AUMENTA LA TENSIÓN ENTRE EL REINO UNIDO Y RUSIA TRAS EL ENVENENAMIENTO DE UN EXESPÍA

by Felipe Manchón Campillo

Madrid, 16 de marzo de 2018

El envenenamiento de Sergei Skripal, exespía ruso residente en Gran Bretaña, ha provocado una crisis diplomática entre el Reino Unido y Rusia de consecuencias impredecibles. Las gestiones hechas por el secretario de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, consiguieron una condena del Consejo de Seguridad de la ONU a las acciones rusas, y el Gobierno de Londres anunció el pasado miércoles la expulsión de 23 diplomáticos rusos como consecuencia de esta crisis.

Sergei Skripal, el espía atacado, había sido condenado en 2005 por “alta traición en forma de espionaje” a 13 años de prisión, tras haber facilitado al MI6, el servicio de inteligencia británico, las identidades de los espías rusos en Europa. El KGB entonces le acusó de haber cobrado 100.000 dólares por esta información, y de haber estado colaborando con los servicios secretos británicos desde los años 90. El pasado 4 de marzo, Skripal y su hija Yulia fueron atacados con un gas nervioso, y fueron ingresados de urgencia en un hospital de Salisbury. Su estado sigue siendo grave.

La decisión del Gobierno británico de expulsar del país a 23 diplomáticos rusos llegó al agotarse el plazo dado por el ejecutivo de Theresa May a sus homólogos rusos para que dieran explicaciones por el ataque a Skripal. “Solo hay dos explicaciones posibles para lo que pasó en Salisbury el 4 de marzo. O bien fue una acción directa del Estado ruso contra nuestro país, o el Gobierno ruso ha perdido el control de este agente nervioso de efectos potencialmente catastróficos, y ha permitido que llegue a manos de otros” declaró entonces la primera ministra. El miércoles, Downing Street cumplió su amenaza, y dio una semana a los diplomáticos para abandonar el país. La decisión del Gobierno también implica la suspensión de la asistencia de los duques de Cambridge y de varios ministros del ejecutivo británico al Mundial de Rusia de este verano.

El Consejo de Seguridad de la ONU apoya la posición británica

En la tarde del miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de urgencia a petición de Gran Bretaña para analizar los acontecimientos y estudiar la votación de una posible resolución al respecto. El embajador británico Jonathan Allen calificó el ataque a Skripal y su hija como un acto “indiscriminado y despiadado”, siendo apoyado en estas palabras por la embajadora norteamericana Nikki Haley, que aseguró que Rusia era responsable del ataque, que definió como “un crimen atroz”. La mayor parte de países miembros del Consejo de Seguridad se colocaron del lado de las reivindicaciones británicas.

Además del envenenamiento de Sergei Skripal, se ha producido otro hecho luctuoso, el fallecimiento del exiliado ruso Nikolai Glushkov, socio del oligarca Boris Berezovsky, antiguo rival de Vladimir Putin fallecido en 2013, en su casa de Londres. La policía británica aún está investigando la misteriosa muerte, y no se descarta ninguna hipótesis al respecto.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios