MAY DESCARTA QUE SE CELEBRE UN SEGUNDO REFERÉNDUM SOBRE EL BREXIT

Madrid, 3 de septiembre de 2018

La primera ministra británica Theresa May anunció ayer que su ejecutivo no contempla la posibilidad de convocar un segundo referéndum sobre la salida de su país de la Unión Europea. “Volver a hacer la misma pregunta sería una gruesa traición a nuestra democracia, y una traición a la confianza que los votantes depositaron en su voto” sostuvo la jefa del gobierno de Gran Bretaña en un artículo en el diario “The Daily Telegraph” en el que también abrió la puerta de un Brexit sin un acuerdo pactado, un escenario que ha ido ganando peso con el paso de las semanas.

La contundente afirmación de la primera ministra llega después de que algunas organizaciones ciudadanas, como People’s Vote, pidieran que se repitiera la votación que se produjo en junio de 2016. Sin embargo, May ha vuelto a cerrar esta puerta, y ha dejado claro que su prioridad es completar la salida británica de la Unión Europea antes del próximo 29 de marzo, la fecha límite pactada con las instituciones comunitarias, con el objetivo de conseguir poner fin “a la era del acceso sin restricciones a nuestro país y a sus beneficios sociales”.

Al mismo tiempo que algunas organizaciones y partidos piden que se repita el referéndum, un importante movimiento en el interior del Partido Conservador, liderado por Boris Johnson y David Davis, exministros del ejecutivo de May que dimitieron en julio por su desacuerdo con la línea que la primera ministra estaba manteniendo con respecto al Brexit, exige el respeto del resultado. Los rebeldes, que amenazan con llevarse por delante a May, acusan a los actuales responsables de vasallaje, y de ceder progresivamente a las exigencias de Bruselas.

Un curso complicado con la perspectiva de no alcanzar un acuerdo

Por todo ello, el nuevo curso político se presenta complicado para la primera ministra y su gobierno. A la rebelión de las figuras tories, se une el fantasma de una salida no pactada de la Unión Europea, lo que, según los expertos, podría traer graves consecuencias para la economía y los servicios del país. La posibilidad de no alcanzar un acuerdo sobre los términos en los que se produciría el Brexit ha sido evocada por algunos responsables del Gobierno, como el ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt. Sin embargo, la voluntad del Ejecutivo de Londres pasa por mantener vivas las negociaciones con la Unión Europea a cualquier precio.

En el artículo publicado en “The Daily Telegraph”, la primera ministra, que se encuentra actualmente en un viaje oficial en Sudáfrica, reivindicó el acuerdo que presentó en julio, y que, aunque presentaría un Brexit moderado, contiene muchas de las demandas de los euroescépticos, como la salida del mercado único y de las políticas comunes en agricultura y pesca, o el final de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia sobre el país. Theresa May, que votó a favor de la permanencia británica en la Unión Europea en el referéndum de 2016, se agarra a la perspectiva de un acuerdo para poder salvar la papeleta y dejar el poder, algo que, según algunos medios, podría ocurrir a mediados de 2019, siendo la primera ministra que completó la salida británica de la Unión Europea. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios