FRANCIA RECUERDA EL 13 DE NOVIEMBRE CON UNA NUEVA LEY ANTITERRORISTA EN MARCHA

by Felipe Manchón Campillo

Francia recordó ayer con emoción y tristeza los peores atentados terroristas de su historia, que se produjeron el 13 de noviembre de 2015 en varios puntos de París, y que cambiaron para siempre el país. Dos años después de los ataques obra del ISIS, Francia sigue con un nivel máximo de seguridad en las calles y de alerta antiterrorista, y con el estado de emergencia activo desde entonces. El Gobierno de Emmanuel Macron presentó recientemente una nueva ley antiterrorista, que sustituirá el estado de emergencia por estructuras permanentes de seguridad.

Dicha ley ha sido promulgada por el ministro del Interior, Gérard Collomb, e incluye como principales medidas el establecimiento de perímetros de seguridad para proteger zonas con riesgo de sufrir ataques terroristas, la clausura de lugares de culto sospechosos de promover el terrorismo, nuevas y mejoradas técnicas de vigilancia, y un aumento en los controles fronterizos, poniendo especial atención a las estaciones de tren. Macron declaró, tras sancionar la ley, que el nuevo proyecto permitiría salir del estado de emergencia manteniendo la seguridad del pueblo francés. 

Emmanuel Macron, presidente francés, flanqueado por Gérard Collomb, ministro del Interior, y por Christophe Castaner, portavoz del gobierno (FOTO: Twitter)

Desde el 13 de noviembre de 2015, el terrorismo ha golpeado en más ocasiones a Francia. Uno de los atentados más terribles se produjo el 14 de julio de 2016 en Niza, cuando un camión embistió a una multitud que celebraba la Fiesta Nacional francesa en el Paseo de los Ingleses de la localidad. Asimismo, tres días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, un terrorista disparó con un AK-47 a un grupo de policías en un lateral de los Campos Elíseos asesinando a uno de ellos, Xavier Jugélé. El ataque más reciente se produjo el 1 de octubre en una estación de tren en Marsella, cuando un terrorista degolló a dos mujeres.

La muerte de Jugélé mientras estaba de servicio puso de relieve una de las mayores críticas dirigidas a la operación Sentinelle, el dispositivo puesto en marcha tras los atentados de enero de 2015, y que ha implicado un despliegue permanente de policías y de militares durante más de dos años. Algunos expertos sostienen que este plan expone en exceso a estas personas, y les convierte en objetivo de los terroristas, como ha ocurrido en algunas ocasiones. En este segundo aniversario de los ataques más mortíferos de su historia, Francia busca un equilibrio en su seguridad, para extremar la protección pero intentando evitar que policías y militares se expongan a un riesgo aumentado de sufrir ataques. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios