8500 MUERTOS Y 50000 HERIDOS EN YEMEN, EL BALANCE DE UN CONFLICTO OLVIDADO

Desplazamiento, cólera y hambruna. Estas son las tres palabras que definen la crisis humanitaria s terrible y menos considerada de nuestros años”, que desde 2015 está afectando a Yemen. Esta es la conclusión a la que llegaronSamir Elhawary,Oficial Superior de Asuntos Humanitarios en la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Yemen, y Helena Valencia, Coordinadora General de MSF España en Yemen de junio a septiembre de 2017 en el debate organizado por la Casa Árabe el pasado 6 de noviembre. Los temas centrales del evento fueron las principales causas de la crisis, el impacto en el pueblo yemení y los desafíos a los que la comunidad humanitaria se enfrenta cada día por llegar a las personas.

LAS NOTICIAS SOBRE EL CONFLICTO, “ESCASAS”

Según comentaron los expertos, lo que más llama la atención cuando se habla de Yemen es que las noticias sobre lo  que está pasando en este ps son escasas  y los únicos que siguen dando voz a los afectados son los trabajadores humanitarios, que viven cada día en situaciones precarias y peligrosasEl número de víctimas, aseguró Elhawary, no es muy alto si se compara con el de la guerra en Siria: “se trata sólo de 8500 muertos y 50000 heridos”. Sin embargo, hay millones de afectados indirectos. Uno de los problemas que más dañan a la población, aseguró, es el desplazamiento, principalmente interno: en Yemen, el 80% de la gente vive en comunidades urbanas, mientras el 20 % en campos de desplazamientos desde más de un año. En estos lugares, las posibilidades de acceso a servicios sanitarios y al trabajo son muy bajas, pues salir de esta situación de precariedad es cada día más difícil.

Elhawary y Valencia explicaronlas condiciones del Sistema de salud de Yemenla situación es trágica, las estructuras estánal colapso por falta de electricidad, medicinas y salarios para los trabajadores”.Otro problema del país que afecta a la población es, manifestaron, la escasez de agua limpia proporcionada por el sector público, que conlleva que sólo la minoría de la gente puedapermitirse comprar agua desde los vendedores privados. 

Además, los expertos afirmaron que las condiciones de salud están conectadas por la falta de la recolección de la basura, que aumenta el riesgo de cólera, y por la inseguridad alimentaria: en muchas partes del país la malnutrición ha llegado hasta niveles muy altos, afectando, sobre todo, a los más pequeños. El de los niños es el colectivo que más sufre en situaciones como la de Yemen. El 30% de ellos no puede ir a la escuela, porque han sido desplazados, están enfermos o porque las escuelas están cerradas o han sido transformadas en lugares de acogidas. Esta situaciónafecta al futuro de los niños y aumenta el riesgo de afiliacióna las milicias que luchan en el país”, comentaron.

EL PODER POLÍTICO, EL ÚNICO QUE PUEDE SOLUCIONAR LA CRISIS

Según Samir Elhawary, lo que hacen las ONGs en Yemen es fundamental para ayudar a la población, pero no pueden sustituir al poder político, el único que puede solucionar la crisis.

 

Pagar los salarios a los trabajadores, abrir todos los puertos, garantizar al acceso al agua limpia y a la escuela y vencer la hambruna son los problemas más urgentes que el Gobierno del País tiene que enfrentar, manifestaron:Solo así la gente podrávolver a comer, a vivir en seguridad en su casa, sin miedo de morir de hambre, de cólera o bajo  las bombas mientras se está en un hospital

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios