Madrid, 8 de marzo de 2018

by AIDA LORENTE ALTABLE

 

ESPAÑA SE VISTE DE MORADO Y GRITA MAS FUERTE QUE NUNCA

 La huelga general feminista convocada con motivo del Día Internacional de la Mujer se convirtió en una multitudinaria manifestación que recorrió las calles de decenas de ciudades españolas, y unió a miles de personas de diferentes nacionalidades, edades y sexos, pero que compartían una insignia característica, el color morado en labios, mejillas y pañuelos para visibilizar la lucha por la igualdad.

El motivo de la convocatoria, que pasará a la historia como una de las más secundadas por la ciudadanía española, ha sido la reivindicación por los derechos de la mujer, en busca de romper la brecha salarial, los techos de cristal y otras diferencias de género en el mundo laboral, y también terminar con la violencia de género, que el año pasado costó la vida a 55 mujeres en España. La manifestación más multitudinaria fue la de la capital, donde más de medio millón de personas salió para llenar las principales arterias de la ciudad portando emblemas reivindicativos como “No son muertes, son asesinatos”, o “No estamos todas, faltan las asesinadas”.

Una de las participantes en la manifestación (FOTO: Aida Lorente)

Después de un día de huelga que los sindicatos mayoritarios calificaron como un éxito, pues más de 5 millones de mujeres en toda España se unieron a esta reivindicación, la organización había previsto multitudinarias marchas en las principales ciudades del país. En Madrid, la marcha se inició en Atocha, y llegó hasta Plaza de España. Sin embargo, la enorme cantidad de personas que se manifestaron provocó que fuese difícil avanzar en el recorrido, en un ambiente festivo en el que participaron tanto mujeres como hombres de todas las edades.

Presencia de políticos en la manifestación

Además de la ciudadanía, varios representantes de partidos políticos participaron en la manifestación, como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, o Irene Montero, portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, que decidieron mostrar su repulsa por la precaria situación en la que conviven las mujeres en muchos sectores de la sociedad “tanto española como de fuera”, y solidarizarse con las reivindicaciones feministas. Ambas formaciones han apoyado desde hace varias semanas esta huelga.

Pedro Sánchez aseguró que “mañana hay que seguir con la lucha”, y reivindicó una ley de igualdad laboral, una iniciativa propuesta por su partido, que el secretario general socialista definió como muy importante y transformadora, y que busca poner fin a la brecha salarial que sufren las mujeres. El secretario general también predijo que, después del 8 de marzo, nada sería igual. “Estamos ante un momento histórico de la sociedad española, y que ha sido liderado por las mujeres de este país. Esto demuestra lo vibrante y la calidad de nuestro sistema democrático” sentenció Sánchez.  

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios