ECUADOR ELIMINA LA REELECCIÓN INDEFINIDA Y DIFICULTA EL REGRESO DE CORREA

by Felipe Manchón Campillo

El referéndum nacional celebrado el domingo 4 de febrero en Ecuador respecto de las reformas constitucionales propuestas por el presidente Lenín Moreno se saldó con una victoria cómoda para el Gobierno, que obtuvo una media del 65% de votos positivos en el total de las siete propuestas. Una de ellas, que elimina la reelección indefinida de los cargos electos, supone una derrota política para el expresidente Rafael Correa, enormemente distanciado del que fuera su vicepresidente.

El éxito del Gobierno estaba casi garantizado en esta consulta popular, tal y como mostraban las sucesivas encuestas. Moreno había conseguido el apoyo de la oposición para sus propuestas de reforma, aunque la principal fuerza opositora de Ecuador, CREO, advirtió de que “vigilarían al Gobierno” tras el referéndum. Las reformas aprobadas por el gobierno ecuatoriano implican, además de prohibir la reelección, la inhabilitación para la vida pública de los condenados por corrupción, la no prescripción de delitos sexuales contra niños, niñas y adolescentes, y la reforma de varias instituciones, como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

Cuando se confirmó la victoria del Gobierno en el referéndum, el presidente Lenín Moreno declaró ante los medios sentirse muy satisfecho por una reforma que impedirá “que los viejos políticos vuelvan”. Rafael Correa no habló ante la prensa, aunque su satisfacción, según varios medios, era patente. A pesar de la derrota, que le impedirá en principio volver a presentarse a la presidencia en 2021, Correa ha liderado él solo la oposición contra la reforma constitucional, y ha logrado un 36% de los votos, lo que da idea del poder real que el expresidente sigue teniendo en Ecuador.

Crónica de un inesperado divorcio

El final de la era Correa en Ecuador pareció amortiguarse por la victoria de Lenín Moreno en las presidenciales del año pasado. El exvicepresidente de Correa, candidato por la Alianza País, el partido del presidente, había hecho campaña prometiendo continuar con la política de su antecesor, y había conseguido derrotar al banquero Guillermo Lasso en una peleada segunda vuelta electoral. Sin embargo, desde su llegada el poder, el alejamiento entre Moreno y su predecesor ha sido evidente, llegando al extremo de que Correa haya acusado en repetidas ocasiones al actual presidente de haberle traicionado. La relación personal y política entre estos dos viejos socios ha desaparecido completamente.

El triunfo del Gobierno en este referéndum es un buen éxito para Lenín Moreno, que lleva menos de un año en la presidencia, pero que ha tenido que enfrentar un cambio en la vicepresidencia, tras la condena de Jorge Glas por corrupción. Lejos de la estela de Correa, que, según algunos analistas, le lastraba, el presidente de Ecuador podría levantar el vuelo a partir de esta victoria en una polémica consulta que abre una nueva etapa en la política de su país. 

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios