TODO LO QUE QUISISTE SABER SOBRE LA BOLSA Y NO TE ATREVISTE A PREGUNTAR

by Miguel López García, Asesor Financiero de Capitalia Familiar EAFI.

La inmensa mayoría sabría dar una vaga definición, pero pocos conocerán en detalle el funcionamiento de la bolsa, su papel en la economía o incluso el origen de su nombre. 

 EL término "bolsa" nace en la ciudad belga de Brujas en los siglos XIII y XIV. Allí, los miembros de una adinerada familia, los Van Der Büerse, cerraban importantes acuerdos comerciales en su casa, que poco a poco se popularizó como "la casa de los de la bolsa".

Posteriormente en Amberes en 1460 y más tarde en otros importantes núcleos comerciales, se fundaron centros de comercio en los que se cotizaban objetos de valor, pero no fue hasta 1602, cuando la Compañía Holandesa de las Indias Orientales promovió la Bolsa de Ámsterdam para que sus acciones y bonos comenzaran a cotizar, con el objetivo de financiar sus exploraciones y su crecimiento. Es por ello que la Bolsa de Ámsterdam se considera como la más antigua del mundo.

La bolsa por tanto nace con el objetivo de dar respuestas a las necesidades de las empresas, obtener financiación y visibilidad; y a la de los inversores de tener una mayor seguridad y facilidad para participar en nuevos negocios.

Pero la bolsa no deja de ser un mercado en el que, al igual que en un centro comercial o en un mercado de barrio, se ponen en contacto compradores con vendedores, con la particularidad de que en la bolsa de valores se compran y venden activos financieros, tales como acciones o bonos, en lugar de frutas o utensilios del hogar. La oferta y la demanda de acciones de una compañía determinan su precio al igual que en un mercado tradicional. Así, de la misma manera que en Navidad los precios del marisco suben porque muchas personas van a demandarlos para las fiestas, el precio de las acciones de una compañía aumenta si los participantes del mercado se lanzan a comprar ante las expectativas de que su negocio va a mejorar. Es precisamente el hecho de que existan muchos participantes en el mercado, y no sólo dos como ocurre en las transacciones privadas, lo que le otorga liquidez, que no es otra cosa que la facilidad para cualquier inversor de entrar o salir del mercado cuando lo estime oportuno. Para que se entienda mejor, si se compran acciones de Telefónica, cuando se necesite el dinero se pueden vender y transformar en dinero, sin embargo, si lo que se quiere vender es una vivienda se necesitará de un tiempo imposible de estimar para monetarizar (convertir en dinero) dicho activo. 

Todo lo anterior hace que los recursos se asignen de manera más eficiente, dado que las mejores compañías verán cómo sus esfuerzos se traducen en una subida de sus acciones, se benefician de que otros inversores quieran participar del negocio y abaratan su financiación. Para que se entienda, un alto cargo de una gran empresa con un elevado sueldo tendrá muchas más facilidades para obtener un préstamo, para comprar una vivienda, que un trabajador temporal con baja remuneración.

En la bolsa puede negociarse cualquier tipo de activo financiero: renta variable (acciones de las compañías), renta fija (bonos, obligaciones o papel comercial de empresas, cotizadas o no, organismos públicos o países), divisas (euros, dólares, yenes, etc.), materias primas (petróleo, metales, productos agrícolas, etc.) y derivados financieros (futuros y opciones). Prácticamente cualquier cosa que se imagine cotiza en los mercados de valores.

Las bolsas de valores comenzaron siendo un lugar físico en el que se realizaban los acuerdos de compra/venta, pero en los últimos años han ido migrando hacia mercados virtuales organizados en los que se garantiza la seguridad en las transacciones tanto para compradores como vendedores.

El desarrollo de las bolsas hace imposible concebir el capitalismo sin ellas. Es cierto que queda mucho por mejorar en lo que se refiere a los efectos perniciosos y la manipulación del precio de los activos por los actores más poderosos del mercado, pero no hay que quedarse con lo negativo sino con todo lo positivo que han significado para las economías los mercados de valores.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios