LA EVAU EXTRAORDINARIA DE JULIO EMPIEZA SU ANDADURA EN RODAJE

by Felipe Manchón Campillo

Madrid, 4 de julio de 2018

Es la cita más temida por alumnos y profesores a medida que se acerca el final del ciclo escolar, y, sin embargo, cuando llega el día, la mayoría coinciden en que “no es para tanto”. Apenas un mes después de los exámenes ordinarios de la Evaluación para el Acceso a la Universidad (EvAU), los alumnos y alumnas que suspendieron, desean subir nota o no se presentaron en junio vuelven a estar convocados durante tres días para el último examen antes de empezar su carrera universitaria. La particularidad de este año es que por primera vez esta convocatoria se celebra en julio, y no en septiembre, como era habitual, un cambio que ha provocado reacciones enfrentadas y opiniones diferentes. Todos, sin embargo, coinciden en que se trata de un cambio importante, aunque difieren sobre la pertinencia y la preparación para estas pruebas.

Más de 6.000 alumnos y alumnas de la Comunidad de Madrid estaban convocados para hacer estos exámenes en las diversas universidades madrileñas, siendo la Universidad Complutense de Madrid (UCM) la que más estudiantes recibió. Los exámenes, divididos en tres días, mezclan las asignaturas troncales, como Lengua, Inglés o Historia, con las de especialidad, como Matemáticas o Latín, y finalizarán mañana, cerrando así oficialmente el curso de 2º de Bachillerato y empezando un largo verano.

La puesta en marcha de los exámenes de julio ha sido la última fase de la adopción del plan Bolonia, y persigue la racionalización del calendario universitario, con el objetivo de que las clases empiecen a primeros de septiembre. Cuando la convocatoria extraordinaria se celebraba en septiembre, muchas de las plazas de las diferentes carreras ya se habían terminado, y esto daba menos oportunidades a los alumnos y alumnas que hubieran suspendido sus exámenes ordinarios. La decisión fue anunciada el año pasado por el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael van Grieken. En los próximos años, se verá si este importante cambio favorece o no a los alumnos, los profesores y el conjunto de la universidad.

“Es más fácil ahora, habiéndose examinado en junio”

En los escalones de entrada de la Facultad de Odontología de la UCM, alumnos y alumnas que habían terminado sus primeros exámenes del día iban llegando para preparar la siguiente prueba, fumar, hablar por teléfono o comentar con sus compañeros cómo habían visto el examen. El clima general era de tranquilidad, tras la tensión que se había respirado durante los primeros compases de la prueba por la novedad del ambiente universitario y por el miedo al fracaso, y todos coincidían en señalar que preferían examinarse ahora que en septiembre.

Varios alumnos tras examinarse de la EvAU (FOTO: Felipe Manchón Campillo)

El motivo era que, al haber acabado recientemente el curso, la mayor parte de los contenidos de los que se examinaban estaban frescos, aunque también entraba en esta ecuación la tranquilidad de no tener que estudiar en verano. “Yo creo que es más positivo hacerlo ahora en julio, porque, aparte de ahorrarnos meses extra en verano, tenemos más reciente todo lo que hemos estado estudiando” ha declarado un joven a INFOACTUALIDAD. Otro chico mostraba su alegría por poder disfrutar el verano de sus 18 años sin la angustia de tener que examinarse en septiembre.

Sin embargo, la opinión no era unánime, ya que dos de las estudiantes coincidían en señalar que este ha sido un curso muy complicado, con muchos exámenes y con un ritmo frenético, y se quejaban de que no habían tenido tiempo para descansar física ni mentalmente. “Vienes de un curso que es muy duro, y luego llega la Selectividad. Es una barbaridad” resumía una de las jóvenes.

Diferencias de opinión sobre la dificultad de los exámenes

Al respecto de la dificultad de los exámenes de julio, no todos coincidían. Algunos de los alumnos señalaban que, para ellos, las pruebas habían sido más fáciles que en junio, y reconocían que aquella experiencia les había permitido acudir a los nuevos exámenes con más tranquilidad y seguridad, como declaraba uno de los estudiantes, que definía las pruebas como “asequibles”, y que señalaba su convencimiento de que el resultado sería favorable para ellos.

Otros, sin embargo, se quejaron de que los exámenes eran más difíciles que en junio, y que ello podría repercutir en los resultados finales. A este respecto, tampoco había una opinión unánime. Habida cuenta de que las estadísticas evidencian un descenso de las notas en la edición extraordinaria de la EvAU durante los últimos años, algunos estaban convencidos de que este dato se mantendría. Otras personas, en cambio, opinaban que el adelanto en las fechas repercutiría positivamente en las notas, al tener los contenidos más frescos.

Los docentes piden más medios

Uno de los exámenes de la EvAU (FOTO: Fernando Morales)

Como siempre, los alumnos y alumnas que debían examinarse han acudido a los centros universitarios donde se produciría la EvAU junto con algunos de sus profesores y profesoras. En manos de estos, ha estado el esfuerzo de preparación y motivación de los estudiantes, algunos de los cuales no consiguieron aprobar en la convocatoria ordinaria, para conseguir el mejor resultado posible en este examen.

Sin embargo, la opinión extendida entre los docentes es que faltan medios para preparar a los alumnos de cara al examen de julio. Una profesora del Instituto del Cardenal Cisneros que estaba acompañando a los estudiantes de este centro, en declaraciones a INFOACTUALIDAD, criticó lo que, para ella, ha sido una complicación organizativa, y dejó claro que, para ella, es muy difícil preparar en dos o tres semanas una asignatura que normalmente se tiene lista en tres meses.

“Yo creo que es muy poco tiempo para reaccionar y aprender de los errores que los alumnos hayan cometido en la convocatoria ordinaria, es todo demasiado precipitado, no les da tiempo a recuperarse ni emocionalmente ni a nivel de contenidos” lamentó la profesora, que mostró también su deseo de que se pueda dar marcha atrás en esta decisión o que, por lo menos, se pueda replantear el formato. “Es una medida que a nosotros nos parece muy contraproducente” sentenció la docente.

Sea como sea, el jueves los alumnos de 2º de Bachillerato que se hayan presentado a estos exámenes habrán terminado por fin esta parte de su ciclo educativo, e iniciarán uno nuevo. Lo que venga después, tanto si la convocatoria de julio resulta un éxito como si no, se dirimirá en el futuro.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios