LA VISIÓN FEMINISTA DE LA AGENDA 2030, A DEBATE

by Laura Carbajal Sánchez

Madrid, 28 de septiembre de 2018

El feminismo se encuentra hoy en día en pleno auge con grandes perspectivas de futuro. Esta fue la principal conclusión que se extrajo del debate sobre la Agenda 2030, que se celebró en Madrid el jueves 27. En dicho encuentro, se plantearon los pros y contras del feminismo, y en él participaron figuras como Corina Rodríguez, economista investigadora del Centro Interdisciplinario para el estudio de políticas públicas en Argentina y consultora de la División de Asuntos de Género, y Justa Montero, experta en género y desigualdad, quienes, desde un punto de vista profesional, aportaron una perspectiva diferente referida al papel de la mujer en las agendas globales de desarrollo.

La Agenda 2030, establecida en la ONU en 2015, para el progreso sostenible entre las diferentes comunidades del mundo, contiene, entre otros asuntos, diferentes aspectos donde los gobiernos de cada país se han comprometido a mejorar la situación global de desigualdad, donde el papel de la mujer sigue siendo vulnerable. Una de las principales metas de la misma es reducir las desigualdades, lograr la igualdad de género y luchar por los derechos de todos.

Asimismo, se pusieron sobre la mesa los contras de la actual situación. Corina Rodríguez habló sobre los riesgos que traen fenómenos como la ola de gobiernos neoliberales, que implican la destrucción de los progresos alcanzados o el llamado “maquillaje de género”, el aprovechamiento de la situación por parte de las empresas para hacer su propia campaña al respecto.

A lo largo de la historia de América Latina, el papel de la mujer ha estado siempre muy estancado. En el caso de Argentina, según contaba Corina Rodríguez, la mujer siempre ha tenido un papel secundario en todos los ámbitos. Desde la llegada de la Agenda 2030, en general, ha habido progresos como la creación de programas de ayudas para madres o una mayor participación política de las mujeres.

“Después del 8 de marzo, nadie ha podido mirar hacia otro lado”

Las participantes en la charla lamentaron que, a pesar de los avances del movimiento feminista, el sistema patriarcal sigue estando vigente. Sin embargo, argumentaba Justa Montero, la huelga feminista del 8 de marzo permitió ganar la hegemonía y conseguir que nadie pudiese mirar hacia otro lado. Por ello, la situación actual permite un punto de reflexión feminista en un momento en el que el movimiento está abarcando cada vez más en un plano nacional e internacional.

La parte optimista es que, con ayuda de la Agenda 2030, el movimiento feminista y la lucha de las mujeres por la igualdad y los derechos, se ven ahora como una meta no tan difícil de alcanzar, y, por tanto, hay esperanza. Sin embargo, aún queda mucho que hacer. “Nuestro desafío sigue siendo enorme, pero nuestra capacidad también es enorme” concluyó Justa Rodríguez, quien señaló que ahora más que nunca es necesario mirar hacia el horizonte con grandes perspectivas.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios