MUERE CHARLES AZNAVOUR, FIGURA FUNDAMENTAL DE LA CANCIÓN FRANCESA

by Felipe Manchón

Madrid, 2 de octubre de 2018

El cantante francés de origen armenio Charles Aznavour falleció ayer en la ciudad de Mouriès, en el sur de Francia, a los 94 años. Con Aznavour, muere uno de los cantantes más importantes del último siglo en el país galo, con composiciones emblemáticas como “La Bohème”, “Que c’est triste Venise” o “Emmenez-moi”, y uno de los embajadores más importantes de la cultura francesa por todo el mundo. Durante su larga trayectoria, interrumpida solamente por su desaparición, grabó más de 1.400 canciones, y publicó casi 300 discos, de los que vendió más de 100 millones de copias. Su muerte provocó numerosas muestras de tristeza dentro y fuera del hexágono. 

Charles Aznavour nació en 1924 el barrio parisino de Saint-Germain-des-Prés con el nombre de Shahnourh Varinag Aznavourian. Su padre era armenio, y tuvo que huir del país durante el genocidio, instalándose en Francia. Ahí, el joven Charles, que ya había adaptado su apellido para sus propósitos artísticos, empezó progresivamente una carrera musical que duraría toda su vida. Su mayor éxito llegó en los años 60, cuando escribió algunas de sus piezas más importantes, y se convirtió en una referencia en el panorama musical galo, en un momento social crucial para su país por el paso de la IV a la V República. En los años siguientes, Aznavour siguió creciendo musicalmente, tanto empezando su expansión internacional como abordando temas que eran tabú hasta entonces en la música, entre otros la homosexualidad, sobre la que el cantante escribió en “Comme ils disent”.

Las décadas posteriores verían a Aznavour convertirse en “el patrón” de la música francesa, y alababan el hecho de que su cada vez más avanzada edad no le impidiera seguir encima del escenario. Era admirado dentro y fuera de Francia, como se demostró en 1998, cuando la CNN le eligió como artista de entretenimiento del siglo XX, por encima de figuras como Bob Dylan o Elvis Presley. Asimismo, el cantante nunca olvidó sus raíces armenias, denunciando el genocidio en el país durante la Primera Guerra Mundial, y acudiendo a él en numerosas ocasiones, llegando a recibir la nacionalidad del país por decisión del presidente. Sus últimos conciertos se produjeron el 17 y el 19 de septiembre en Japón, y, en el momento de su muerte, mientras dormía, estaba a punto de comenzar una nueva gira por Francia y Bélgica.

Homenaje general de la sociedad francesa al cantante

El fallecimiento de Charles Aznavour, colocado ya en el panteón de los artistas más importantes de la historia de Francia, produjo un sinfín de reacciones durante el día de ayer. El presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, publicó un comunicado en el que lamentaba la muerte de Aznavour, y en el que decía que “había acompañado las alegrías y las penas de tres generaciones”. “Uno de los hombres más grandes de la canción francesa nos ha dejado, un artista conocido, admirado y amado en el mundo entero” escribió la ministra de Cultura, Françoise Nyssen. “Charles Aznavour reinventó la poesía del día a día, mezclando en un estilo inimitable sed de vivir y dulce melancolía” señaló Olivier Faure, primer secretario del Partido Socialista. 

Más allá de la política, los testimonios en recuerdo a Aznavour se sucedieron. Figuras de la canción francesa como Mireille Mathieu, Brigitte Bardot o Patrick Bruel mostraron su tristeza por la desaparición de Aznavour, e incluso pidieron unos funerales nacionales para él, como ya recibió el último gran cantante francés fallecido, Johnny Hallyday. Todos coincidieron en reverenciar la figura de Charles Aznavour como un cantante único que trascendió el tiempo, y que, como todos los grandes, dejó un legado único en sus composiciones y en su música.

 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios