EL SENA SIGUE DOS METROS POR ENCIMA DE SU CAUDAL HABITUAL

by Felipe Manchón Campillo

El río Sena, que en su recorrido de casi 800 kilómetros riega París, continúa su crecida. Los últimos datos revelan que el caudal del río ha aumentado hasta los 5,85 metros, y que puede subir aún hasta los 5,95. Actuaciones de contingencia están preparadas para el caso en que la inundación pueda amenazar edificios emblemáticos de la capital gala, aunque las autoridades afirman que las aguas pronto bajarán.

La cercanía del río al museo del Louvre, cuyas plantas más bajas ya han sido evacuadas como medida de precaución, y al museo de Orsay, así como a numerosos ministerios, provoca que el riesgo de inundación sea real. La crecida del Sena ha afectado al conjunto de la región parisina, y ha sido necesario evacuar algunas zonas próximas al río. Las orillas del Sena, peatonalizadas hace una década y convertidas en parque, están inundadas, lo que impide el tránsito de peatones por ellas. 

A pesar de lo espectacular de esta crecida, no es la más importante de los últimos años. En 2016, superó los 6 metros. Las autoridades cuentan con que el Sena pueda descender en los últimos días, aunque no será inmediatamente. “El descenso de las aguas podría ser muy, muy lento” declaró Colombe Brossel, responsable de Seguridad de la alcaldía de París.

El zuavo del Puente del Alma

Existe una pequeña tradición en París que marca el nivel de la crecida del Sena. En el Puente del Alma, conocido internacionalmente por ser el lugar en el que Diana de Gales perdió la vida en 1997, hay una estatua que representa a un zuavo, y que, a medida que crece el río, queda cubierto. Durante la crecida de 1910, la más alta jamás registrada, la estatua estaba “con el agua al cuello”. En 2016, llegó a la altura del pecho. Este año, ha llegado un poco más abajo, pero sigue cubierto.

Es improbable que esta crecida del río llegue a los más de 8 metros que se alcanzaron durante la crecida de 1910. Sin embargo, existe un plan de contingencia, el llamado “plan Escala”, que prevé que el presidente de la República sea evacuado al castillo de Vincennes, en la periferia parisina, si la inundación llega hasta el Palacio del Elíseo, su residencia oficial. El plan fue puesto en marcha por François Hollande, y no ha sido necesario aplicarlo hasta ahora, pero su desarrollo, llegado el momento, sería rápido. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios