LOS INDEPENDENTISTAS, A PUNTO DE PACTAR LA ELECCIÓN DE JORDI SÀNCHEZ COMO PRESIDENTE

by Felipe Manchón Campillo

Madrid, 27 de febrero de 2018

El desacuerdo entre Junts per Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya, las dos principales fuerzas secesionistas, podría estar a punto de terminar. Según varias fuentes, ambos partidos habrían acordado elegir como nuevo presidente de la Generalitat a Jordi Sànchez, expresidente de la ANC, y actualmente en prisión. El pacto, que podría ser inminente, también contempla que se mantenga el control sobre los medios públicos.

Las negociaciones entre JxCat y ERC, que nunca se han roto del todo a pesar de haber pasado por altibajos, han alcanzado un punto de acuerdo este lunes. Ambos partidos han pactado repartirse el control sobre los medios de comunicación públicos, y, aunque públicamente lo han negado, también hay acuerdo respecto del nombre de Jordi Sànchez, de 53 años, como candidato a la presidencia de la Generalitat. Sànchez es diputado por JxCat, y, tras años vinculado con movimientos independentistas, como la Crida a la Solidaritat, fue elegido en 2015 como nuevo presidente de la Asamblea Nacional Catalana, sustituyendo a Carme Forcadell.

Sin embargo, la candidatura de Sànchez tiene un escollo importante, el hecho de que esté en prisión desde el 16 de octubre de 2017 por un supuesto delito de sedición que obligaría a que el Tribunal Supremo autorizase su salida de la cárcel para poder presentarse a la investidura. A pesar de que exista un antecedente, el de Juan Carlos Yoldi, candidato de Batasuna a lehendakari en 1987 que estaba en prisión por pertenencia a ETA, y al que el Supremo permitió presentarse a su investidura, no es seguro que el tribunal siga esta política con Sànchez. Si el Supremo no permite a Jordi Sànchez presentarse a la investidura, los independentistas elegirían a Jordi Turull, que también se enfrenta a un caso de rebelión contra él.

Acto para reconocer la legitimidad de Puigdemont

La elección de Jordi Sànchez como candidato implica que la posibilidad de que Carles Puigdemont se vuelva a presentar a la presidencia de la Generalitat de Catalunya quede prácticamente descartada. Hasta el último momento, los independentistas han intentado hacer posible que el expresidente vuelva a España para poder someterse a la investidura, pero la amenaza de detención que pende sobre el líder independentista fugado ha acabado por frustrar el intento de los secesionistas para forzar la elección de Puigdemont, que permanecerá en Bruselas.

Sin embargo, los partidos independentistas han acordado una fórmula que permitirá reconocer a Carles Puigdemont como presidente legítimo de la Generalitat en el exilio. Los secesionistas han pactado la formación de un gobierno catalán en el exilio, que recibirá el nombre de Consell de la República, y que estará presidido por Carles Puigdemont, que será investido simbólicamente en Bélgica. Los independentistas están trabajando para que la designación de Puigdemont como presidente de la Generalitat en el exilio no tenga efectos legales que puedan ser recurridos por el Gobierno ante el Tribunal Supremo.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios