ITALIA, ALEMANIA Y AUSTRIA SE UNEN PARA INTENTAR FRENAR LAS MIGRACIONES EN EUROPA

Madrid, 14 de junio de 2018

Los gobiernos de Italia, Alemania y Austria han pactado formar un “eje de países dispuestos destinado a luchar contra la inmigración ilegal”, como anunció el canciller austriaco, Sebastian Kurz, en una rueda de prensa. Los tres Ejecutivos, de corte ultraconservador, han decidido aprovechar la crisis generada por el barco Aquarius para unirse en el rechazo a las migraciones y oponerse a las políticas comunitarias al respecto, lo que puede implicar un problema de primer nivel para la Unión Europea.

El canciller austriaco Sebastian Kurz y el ministro del Interior alemán Horst Seehofer, durante la rueda de prensa tras su encuentro (FOTO: Twitter)

El acuerdo consiste en la continuación de las políticas individuales de cada país, que han implicado el rechazo en la frontera de los migrantes y el incumplimiento de las cuotas de acogida fijadas hace dos años por el Consejo de Europa, y en la transformación de esto en una política que implique a varios Estados. Los ministros del Interior de estos tres países comparten su voluntad de endurecer la política migratoria, y de no cumplir con lo marcado tanto por las directivas europeas como por el derecho internacional, y con este pacto, se persigue que esta posición, que hace cinco años era minoritaria, pero que se podría convertir en un auténtico reto para la política europea.

El ministro de Interior italiano Matteo Salvini es el líder de esta tendencia. Su poder en su país está aumentando tras su polémica decisión de no permitir a los migrantes del Aquarius desembarcar en suelo transalpino. Su partido, la Liga Norte, tiene como uno de sus postulados principales la xenofobia y el rechazo a las migraciones. Esa posición la comparte con su homólogo austriaco, Herbert Kickl, miembro del FPÖ, de extrema derecha, y, en las últimas semanas, el ministro alemán, Horst Seehofer, se ha unido a ella. Esta decisión de Seehofer ha provocado que la canciller Angela Merkel le llame al orden, y podría desembocar en una crisis de gobierno, puesto que el ministro del Interior, miembro de la Unión Social Cristiana, es particularmente crítico con la política migratoria de Merkel, a la que acusa de laxismo.

Una posición en crecimiento

La posición pactada por Italia, Alemania y Austria lleva unos años produciéndose en otros países. El más importante de todos es sin duda Hungría, donde el primer ministro, Viktor Orban, recientemente reelegido en su cargo, aplica desde hace años una política de cierre de fronteras y de criminalización de las migraciones. A esta postura se unieron los integrantes del llamado grupo de Visegrado, Polonia, República Checa y Eslovaquia, que aprueban las posturas de Orban, y que apuestan por aumentarlas.

De hecho, los firmantes de este nuevo acuerdo han insistido en la necesidad de hacer guiños al primer ministro húngaro para hacer fuerte la nueva política. El discurso que pretenden imponer es de defensa de la soberanía nacional y del territorio, unas afirmaciones que ya han sido adoptadas por una parte del electorado de sus países. Desde las instituciones comunitarias, no se ha reaccionado aún oficialmente al acuerdo de estos tres países, pero solamente su intervención podrá determinar cuál es la dirección que se sigue.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios