LOS LABORISTAS BUSCAN PRESENTARSE COMO ALTERNATIVA DE GOBIERNO CON UN CONGRESO EN LIVERPOOL

Madrid, 25 de septiembre de 2018

El Partido Laborista, principal formación de oposición a la primera ministra británica Theresa May, celebra estos días un congreso en Liverpool en el que pretenden renovar sus ideas y presentarse como una auténtica alternativa de gobierno. Los primeros anuncios hechos en este encuentro son la posibilidad de que el partido apoye un segundo referéndum sobre el Brexit y un programa de “democratización industrial” que incluiría que las grandes empresas ofrecieran acciones y dividendos a sus trabajadores, lo que confirma que la formación dirigida por Jeremy Corbyn gira a la izquierda para intentar recuperar el poder en Londres.

Ayer, en el segundo día de un congreso que durará hasta el miércoles, John McDonnell, responsable económico del gobierno en la sombra de Corbyn, fue el orador principal, y anunció la creación de una ley para obligar a las empresas de más de 250 empleados a crear un fondo de propiedad y a compartir con sus trabajadores acciones y dividendos. Según los datos aportados por el político laborista, hasta 11 millones de personas podrían beneficiarse de este programa, que sale de la clásica prudencia de los laboristas y que busca efectos fuertes. “Cuanto mayor sea el estropicio que heredemos, más radicales seremos” declaró McDonnell.

La otra gran propuesta oída en los pasillos del congreso es la posibilidad de que el Partido Laborista se coloque a favor de un segundo referéndum del Brexit. El plan de Corbyn y los suyos pasa por que la debilitada primera ministra Theresa May se vea obligada a convocar nuevas elecciones, y que los laboristas puedan entonces volver al poder, pero, si esto falla, la opción de optar por un segundo plebiscito sobre la salida británica de la Unión Europea, que es defendida entre otras por el alcalde de Londres, Sadiq Khan, entraría en juego. Según informó en una entrevista en la BBC, el líder laborista aceptaría defender un segundo referéndum si su partido lo decide así.

A vueltas con el antisemitismo

En el congreso del Partido Laborista, también se hablará sobre una de las acusaciones más repetidas contra Corbyn por parte de sus críticos, la de antisemita. Desde que el diputado por Islington se hizo con las riendas de la formación en 2015, determinados hechos, como las declaraciones hechas en 2016 por el exalcalde de Londres Ken Livingstone, que le valieron su expulsión del partido, han provocado que algunos sectores laboristas hayan pedido responsabilidades a Corbyn por el supuesto antisemitismo en la formación.

Para intentar evitar que el problema aumente de intensidad, Corbyn realizó una declaración el pasado mes de agosto en la que condenaba toda sombra de antisemitismo en el Partido Laborista, y ha reformado los estatutos del partido para adaptar la definición de holocausto. Pese a ello, una reciente encuesta mostraba que un 85,9% de los judíos británicos consideraba a Corbyn antisemita, lo que choca con el 1,7% atribuido a Theresa May. El líder laborista, por tanto, deberá trabajar para eliminar esta sombra de duda.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios