ESTRASBURGO CONDENA A ESPAÑA Y CRITICA LA IMPARCIABILIDAD JUDICIAL CON OTEGUI

by Nerea Domínguez San Miguel

Madrid, 6 de noviembre de 2018

El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH) ha sentenciado este martes que la Audiencia Nacional vulneró el derecho a un juicio justo al exportavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, y otros cuatro dirigentes abertzales por el caso Bateragune, que buscaba reconstruir la ilegalizada Batasuna. El Tribunal entiende que existían dudas razonables en la imparcialidad que había llevado a cabo la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional, al condenar al exportavoz como dirigente de ETA con diez años de inhabilitación en septiembre de 2011. El fallo de Estrasburgo le permite pedir la revisión de la sentencia, aunque descarta una indemnización.

El fallo se ha conseguido mediante unanimidad de todos los miembros del Tribunal, y declara que se ha producido una vulneración en el derecho a un procedimiento judicial imparcial, recogido en el artículo 6.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, ante las condenas por el ‘caso Bateragune’ de Arnaldo Otegi, Jacinto García, rabel Diéz Usabiaga, Miren Zabaleta Tellería y Arkaitz Rodríguez Torres. El artículo 6.1 recoge que ante esta vulneración “la forma más adecuada de reparación sería, en principio, un nuevo juicio o la reapertura del caso, a petición de la persona interesada.”

Tanto Otegi como el resto de demandantes podrán presentar, gracias a esta nueva sentencia, un recurso de revisión de la pena ante el Supremo, tribunal que les condenó. El exportavoz de Batasuna cumplió seis años de cárcel y se encuentra inhabilitado para ejercer un cargo público hasta el año 2021, pero este recurso podría afectarle, al ser regulado posteriormente de la sentencia que anuló  la ‘doctrina Parot, también del TEDH contra España, y que podría anular la inhabilitación.

Imparciabilidad contaminada por un juicio anterior

La acusada de haber vulnerado los derechos fundamentales de los seis vascos es la magistrada de la Audiencia Nacional, Ángela Murillo, que fue denunciada por la defensa de otegi, que considera que su imparcialidad estaba contaminada por el prejuicio mostrado en un juicio anterior contra él, en el que Murillo preguntaba al exportavoz si condenaba el terrorismo etarra, una pregunta a la que no quiso responder. “Ya sabía yo que no me iba a contestar esta pregunta” subrayaba la magistrada y presidenta del tribunal.

Tras el juicio, Otegi fue condenado a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo, por un homenaje al cabecilla de ETA ‘Argala’, pero recurrió al Tribunal Supremo, el cual le dio la razón en el cuestionamiento de la imparcialidad de la magistrada Murillo.

Así es que en el ‘caso Bateragune’, en el tribunal que le condenaba, se encontraba la misma juez de la Audiencia Nacional, por lo que recurrió con los mismos argumentos al Tribunal Supremo y al Constitucional. Ante la negativa de ambos decidió acudir a Estrasburgo.

 

“Una satisfacción equitativa suficiente”

Finalmente, el Tribunal de Estrasburgo ha aseverado que la desconfianza de Otegi y del resto de demandantes hacia la revisión de la magistrada Murillo pudo estar justificado, tomando como ejemplo la aceptación del Supremo de su recusación en un caso anterior y fallando a su favor.

La sentencia del TEDH asegura también que no es procedente una indemnización a los demandantes por parte del Gobierno español, ya que las compensaciones monetarias solo se establecen es casos en los que el daño no puede repararse de otra manera, y consideran que es suficiente con darles la razón, pues es “una satisfacción equitativa suficiente”.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios