EL MONUMENTO A CERVANTES DE PLAZA DE ESPAÑA, DECLARADO BIEN DE INTERES PATRIMONIAL

by Beatriz Soler

Madrid, 26 de noviembre de 2018

El monumento conmemorativo a Cervantes en Plaza de España de Madrid ha sido declarado Bien de Interés Patrimonial (BIP), por el Gobierno de la Comunidad ya que “conforma una de las imágenes más características de la ciudad, que se vio potenciada a partir de los años cincuenta del siglo XX con la construcción del Edificio España y la Torre de Madrid”, según ha informado en una nota de prensa el, Ejecutivo regional.

La protección de bienes a través de su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) o Bien de Interés Patrimonial (BIP) supone que cualquier actuación que se pretenda llevar a cabo sobre ellos deberá ser autorizada previamente por la Dirección General de Patrimonio Cultural, además de ajustarse a lo dispuesto en el texto de la declaración que, entre otros aspectos, regula los criterios básicos que deben respetar las intervenciones, según recuerda el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Un monumento “digno de Cervantes”

El monumento que conmemora a una de las máximas figuras de la literatura española, Miguel de Cervantes Saavedra, comenzó a crearse en 1905, aunque durante diez años se debatió dónde iba a ser ubicado. En 1915 optaron por instalarlo en la actual Plaza de España, entonces en proceso de urbanización, y se convocó un concurso público entre artistas españoles para elevar el gran monumento y celebrar así el IV centenario del fallecimiento del escritor, según destaca el Gobierno regional. Al año siguiente la obra en concurso fue adjudicada en un equipo formado por el arquitecto Rafael Martínez Zapatero y el escultor Lorenzo Coullaut Valera y, posteriormente, el mismo año se unió al equipo el arquitecto Pedro Muguruza Otaño, el responsable del diseño arquitectónico final, ya que eliminó las referencias historicistas y simplificó el lenguaje, inspirándose en la arquitectura clasicista de la época en que vivió Cervantes.

Por otra parte, la obra escultórica que incorpora el monumento es obra del Lorenzo Coullaut y, tras su fallecimiento en 1932, de su hijo Federico, el cual siguió los modelos de su padre. Finalmente, la construcción del monumento sufrió numerosas interrupciones por problemas de financiación y, aunque fue inaugurado parcialmente en 1929, no se dio por concluido hasta 1969, cuando se puso en funcionamiento la fuente, informa la Comunidad de Madrid

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios