EL OFICIALISTA CARLOS ALVARADO, NUEVO PRESIDENTE DE COSTA RICA

Madrid, 3 de marzo de 2018

Carlos Andrés Alvarado, candidato del Partido de Acción Ciudadana (PAC), de centro izquierda, se proclamó el pasado domingo ganador de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Costa Rica, al obtener el 60% de los votos frente a su rival del Partido Restauración Nacional, Fabricio Alvarado. El triunfo de Carlos Alvarado supone la continuidad con la presidencia de Luis Guillermo Solís, el mandatario saliente, y evita el acceso de la derecha evangélica al poder.

Carlos Alvarado, que fue dos veces ministro con Solís y que accede a la presidencia a los 38 años, convirtiéndose de esta manera en el presidente más joven de la historia de Costa Rica, obtuvo más de un millón de votos, lo que se tradujo en un 60,66% de los votos. Su rival, Fabricio Alvarado, no alcanzó el 40% de los sufragios, quedándose en un 39,34%, un resultado que no pronosticaba ninguna encuesta. “Si algo nos enseñó esta campaña, es que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa” declaró el ganador de las elecciones en la celebración de su triunfo en San José, la capital del país.

Una campaña polarizada por motivos religiosos

El duelo entre los dos candidatos con el mismo apellido, pese a lo cual no son familiares, fue más desigual de lo esperado. La enorme participación en la segunda vuelta, que rondó el 70% de la población, fue el resultado de la polarización durante la campaña. Fabricio Alvarado, cabeza de lista del Partido Restauración Nacional, de ideología conservadora y católica, se había impuesto en la primera vuelta de los comicios por un 24,41% de los votos, y su triunfo en la segunda vuelta parecía asegurado. Sin embargo, los encendidos discursos de Fabricio Alvarado a favor de los valores tradicionales de la sociedad costarricense acabaron por desequilibrar la balanza en beneficio de su rival.

Carlos Alvarado prefirió realizar una campaña más sosegada, apelando a valores compartidos, e intentando que el público no concibiese la elección como una simple colisión entre ideas políticas, y este discurso le ha dado la victoria. El primer reto en su presidencia será el de la gobernabilidad del país, ya que su partido, el PAC, solamente tiene 10 de 57 diputados en un parlamento dominado por el Partido Liberación Nacional, la formación socialdemócrata hegemónica de Costa Rica. El futuro presidente ya ha anunciado que negociará con los diferentes partidos la creación de un gobierno de unidad nacional.

El duelo entre los dos Alvarado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Costa Rica ha supuesto el final del viejo sistema bipartidista del país, compuesto por el Partido Liberación Nacional, al que pertenecieron políticos como Óscar Arias o Laura Chinchilla, que ejercieron ambos la presidencia de Costa Rica, y por la Unidad Social Cristiana. El triunfo de Luis Guillermo Solís en las elecciones de 2014 abrió una grieta en el binomio clásico, roto definitivamente tras estos nuevos comicios, que inician una etapa diferente en la historia política de Costa Rica.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios