DETENIDO EL PRESIDENTE DE AUDI POR SU SUPUESTA IMPLICACIÓN EN EL CASO ‘DIESELGATE’

Madrid, 18 de junio

El presidente de Audi Rupert Stadler ha sido detenido hoy por su supuesta implicación en el ‘dieselgate’, el caso de las emisiones de gases contaminantes de vehículos diésel de Volkswagen. Según la fiscalía de Munich, Stadler ha sido arrestado porque cabía el riesgo de que tratara de suprimir las pruebas en relación con la manipulación en los controles de las emisiones.

STADLER

Rupert Stadler (Christof Stache / AFP)

La fiscalía de Múnich anunció hace una semana que había abierto una investigación en la que incluía al presidente de la empresa alemana fabricante de vehículos de alta gama entre los sospechosos acusados de fraude, falsificación y de ayudar a comercializar vehículos con software ilegal en el mercado europeo. La fiscalía ordenó asimismo el registro del apartamento de Stadler y aseguró que está investigando a 20 sospechosos, entre los que está otro directivo de Audi. Las investigaciones pertenecen al marco del escándalo de las emisiones de vehículos diésel del grupo Volkswagen, que se hizo mundialmente famoso bajo el nombre ‘dieselgate’.

La Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA) de Alemania obligó hace algunas semanas a Audi a “revisar” los modelos A6 y A7 con motor diésel de tres litros y a paralizar la venta de nuevos vehículos de este modelo porque contenían un dispositivo ilegal para manipular las emisiones de gases contaminantes. No sería la primera vez. En noviembre de 2015, Audi admitió que sus motores diésel V6 de 3.0 litros estaban equipados con un dispositivo considerado ilegal en Estados Unidos que permitía que los automóviles sobrepasaran los límites de emisiones. Al conocerse que la fabricante de vehículos estaba siendo investigada por la fiscalía alemana, la empresa indicó que estaban “cooperando con la justicia” y evitó hacer comentarios sobre Stadler.

LA PEOR CRISIS DE LA HISTORIA DE VOLKSWAGEN: EL CASO ‘DIESELGATE’

La detención de Stadler tiene cabida en el marco del “dieselgate”, un caso que se remonta a 2015. La agencia medioambiental estadounidense (EPA) acusó a Volkswagen de haber instalado deliberadamente en 482.000 vehículos de Estados Unidos un programa informático diseñado para evitar los límites a las emisiones, capaz de detectar el momento en que el vehículo es sometido a una prueba y de disminuir la emisión de gases contaminantes solo en ese momento permitiendo que los vehículos emitiesen óxidos de nitrógeno hasta 40 veces superiores a lo permitido en Estados Unidos. El escándalo provocó una caída del 18.6% de las acciones de Volkswagen.

Tres años después la fiscalía de Braunschweig condenó al mayor fabricante de automóviles del mundo a pagar una multa de 1.000 millones de euros con motivo de la manipulación que realizó la empresa en las emisiones de gases en los motores diésel. La empresa, poco después de conocerse la resolución, accedió a pagar la multa asegurando: "Volkswagen acepta la multa y, con ello, reconoce su responsabilidad" 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios