POLÉMICA INTERNACIONAL TRAS LA NEGATIVA DE ITALIA Y MALTA A ACOGER A UN GRUPO DE MIGRANTES

Madrid, 11 de junio de 2018

El barco Aquarius, de la ONG SOS Méditerranée, no ha sido autorizado a entrar ni en Italia y en Malta. La embarcación, con 629 migrantes a bordo, no pudo ingresar inicialmente en el país transalpino, después de que el ministerio del Interior lo prohibiese, y posteriormente, dicha decisión fue tomada también por Malta. Esta situación ha provocado una gran indignación tanto por parte de diversas ONG como de algunos alcaldes italianos, que han denunciado que la posición del Gobierno italiano vulnera el derecho internacional.

La embarcación salió de Libia, y fue interceptada en la zona marítima controlada por Italia. Fue por ello que se pidió a este país que asumiese la competencia de acoger a los migrantes en el barco. Sin embargo, el ministerio del Interior del país transalpino, dirigido por el líder de la ultraderechista Liga Norte Matteo Salvini, se opuso, afirmando que se oponía al tráfico de seres humanos y la inmigración ilegal, e intentando traspasar la responsabilidad a Malta, el país más cercano. El ejecutivo de La Valletta también transmitió su negativa a hacerse cargo de los migrantes, lo que les deja en un limbo legal de difícil solución.

Desde la Comisión Europea, no se ha valorado la decisión de los gobiernos italiano y maltés, aunque se esperan declaraciones por parte de alguno de los altos cargos comunitarios. Sin embargo, quienes sí han reaccionado han sido los alcaldes de algunas ciudades transalpinas, como Palermo, Nápoles y Messina. Leoluca Orlando, regidor de Palermo, afirmó que la decisión de Salvini “viola el derecho internacional”, y Luigi de Magistris, el alcalde de Nápoles, escribió en Twitter “Si un ministro sin corazón deja morir en el mar a embarazadas, niños, ancianos y seres humanos, el puerto de Nápoles está listo para recibirlos. Estamos listos para salvar vidas humanas”.

Las ONG españolas piden a Sánchez un puerto seguro en España

La decisión de Italia y Malta de no acoger a los migrantes del barco Aquarius ha provocado una reacción por parte de algunas ONG españolas, que piden al Gobierno de Pedro Sánchez que prevea un puerto seguro para acoger a los migrantes del barco Aquarius. “Pedimos al Gobierno de España que designe un puerto seguro y muestre así a Europa que no todos en el Mediterráneo están dispuestos a abandonar los Derechos Humanos” escribió Daniel Méndez, presidente de la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado, que recordó la situación de emergencia humanitaria, que obliga a tomar decisiones diferentes.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios