LOS REPUBLICANOS PIERDEN LA CÁMARA DE REPRESENTANTES PERO SE AFIANZAN EN EL SENADO AMERICANO

by Daniel Rubiano Espinosa

Madrid, 7 de noviembre de 2018

El Partido Demócrata ha recuperado el control de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, tras los resultados obtenidos en las elecciones legislativas de 2018 que les otorgan los 218 escaños necesarios para alcanzar la mayoría, después de ocho años de gobierno republicano. Esto se ha traducido en un duro golpe para la administración de Donald Trump.

Las principales consecuencias de este resultado son la complicada situación que se le presenta al Partido Republicano liderado por Trump para poder llevar a cabo sus planes de levantar un muro en la frontera con México o la revocación de la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama, entre otras, dado que cualquier acción legislativa que el actual mandatario quiera llevar a cabo tiene que pasar de manera imperativa tanto por la cámara baja como la cámara alta (el Senado) del Congreso de los Estados Unidos. Además, para que una ley sea ratificada ha de ser aprobada por ambas cámaras.

Con esta victoria, los demócratas cuentan además con los votos necesarios para llevar a cabo investigaciones sobre Trump y sus negocios empresariales ya que existen varios aspectos controversiales en estos que pueden ir contra la ley, como recibir dinero de gobiernos ajenos o regalos de particulares.

Por otro lado, pese al golpe asestado a Trump en la cámara de representantes, el Partido Republicano sigue conservando su poder en el Senado incluso con una clara superioridad tras arrebatar algunos escaños a los demócratas. Por lo tanto, la mayoría republicana en el senado, que hasta ahora era mínima (51 frente a 49), va a aumentar y esto deja vía libre a Trump para colocar a jueces conservadores en el sistema judicial estadounidense.

Noche histórica para las mujeres

La noche de ayer también significó un resultado histórico para las mujeres, ya que es la primera vez en la historia de los Estados Unidos que más de 100 mujeres consiguen un escaño en unas elecciones, entre las cuales, dos son musulmanas, Rashida Tlaib, del estado de Michigan, e Ilhan Omar, que representará a Minesota. También es la primera vez en la historia que dos nativo-americanas, Sharice Davids y Deb Haaland, de Kansas y Nuevo México respectivamente, representarán a sus estados en el capitolio.

Otra de las grandes triunfadoras de la noche fue la activista Alexandria Ocasio-Cortez, que ganó en el distrito 14 de Nueva York, y se ha convertido en la congresista más joven de la historia. A pesar de esto, aún habrá que esperar para ver a la primera gobernadora afroamericana, debido a que la candidata demócrata a la gobernación del estado de Georgia, Stacey Abrams, perdió las elecciones frente a su homólogo y rival republicano, Brian Kemp.
También está de enhorabuena la comunidad LGTBI, gracias al triunfo del congresista demócrata por Colorado, Jared Polis, que se ha declarado abiertamente homosexual y será el primer gobernador gay que logra este cargo.

El resultado de estas elecciones ha dejado claras dos cosas. La primera es que la confianza de los estadounidenses a la administración Trump ha disminuido desde que tomara su cargo, el 20 de enero de 2017; la segunda, es que empieza una nueva era política para las mujeres y los colectivos discriminados y racializados en Estados Unidos.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios