FALLECE RICHARD GOODWIN, UNO DE LOS ASESORES PRESIDENCIALES DE JFK

by Felipe Manchon

Madrid, 23 de mayo de 2018

El periodista y escritor Richard Goodwin, que trabajó como escritor de discursos para John Fitzgerald Kennedy y Lyndon Johnson durante su tiempo en la Casa Blanca, falleció el pasado domingo en Concord, Massachusetts, a los 86 años. Su desaparición reduce al máximo el número de supervivientes del núcleo duro del equipo de asesores de JFK durante su presidencia. Goodwin tuvo un papel fundamental en la administración Kennedy, siendo responsable de algunos de los discursos más importantes de los años 60.

Richard Goodwin, en el extremo izquierdo de la imagen, junto al presidente Kennedy y al secretario de Estado Dean Rusk (FOTO: Twitter)

Nacido en Boston, Goodwin pasó a formar parte del equipo del entonces senador John Fitzgerald Kennedy en 1959, cuando este estaba preparando su asalto a la presidencia. Junto con otros jóvenes asesores, que no pasaban los 37 años, como Kenny O’Donnell, Fred Dutton o Harris Wofford, Goodwin entró a trabajar en la Casa Blanca en 1961, a las órdenes de Ted Sorensen, que estaba al frente del equipo de redactores de discursos, y que actuó como mentor y amigo para Goodwin.

Entre los principales trabajos que Goodwin hizo para el presidente Kennedy, se encuentran una reunión clandestina con el Che Guevara que se celebró en agosto de 1961, y el trabajo para proteger algunas de las obras egipcias más importantes de la antigüedad, como el templo de Abu Simbel, de la destrucción por la edificación de la presa de Asuán. El 22 de noviembre de 1963, cuando JFK fue asesinado en Dallas, Goodwin estaba en Washington, y pasó a coordinar todos los detalles para el funeral de su amigo. A petición de la viuda del presidente, Jackie, Goodwin consiguió que se colocase una llama eterna junto a la tumba de John Fitzgerald Kennedy.

Posteriormente, Richard Goodwin pasó a trabajar con Lyndon Johnson. La relación personal con el nuevo presidente era completamente diferente, pese a lo cual Goodwin redactó discursos fundamentales para el político tejano, como el de la Gran Sociedad en 1964, que inauguró una serie de políticas sociales puestas en marcha por Johnson, y el que escribió con motivo de la aprobación del acta de Derecho al Voto en 1965. Goodwin abandonó el equipo de Johnson por su oposición a la escalada en la guerra de Vietnam.

Su última campaña fue con Bobby Kennedy

Inmediatamente después, pasó a trabajar con el senador Bobby Kennedy. Antes de que este presentase su campaña a la presidencia en 1968, Goodwin le acompañó a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde el hermano del presidente asesinado pronunció uno de sus discursos más emblemáticos, escrito por Goodwin, quien apreciaba realmente a RFK, del que decía que era su mejor y último amigo en política. El asesinato de este último, el 5 de junio de 1968 en Los Ángeles, tras ganar las primarias de California, sumió en una profunda pena a Goodwin, que decidió entonces abandonar la política.

Richard Goodwin estaba casado desde 1975 con la historiadora Doris Kearns Goodwin, quien ayudó a Lyndon Johnson a redactar sus memorias, y que es considerada una de las mayores mundiales expertas en presidentes de los Estados Unidos. La Biblioteca Presidencial John Fitzgerald Kennedy, a la que Goodwin donó su archivo, se despidió de él resaltando su lealtad hacia el presidente Kennedy, y su trabajo incansable por las políticas progresistas en Estados Unidos, un compromiso que mantuvo hasta el final.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios