MADRID DEBE SER LA CIUDAD DE LOS CUIDADOS. NO HAY SOCIALISMO SIN DERECHOS HUMANOS

by FELIPE MANCHÓN CAMPILLO

Manuela Carmena abre el debate sobre ciudades más humanas

MADRID DEBE SER LA CIUDAD DE LOS CUIDADOS. NO HAY SOCIALISMO SIN DERECHOS HUMANOS

Carlos Andradas: 

"Esta universidad tiene una particularidad y una vocación. Es una universidad urbana, y nosotros hemos apostado por la inclusión y por la atención a todos los ciudadanos”

“A un Metro de ti”, la Complutense quiere acercar la universidad a la ciudadanía.

Manuela Carmena: 

“Es necesario que empecemos a elaborar a partir de las experiencias. Es fácil sistematizar las doctrinas, pero no tanto las experiencias”

"Hay que entender los cuidados como parte de la justicia" 

“No entiendo cómo ha habido tanta desconfianza respecto a determinados valores humanistas desde la izquierda, se han denostado estos valores que son parte intrínseca de nuestra ideología”

"Hay que trabajar la compasión y la empatía, y no conformarse únicamente con cumplir el protocolo, cuidar el espacio público en la vida en común, con la utilización de los espacios públicos por parte de los ciudadanos y plantear debates como el de la soledad en las grandes ciudades"


FELIPE MANCHÓN CAMPILLO

Un espacio para la reflexión, este es el objetivo del Curso  “La vulnerabilidad y  los cuidados en las grandes ciudades" que abrió oficialmente la edición de los Cursos de Verano de la UCM en el Escorial. En un mundo cada vez más globalizado, y con unas metrópolis cada vez más grandes, el debate sobre los cuidados y el papel que la política tiene que llevar a cabo para ello está puesto sobre la mesa. La política ha cambiado, y por ello, nuevas experiencias y retos pueden ponerse en marcha en los próximos años. 

Los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, una cita fundamental de la temporada estival de la capital desde hace tres décadas, abrieron en la mañana del lunes su edición de 2017 tanto en El Escorial como en el campus de Moncloa. En el Pabellón de Gobierno de la UCM, el rector, Carlos Andradas, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, dieron el pistoletazo de salida a un curso que se celebrará durante esta semana en el citado centro y que lleva por título “La vulnerabilidad y los cuidados en las grandes ciudades”. Este encuentro, que durante toda la semana reunirá a miembros de los gobiernos de algunas de las ciudades más importantes de España y a expertos del tema, pondrá sobre la mesa la cuestión de los cuidados y de qué hay que hacer para garantizar al máximo el bienestar ciudadano.  

La Sala de Juntas del Pabellón de Gobierno fue el escenario de la apertura del acto. La mesa inaugural estaba compuesta por el rector Andradas, Carmena, Margarita Barañano y Marta Domínguez, directoras del curso, y Sara Porras y José Manuel García Vázquez, secretarios del mismo. Entre el público, se encontraban Carlos Berzosa, rector de la UCM de 2003 a 2011, y varios concejales del Ayuntamiento de Madrid, algunos de los cuales participarán en este curso. 

El rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la presentación del curso (FOTO: Twitter)

Carlos Andradas tomó la palabra en primer lugar para agradecer la participación de Manuela Carmena en este curso, y reivindicando la importancia de los cursos de verano de la Complutense. “Esta universidad tiene una particularidad y una vocación. Es una universidad urbana, y nosotros hemos apostado por la inclusión y por la atención a todos los ciudadanos” señaló el rector, recordando el eslogan “A un Metro de ti” con el que el equipo rectoral quiere acercar esta universidad a la ciudadanía. El rector también tuvo palabras para conmemorar la celebración del World Pride en Madrid durante esta semana. 

Una perspectiva amplia de los cuidados en las grandes ciudades,?esta ha sido la principal motivación con la que se ha puesto en marcha el curso. La profesora Margarita Barañano, una de las directoras, explicó brevemente, antes de dar la palabra a la alcaldesa, las razones que le llevaron a ella y a su equipo a decidir poner en marcha este proyecto. “Entendemos que todo ha cambiado a nivel municipal – declaró la directora – y por ello es necesario un curso como este, en el que observemos qué han hecho los ayuntamientos del cambio en materia de cuidados”.

Para ello, han sido invitadas personalidades de los dos ayuntamientos más importantes de España. A la alcaldesa de Madrid y algunos de sus concejales hay que sumar la presencia del primer teniente de alcalde de Barcelona Gerardo Pisarello, cuya conferencia versa sobre el municipalismo y la democracia. Al mismo tiempo, participarán representantes de ayuntamientos de América Latina, como Fabiana Goyeneche, directora de Desarrollo Social del ayuntamiento de Montevideo, o Tarso Genro, exalcalde de Porto Alegre.

¿Qué significa la política de los cuidados?

Para la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la participación en la apertura de este curso de verano fue una oportunidad de pensar juntos, de hablar e intercambiar ideas. La regidora aplaudió la figura de los cursos de verano de la UCM como un elemento muy atractivo que permite parar un minuto y abrir todo tipo de ideas. “Es necesario que empecemos a elaborar a partir de las experiencias. Es fácil sistematizar las doctrinas, pero no tanto las experiencias” afirmó la primera edil. 

Desde que Ahora Madrid alcanzó el poder en el ayuntamiento de la capital, hace dos años, afirmó Carmena, se ha apostado claramente por una política pública, y por priorizar que Madrid sea una ciudad de los cuidados. Según Carmena, el responsable de esta política ha sido el concejal Javier Barbero. La alcaldesa reivindica el cuidado como una superación de los derechos humanos, y recordó el papel fundamental que las mujeres tienen para esto. “En cierto modo, las mujeres somos las cuidadoras de la sociedad y del público” recordó. 

El cartel del curso (FOTO: Twitter)

“La política de los cuidados – continuó la alcaldesa de Madrid – parte de la idea de entender los cuidados como parte de la justicia. Hay que llevar a cabo la gestión pública con humanidad”. En este punto, Carmena afirmó que las ordenanzas municipales no se aplican de forma finalista, sino formal, y que es necesaria una profunda reflexión sobre el dimensionamiento de la justicia, y sobre el calado que algunos cambios importantes tienen.

El debate sobre el papel de la mujer y el humanismo en la izquierda

Manuela Carmena quiso durante su conferencia mirar hacia atrás, y recordar sus tiempos de joven estudiante de Derecho en la Universidad Complutense, en pleno franquismo. La alcaldesa rememoró el trabajo intelectual que entonces se hacía para que las mujeres tuvieran un papel más importante, y afirmó que desde algunos sectores progresistas se discutía sobre la propia mística de la feminidad, que estaba en cuestión.

“No entiendo cómo ha habido tanta desconfianza respecto a determinados valores humanistas desde la izquierda, se han denostado estos valores que son parte intrínseca de nuestra ideología” declaró la regidora, para después evocar la figura del político francés Jean Jaurès, uno de los fundadores de lo que hoy es el Partido Socialista, y que además creó un periódico llamado “L’humanité”. Para Jaurès, recordaba Carmena, no podía haber socialismo sin derechos humanos, ni sin entender que lo más importantes son los derechos humanos. 

Ella misma, señalaba con una sonrisa, ha sido tildada en numerosas ocasiones de buenista, como si esto fuera un rasgo de debilidad. “Lo que pasa – prosiguió la regidora – es que desde el poder hay que intentar cuidar a todo el mundo. Nuestro trabajo ahora tiene que pasar por replantear lo que hacemos, y también por qué lo hacemos”.  

Si fracasa el plan A, no habrá plan B

Para Carmena, hay tres líneas de actuación que hay que distinguir en cualquier gestión que priorice los cuidados. En primer lugar, la ciudad que administra con cuidado, obligando a trabajar la compasión y la empatía, y no conformarse únicamente con cumplir el protocolo. En segundo lugar, la ciudad que cuida el espacio público en la vida en común, con la utilización de los espacios públicos por parte de los ciudadanos. En tercer lugar, la ciudad que genera una política de cuidados propios, y que se plantea debates como el de la soledad en las grandes ciudades.

La alcaldesa de Madrid que participó la semana pasada en un encuentro internacional de alcaldes de grandes ciudades organizado por la ONU en Montreal, rescató unas palabras del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que señaló que recoger la basura no es una política demócrata o republicana, es recoger la basura. Al fin y al cabo, afirmó, las ciudades no se ensucian solas, sino que las ensuciamos nosotros.

Una de las líneas políticas puestas en marcha por el gobierno de Carmena en estos últimos años, y a la que se ha dado mayor importancia, ha sido la relativa a la calidad del aire, llamado simplemente Plan A. “La razón de que lo hayamos llamado así, es que si fracasa, no hay plan B. Si no nos concienciamos de la importancia de la calidad del aire, no hay plan B” sostuvo la alcaldesa, para añadir posteriormente que del ruido se puede huir, pero hay cosas que son de todos, y de las que no se puede huir. 

La bondad es una virtud importante en política

Estos programas, reconoció la alcaldesa, no suplirán el hecho de que una ciudad debe cuidarse a sí misma. La tarea de cuidado afecta a todos, y todos tienen que colaborar. “Ahora mismo hay más de 10.000 voluntarios trabajando en el ayuntamiento, que simplemente quieren ayudar” proclamó. Para ello, es necesario, siempre según Carmena, que haya políticos buenos, porque la bondad es una virtud importante, la clave de que se produzcan las estructuras de confianza. No es un síntoma de debilidad.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios