Cyril Ramaphosa, nacido en el emblemático barrio de Soweto, donde residieron figuras fundamentales de la lucha contra el apartheid, como Mandela o el arzobispo Desmond Tutu, llega por fin al poder, y será con toda seguridad el candidato a la presidencia en las elecciones de 2019, que serán una prueba de fuego para el poder del Congreso Nacional Africano en Sudáfrica, que se cuartea tras años de hegemonía. Será responsabilidad de Ramaphosa intentar frenar esta pérdida de apoyo.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios