TURQUÍA APUESTA POR UNA LEY ANTITERRORISTA PARA QUE ERDOĞAN NO TENGA OPOSICIÓN

by Felipe Manchón Campillo

Madrid, 19 de julio de 2018

El gobierno turco aprobó ayer la nueva ley antiterrorista que sustituirá al estado de emergencia que estaba vigente desde el intento fallido de golpe de Estado en julio de 2016. Esta nueva legislación adopta medidas muy duras, como el incremento de los motivos por los que se puede prohibir una manifestación, la prórroga del periodo de detención policial a un máximo de 12 días, y el mantenimiento de las prerrogativas extraordinarias para la purga de los críticos con el presidente Recep Tayyip Erdoğan. Esta nueva legislación permitirá que el jefe de Estado turco, con poderes aumentados tras su reciente victoria electoral, pueda seguir persiguiendo a sus oponentes políticos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan (FOTO: Twitter)

La nueva legislación es una vuelta de tuerca al conjunto de medidas aprobadas por Erdoğan en los últimos años, y que varias ONG han considerado antidemocráticas. El estado de emergencia permitió al Ejecutivo turco mantener el control de las calles y perseguir y encarcelar a sus rivales políticos, sin embargo, la ley antiterrorista convierte en permanentes todas estas medidas, a las que se añaden la suspensión del Consejo Militar Supremo, el órgano que determinaba los ascensos en el Ejército, que pasarán a depender del presidente, y el endurecimiento de las condiciones contra los verdaderos enemigos del presidente turco, los kurdos, con los que mantiene una guerra abierta.

Cuando se han cumplido dos años del intento fallido de golpe de Estado contra el gobierno de Erdoğan, algunas de las ONG presentes en el país han criticado duramente esta medida y la deriva autocrática del presidente. “A lo largo de los dos últimos años, Turquía se ha transformado radicalmente con medidas de emergencia utilizadas para consolidar poderes draconianos, para silenciar voces críticas, y para eliminar derechos básicos” señaló Fotis Filippou, vicedirector para Europa de Amnistía Internacional. Estas organizaciones temen que esta ley sea un paso más en la deriva política del presidente.

Una ley aprobada sin control parlamentario

La reforma de la Constitución aprobada el año pasado y la victoria presidencial de Erdoğan en las últimas elecciones permiten al presidente un control casi total del poder, y la posibilidad de aprobar leyes sin control parlamentario. La eliminación de la figura del primer ministro ha hecho posible que Erdoğan haya sacado adelante, con el apoyo de sus socios, los nacionalistas del MHP, esta legislación, que ha sido criticada por los partidos de la oposición, que temen que esta sea la manera de actuar del presidente turco a partir de ahora.

Asimismo, el tribunal turco que juzga al pastor norteamericano Andrew Brunson, detenido por los cargos de terrorismo y espionaje tras el golpe de 2016, reafirmó ayer las acusaciones contra él, pese a las peticiones expresas de liberación formuladas por la Casa Blanca y el Congreso de los Estados Unidos. La detención de Brunson podría prolongarse hasta el mes de octubre, cuando se celebrará la nueva vista del caso. Hasta entonces, las presiones diplomáticas previsiblemente aumentarán para lograr el resultado deseado.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios