NUEVA CALEDONIA RECHAZA INDEPENDIZARSE DE FRANCIA

by Daniel Rubiano Espinosa

Madrid, 6 de noviembre del 2018

El “no” por parte de Nueva Caledonia de independizarse de Francia se ha impuesto con un total de 56,4% de votos frente al 43,6 % de votantes partidarios de separarse de la República Francesa en un referéndum al que estaban llamados a depositar el voto en las urnas 174.000 habitantes. Han participado, en total, el 80,63% de los censados.

A pesar del triunfo del “no” a la independencia, los separatistas aún tienen la posibilidad de darle a vuelta al resultado puesto que está previsto un nuevo referéndum para el año 2020 y, en caso de no haber un resultado claramente a favor o en contra de la independencia, se podrá celebrar otro referéndum en el 2022, puesto que así se acordó en los acuerdos de Numea, pacto que estableció la celebración del referéndum.

Aunque Nueva Caledonia posee actualmente una de las mayores reservas de níquel del planeta, su principal fuente de ingresos junto al turismo, aún recibe una gran ayuda en forma de subvenciones públicas y alrededor de 1.400 millones de euros anuales por parte del estado francés, privilegio que podría perder en caso de independizarse.

Por lo tanto, además del aspecto económico, la fragmentación de la población entre unionistas y separatistas, y la gran diversidad cultural que habita en el archipiélago, son algunos de los factores más importantes para el devenir de Nueva Caledonia en los posibles referendos que se puedan llevar a cabo en un futuro próximo.

Historia de Nueva Caledonia

Nueva Caledonia es un archipiélago situado en el océano Pacífico sur, a 1.500 kilómetros de territorio australiano pero lleva siendo una colonia francesa desde el año 1853, cuando Francia tomó el control de la isla y la utilizó como territorio penitenciario para los delincuentes franceses, quienes se veían obligados a realizar trabajos forzados hasta cumplir su condena y al salir de la cárcel recibían tierras por parte del estado francés y además colaboraban en la colonización del lugar. Por su parte, a la población autóctona se les ubicó en reservas mientras que los colonos poseían la mayor parte de la tierra fértil.

Tras más de un siglo de colonización que trajo consigo numerosas revueltas, así como protestas y reivindicaciones por parte del Frente de Liberación Nacional Kanak Socialista (FLNKS), en 1988 la agitada situación desembocó en la toma de rehenes de miembros de la policía francesa por parte del FLKN, y posteriormente el Ejército francés asesinó a 16 miembros del grupo independentista. Toda esta situación llevó al gobierno francés a pactar con los independentistas un referéndum en el que se decidiría la autodeterminación de Nueva Caledonia en lo que se conoce como los acuerdos de Matignon previsto para 1998.

Una vez llegada la fecha para la celebración del referéndum se firmó un nuevo pacto, conocido como los acuerdos de Numea, donde se revisaron ciertos puntos del acuerdo anterior y finalmente se acordó la celebración del referéndum para el año 2018, el cual se acaba de celebrar y en el que una mayor parte de la población se ha decantado por continuar como dependencia francesa, aunque con una diferencia de votos mucho más ajustada de lo que se esperaba.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios