MARÍA LUISA CARCEDO, NUEVA MINISTRA DE SANIDAD TRAS LA DIMISIÓN DE MONTÓN

Madrid, 11 de septiembre de 2018

María Luisa Carcedo, de 65 años, es la nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del Gobierno tras la dimisión de Carmen Montón, que ha tenido que renunciar a su puesto después de que “El Diario” publicase una serie de informaciones que apuntaban a que había obtenido un título de máster por la Universidad Rey Juan Carlos de manera fraudulenta. Carcedo, licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo y diplomada en Medicina de Empresa por la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, había sido nombrada el pasado 21 de junio para el puesto de Alta Comisionada para la Lucha contra la Pobreza Infantil, y ha ocupado diferentes puestos en el PSOE, siendo de la confianza del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El nombramiento de Carcedo ha sido anunciado por La Moncloa en un tuit que se ha publicado menos de una hora después de que Carmen Montón anunciase su dimisión como ministra de Sanidad. En una comparecencia en la sede del ministerio, la exministra ha desgranado las principales medidas de su corto mandato, entre las que destacan la recuperación de la sanidad universal, la extensión de la reproducción asistida a mujeres solas y lesbianas, y la puesta en marcha de un protocolo de protección del menor, y ha pasado de puntillas por el escándalo de su máster, insistiendo en que había dado desde el primer momento toda la información solicitada, y reafirmándose en que no había cometido ninguna irregularidad. “Los españoles y las españolas tienen un magnífico presidente del Gobierno – señaló Montón – y para que esta situación no influya, le he comunicado mi dimisión”.

El cerco sobre la ya exministra se había ido estrechando con el paso de las horas a medida que las noticias sobre su supuesto máster fraudulento iban conociéndose. La última noticia, publicada en exclusiva por La Sexta, señalaba que el trabajo de fin de máster de Carmen Montón contenía numerosos pasajes copiados de artículos académicos publicados en Internet. Esta información ha sido la que finalmente ha forzado la renuncia de la ministra, a pesar de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había reafirmado su apoyo a Montón, asegurando que estaba haciendo un gran trabajo, y que lo seguiría haciendo mucho tiempo, destacando los logros de esta etapa. Sin embargo, la presión ha sido demasiado fuerte, y Carmen Montón se ha convertido en la segunda ministra del Gobierno de Sánchez en dimitir en poco más de 100 días.

Las notas de la ministra fueron manipuladas

La primera noticia al respecto del máster de la ministra de Sanidad publicada hoy informaba de que sus notas fueron cambiadas en noviembre, cuatro meses después de la finalización del curso. Las actas, cerradas y publicadas el 13 de julio de 2011, muestran que una de las asignaturas que Montón debió cursar estaba calificada con un “No presentado”. Sin embargo, el 25 de noviembre, el acta se modificó y empezó a constatar en ella un “Aprobado”.

Este detalle es importante, pues, en el caso de no haber aprobado todas las asignaturas en junio, Carmen Montón no podría haber realizado su TFM, ya que la normativa vigente, reflejada en el punto 8.2 del Reglamento sobre Trabajo de Fin de Máster de la URJC, señala “Para poder realizar la defensa del Trabajo Fin de Máster el alumno tendrá que haber superado el resto de las asignaturas del Máster, para lo que deberá entregar la justificación correspondiente”.

La universidad, por su parte, emitió en su portal web un comunicado en el que aseguró que la institución investiga el caso del máster de Estudios Interdisciplinares de Género del Instituto de Derecho Público desde el pasado mes de junio. En cuanto al caso de la ministra de Sanidad, expusieron que “se está revisando su expediente asignatura por asignatura para enmarcar en qué contexto se han producido los cambios de notas que ha constatado la inspección” con la finalidad de tomar las medidas oportunas en el marco de este máster.

Una dimisión en tiempo récord

La renuncia de Carmen Montón se ha producido menos de 48 horas después de que “El Diario” publicase que la exministra de Sanidad tenía un título de máster plagado de irregularidades, referidas a supuestas convalidaciones que no respetaron el procedimiento legal y al hecho de que habría cursado de manera online un máster que era presencial. Montón reaccionó rápidamente, convocando una rueda de prensa en la que expuso su versión, diferente a la manifestada la semana anterior a Ignacio Escolar, director de “El Diario”, cuando se reunió con él a este respecto. Sin embargo, sus explicaciones no fueron suficientes, y la crisis no se cerró.

La oposición reaccionó pidiendo la comparecencia de Montón en el Congreso de los Diputados para explicarse sobre su máster. La formación que menos insistió fue el Partido Popular, envuelto en un caso parecido con su presidente, Pablo Casado, que podría ser imputado próximamente por el Tribunal Supremo por irregularidades con un máster en la URJC. “El País” informaba de que en Génova 13 el peor escenario era el de la dimisión de la ministra, ya que, de esta manera, la presión sobre Casado para que renunciase se incrementaría. En las últimas horas, el PP ha insistido en establecer las diferencias en ambos casos, y en señalar que en ningún caso Casado dimitirá, incluso si es imputado por el Supremo.

La presión interna sobre Pedro Sánchez para que prescindiese de Montón se incrementaba, como informó “El Diario”. En el Gobierno y el PSOE, eran conscientes de que una renuncia de la ministra les permitiría mantener el discurso de integridad y ejemplaridad, y les volvería a colocar en una posición de fuerza respecto del PP en el caso del máster de Casado. Sin embargo, el presidente no parecía demasiado abierto a prescindir de Montón, una de las dirigentes socialistas que se mantuvo fiel a él durante la crisis interna del partido que acabó con su destitución como secretario general, y así lo manifestó tras la sesión de control al Gobierno en el Senado. Pese al apoyo sin fisuras de Sánchez, que permitía anticipar que la estrategia gubernamental pasaría por defender a Montón, la ministra finalmente cedió, y anunció su dimisión.

Con esta renuncia y el rápido nombramiento de María Luisa Carcedo, el Gobierno espera cerrar lo antes posible esta crisis, la segunda en apenas 100 días, después de la de Màxim Huerta, que tuvo que dimitir como ministro de Cultura después de que se publicase que había sido multado por Hacienda por irregularidades en su declaración de la renta. Al contrario que la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, que dimitió más de un mes después de que se publicasen las primeras noticias sobre su máster en la URJC, Carmen Montón ha dejado de ser ministra menos de dos días después de que saltase la polémica.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios