NICOLAS SARKOZY, DETENIDO POR SUPUESTA FINANCIACIÓN IRREGULAR DE SU CAMPAÑA DE 2007

Madrid, 20 de marzo de 2018

Nicolas Sarkozy, presidente de la República Francesa de 2007 a 2012, ha sido detenido esta mañana para ser interrogado por la Policía gala al respecto de la supuesta financiación ilegal de su campaña de 2007. El juez le acusa de haber recibido de manera fraudulenta 5 millones de euros por parte del expresidente libio Muammar el Gadafi entre 2006 y 2007.

Sarkozy ha sido llevado a una comisaría de Nanterre, una localidad cercana a París, para ser interrogado por los agentes de la Oficina Central de Lucha contra la Corrupción y las Infracciones Financieras y Fiscales (OCLCIFF), junto a uno de sus colaboradores más estrechos, Brice Hortefeux, exministro del Interior. El caso contra él se abrió en 2013, pero hasta ahora, el expresidente no había tenido que comparecer para explicar los detalles del caso que le acusa de haber recibido de manera fraudulenta dinero en metálico del régimen libio entregado por el intermediario Ziad Takieddine para financiar su campaña a las presidenciales. El expresidente conservador podría ser mantenido bajo custodia policial 48 horas, tras las cuales los agentes deberán decidir sobre su hipotética imputación.

La dudosa relación económica entre Nicolas Sarkozy y Muammar el Gadafi salió a la luz en 2012, poco después de que el expresidente abandonase el poder y con el líder libio ya muerto a manos de sus opositores en octubre de 2011. El diario Mediapart publicó una noticia acusando a Sarkozy de haber recibido dinero de Gadafi, y ese extremo fue confirmado por numerosos cargos del gobierno libio, derivando en la imputación de varios delitos a Sarkozy. Sin embargo, hasta ahora, el expresidente no había tenido que comparecer frente a un juez. Según “Le Monde”, la razón de esta detención ha sido el nuevo volumen de pruebas que algunos confidentes libios han presentado al juez.

Un sinfín de problemas judiciales desde su salida del Elíseo

Además del caso de la financiación libia, por el que Sarkozy puede afrontar serios problemas, el expresidente de la República está imputado o es sospechoso en siete casos más de corrupción. El más grave fue el caso Paul Bismuth, en el que Sarkozy habría recibido información privilegiada sobre los casos judiciales contra él a cambio de intervenir a favor de uno de los informantes, Gilbert Azibert, que quería conseguir un puesto en Mónaco, y por el que el expresidente fue detenido en 2014, provocando un auténtico terremoto político. Sarkozy acusó al Gobierno socialista de estar detrás de aquel proceso, e intentó volver a ser candidato a las presidenciales del año pasado, pero su estrella política ya se había apagado.

Durante una buena parte de su carrera política, Nicolas Sarkozy se ha beneficiado y en algunos casos ha provocado procesos judiciales contra algunos de sus rivales, tanto compañeros de filas, como el expresidente Jacques Chirac o el exprimer ministro Dominique de Villepin, como de otros partidos, siendo el caso del exdirector gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que era favorito a conseguir la presidencia de la República Francesa en 2012, pero que fue detenido por acoso sexual en Nueva York en 2011. Sin embargo, ahora es él quien tiene que afrontar un sinfín de procesos que ponen entre paréntesis su posible regreso a la primera plana de la política francesa, desmentido en repetidas ocasiones, pero que no puede descartarse como un intento de huida hacia delante. De la decisión del juez al respecto de este caso, dependerá gran parte del futuro personal y político de Nicolas Sarkozy.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios