VISIBILIZAR LA ODS, EL GRAN RETO DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

by Dam Sifuentes

Madrid, 31 de octubre de 2018

Javier Martín Nieto, subdirector general de Ciudadanía Global y Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Madrid, y Raquel Martínez-Gómez, coordinadora de Comunicación y Prensa de Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), coincidieron, en la presentación de Procesos de comunicación social para hacer locales los ODS. Experiencias de las ciudades iberoamericanas, en que el gran desafío del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible pasaba por visibilizarlos.

Se trata de un documento que recoge el conocimiento y las experiencias de personas e instituciones que trabajan en la traducción de los Objetivos de la Agenda de Desarrollo 2030 de Naciones Unidas, el pasado 31 de octubre.

En 2015, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan que busca favorecer a las personas y al planeta, así como garantizar la paz universal y la justicia. Dentro de esta agenda se plantean 17 objetivos principales que abarcan los ámbitos económicos, sociales y medioambientales.

Martín Nieto definió a la Agenda como “un programa mundial para intentar cambiar el modelo de desarrollo en el que estamos inmersos en la realidad”, modelo al que tildó de “economicista” y que “quedará insostenible en el tiempo”. Así mismo, destacó la importancia de determinados consensos: “el cumplimiento de estos objetivos nos afecta a todos y todos podemos contribuir, la Agenda solo se va a conseguir si se localiza a nivel ciudad y si se conoce. Es una responsabilidad de todos y de los propios medios de comunicación”.

El subdirector también dio a conocer el ejercicio que se realiza en el Ayuntamiento de Madrid desde 2016: “Intentamos conseguir una coherencia interna, a través de la Mesa Transversal de Acción Universal y Ciudadanía Global, y a nivel externo, con la creación del Foro Madrid Solidario”, afirmó. Sin embargo, aseguró que es necesario compatibilizar los objetivos de la Agenda 2030 con los de las administraciones públicas y los períodos electorales.

Además, remarcó la escala temporal y territorialidad con la que trabajan, ya que el plan de la Agenda finaliza en el año 2030 y además “hay que llevarla a todos los sectores y a todos los distritos”, señaló. Por último, incidió en la importancia de la comunicación a la hora de hacer llegar la Agenda a la ciudadanía. Desde su perspectiva, “se tiene la responsabilidad de crear una ciudadanía crítica que conozca, impulse y obligue a las propias administraciones al cumplimieno de esta Agenda”.

Garantizar los derechos humanos por encima de todo.

La Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) es una organización que nació en el Ayuntamiento de Madrid en 1982. Según Raquel Martínez-Gómez, tiene como fin “la cooperación entre ciudades y el intercambio de políticas públicas”. En la actualidad, la UCCI está conformada por las capitales de países iberoamericanos y algunas ciudades asociadas, así como otras fundadoras como son el caso de Río de Janeiro, Sao Paulo, Barcelona o Cádiz.

Martínez-Gómez destacó la importancia de trabajar en ciudades dado estudios realizados por la UCCI, que señalan que las urbes corresponden al 2% de la superficie terrestre, además son donde se consume el 75% de la energía global primaria, donde se genera el 75% del PIB mundial y donde se emite entre el 50% y el 60% de los gases de efecto invernadero en el mundo. También aseguró que desde el 2010, el trabajo en las ciudades es relevante, pero que “todavía se necesita fortalecer la voz de los gobiernos locales para incidir en la Agenda”. 

Asimismo, afirmó que desde UCCI intentan que exista un “proceso de comunicación entre distintos agentes que trabajen sobre temas de desarrollos”, lo cual permitiría que “distintas prácticas y políticas públicas que surten efecto en determinadas ciudades sean aplicables a otras”. Frente a la previsión de la ONU, de que un 66% de la población del mundo vivirá en entornos urbanos en el año 2050, Martínez-Gómez remarcó que “en América Latina y el Caribe, el 80% de la población vive ya en zonas urbanas”, aspecto que a su parecer “exige soluciones”.

Por otra parte, ratificó que “el cumplimiento de la Agenda no es el fin en sí mismo, sino garantizar los derechos humanos de las personas y sus condiciones de bienestar”. Para ello han organizado cuatro pilares fundamentales de desarrollo: Gobernanza, Igualdad y Desarrollo Social, Territorio y Economía Sostenible y Cultura. Mediante los cuales planean acercar plataformas entre ciudades iberoamericanas, proteger los espacios naturales, fortalecer la educación y la comunicación, promover las ciudades amigables LGBTIQ y combatir “unos de los problemas más grandes, la violencia machista y la violencia política”.

A continuación, reiteró que esta Agenda es solamente posible desde “un cambio cultural” que implique un “tránsito a sociedades ecológicamente sostenibles, con igualdad de género”, destacando la participación y la comunicación como generadores de “entornos propicios para la participación ciudadana que dinamiza los flujos de información en servicio del bien común”. Raquel Martínez-Gómez sentenció que “más que la internacionalización, lo que se busca es la integración y coherencia entre los objetivos de desarrollo sostenibles globales y locales”.

Para finalizar, INFOACTUALIDAD tuvo la oportunidad de plantear la cuestión sobre si estas estrategias tomadas tanto por el Ayuntamiento de Madrid como por la UCCI garantizaban objetivos como la equidad, la sostenibilidad y los derechos humanos frente a procesos de transformación urbanos como la gentrificación. Javier Martín Nieto aseguró que en el área de desarrollo urbano sostenible se está realizando un esfuerzo para garantizar este aspecto. “Surge otro debate en relación al turismo, ya que es el principal motor económico y se está convirtiendo en un problema para la ciudadanía cuando no se controla. Por ello, desarrollamos estos planes que nos permiten compatibilizar una fuente de riqueza con no expulsar a la gente de ahí”, añadió. Por su parte, Raquel Martínez-Gómez comentó que desde la perspectiva iberoamericana todavía existen diferencias entre ciudades, unas están muy gentrificadas mientras que otras buscan promover este aspecto; acentuó también el derecho de la ciudadanía a disfrutar de su espacio público frente al desarrollo económico que el turismo pueda suponer. “El monopolio cognitivo del economicismo nos está llevando a perder otras cosas”, concluyó.

La ganadora del Premio de Literatura de la Unión Europea también hizo mención sobre las “ciudades refugio”, las cuales cobran “un papel importante en un momento complicado”. A la conferencia aportó cifras sobre ciudadanos latinoamericanos que han pedido asilo hasta la fecha: “7,7 millones de desplazados internos en Colombia, 294 mil refugiados en El Salvador, Guatemala y Honduras. Desde el 2014, Venezuela ha expulsado a más de 1,5 millones de personas. Y desde abril de este año, 23 mil nicaragüenses piden asilo”. Durante el año 2017, España ha acogido a 28.400 personas.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios