ESTUPEFACCIÓN EN EL PP ANTE EL BAJO NIVEL DE MOVILIZACIÓN DE SU MILITANCIA ANTE LAS PRIMARIAS

Madrid, 27 de junio de 2018

El Partido Popular (PP) cerró ayer el censo de participantes para su congreso extraordinario, que elegirá al final del mes de julio al sucesor de Mariano Rajoy, y la cifra ofrecida por la organización ha sorprendido enormemente a los miembros del partido. De los 869.535 afiliados que el PP oficialmente tiene, solamente 66.384, un 7,6% del total de la militancia, podrán votar en las primarias. La reacción de los candidatos fue dispar, entre la aceptación y la reivindicación de un cambio en las condiciones de participación en este fundamental proceso interno.

El símbolo del PP (FOTO: Twitter)

Los afiliados que quisieran participar en estas elecciones primarias debían cumplir una doble condición, manifestar su deseo de votar y estar al día con el pago de las cuotas, lo que, en la práctica, significaba abonar únicamente 20 euros. Finalmente, el censo se ha cerrado, y ha dejado al descubierto la desmovilización de las bases ante este congreso. La cifra del 7,6% resulta todavía más preocupante para el PP si se compara con los datos de participación de las primarias que el PSOE celebró el año pasado para la elección de su secretario general, en las que votaron cerca de 150.000 militantes, el 79% del censo, y con los miembros de Podemos que participaron en la Asamblea Vistalegre II, 155.275, un 35% del total de los inscritos.

Tres de los candidatos mostraron su preocupación y su indignación por estos datos. Tanto José Ramón García Hernández como José Manuel García-Margallo pidieron cambios en el sistema de voto, mientras que Pablo Casado fue el más crítico, pidiendo que el plazo para inscribirse se ampliase hasta el 5 de julio, cuando se producirá la primera votación, y declarándose preocupado por lo visto. “Si ni siquiera nuestros militantes están ilusionados con participar en un congreso, malamente vamos a ilusionar a los votantes para que confíen en nuestros proyectos” declaró el candidato a la presidencia.

¿A quién beneficia la baja movilización?

La principal pregunta que se plantea es cuál de los seis candidatos sale más beneficiado por estos datos de movilización. En principio, la que más apoyos puede tener es María Dolores de Cospedal, a favor de la cual están las direcciones de los partidos de Madrid y Valencia, además de Castilla-La Mancha, cuya federación preside, y que ha aumentado en un 35% el número de inscritos desde el año pasado. Soraya Sáenz de Santamaría también tiene el apoyo de partidos regionales, como el PP andaluz, el castellano leonés o el cántabro. Quien podría quedar algo más descabalgado es Pablo Casado, que no tiene el apoyo de ninguna federación importante, pero que, según una encuesta, sería el candidato ganador de estas primarias, y por tanto, el próximo presidente del PP.

Quien no participará finalmente en estas primarias será José Luis Bayo, expresidente de Nuevas Generaciones del PP valenciano, puesto que la organización del congreso ha invalidado 42 de sus 100 avales debido a que estas personas no estaban al corriente de sus pagos. Tras conocer esta noticia, Bayo declaró que el proceso estaba viciado desde el inicio, y no renunció a emprender acciones legales al respecto. “Cercenan las posibilidades del afiliado: esto no deja en buen lugar al partido” acusó el ya excandidato.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios