EL SUPREMO CONFIRMA LA CONDENA A RATO POR LAS TARJETAS BLACK

by Nerea San Miguel

Madrid, 3 de octubre de 2018

El Tribunal Supremo ha ratificado la pena de cuatro años y medio impuesta a Rodrigo Rato, expresidente de Caja Madrid y Bankia, y las de 63 exdirectivos y exconsejeros de la entidad financiera, por la Audiencia Nacional, que les había condenado por el delito de apropiación indebida en el caso de las llamadas “tarjetas black”. El alto tribunal señala que los condenados dispusieron “a su antojo” del dinero de la caja. La condena implica, en un principio, el ingreso en los próximos días de Rodrigo Rato en prisión, aunque la Audiencia Nacional todavía tiene que ejecutar la sentencia dictada por el Supremo.

La Audiencia Nacional dictó el pasado 23 de febrero de 2017 la resolución que ahora confirma la sentencia del Tribunal Supremo, en la que daba por acreditado el gasto de más de 12,5 millones de euros entre los años 2003 y 2012, además del uso personal de estas tarjetas que causaron la quiebra del patrimonio de la caja extinta, y que se utilizaron, a pesar del conocimiento de todos sus propietarios de que se trataba de una práctica ilegal. Miguel Blesa, que fue presidente de Caja Madrid entre 1996 y 2009, y que falleció en julio de 2017, y Rodrigo Rato han recibido las sentencias más elevadas. El Supremo determinó que la responsabilidad penal queda extinta tras su muerte, pero permanece la acción civil, de la que ahora se deben encarar sus herederos. 

Las penas varían ahora para algunos condenados, al estimar el Supremo la atenuante de reparación del daño, por la cual tendrán que devolver el dinero que extrajeron de las cajas. Según los magistrados del Tribunal Supremo, la Fiscalía y la doctrina jurisprudencial, la calificación de atenuante que se aplica debe ser igual para todos los que han entregado cantidades detraídas, ya que la Audiencia Nacional no precisó nada sobre la cuantía de aquellos que la consignaron en el juzgado como fianza para atender responsabilidades pecuniarias derivadas de la sentencia.

Rato amplió este sistema cuando presidía Bankia

A quien se le ha aplicado atenuante muy cualificado de reparación del daño es al ex directivo de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez-Barcoj, a quien la Sala ha rebajado la pena de dos años y medio de prisión a un año menos un día, por cometer únicamente un delito continuado de apropiación indebida. El Supremo entiende que se le debe condenar solamente por un delito y no por dos, tal y como dictó la Audiencia Nacional. 

El Alto Tribunal ha considerado que desde 1988 altos cargos de Caja Madrid y posteriormente de Bankia fueron los que planificaron este sistema de tarjetas y las puso en funcionamiento opaco para el uso de los presidentes y de algunos órganos del consejo de administración y comisión de control, pero fue Rodrigo Rato, según ha señalado la sala quien al llegar al poder amplió este sistema “pervertido desde su origen” con el reparto de estas tarjetas por sus directivos.

Las tarjetas tenían límites de disponibilidad mensuales y anuales a cargo de una cuenta de la entidad, lo que ha considerado la sala que era el único control que había sobre ellas, pues a los titulares de las “black” no se les pedía ningún tipo de justificación del gasto, y estas cantidades no se encuentran reflejadas en los contratos con la entidad, ni formaba parte de las retribuciones pactadas cuando se trataba de directivos, ni de las dietas autorizadas para quienes pertenecían a los órganos de gobierno. Tampoco aparecían en las declaraciones de los impuestos individuales de cada uno de ellos ni en las certificaciones de haberes.

Crearon y distribuyeron las tarjetas a sabiendas de que era un delito

La sentencia, que ha sido presentada por el magistrado Miguel Colmenero, refleja que las penas varían dependiendo del papel que ejercieran, y distingue entre autores y cooperadores. Por un lado, los presidentes ejecutivos son los autores del delito de apropiación indebida, puesto que a sabiendas del delito que cometían pusieron en marcha estas tarjetas y mantuvieron el sistema ilícito. “Actuaron con dolo, ya que sabían que, mediante el uso de la tarjeta disponían a su antojo y sin control alguno, del dinero de la Caja para lo que considerasen oportuno” aseguraba el Alto Tribunal.

Blesa pagó 436.688,42 euros, según los hechos relatados en la resolución de la Audiencia Nacional, con las famosas “Black”, entre los gastos se registran 6.000 euros en una joyería, 13.148 euros en Viajes El Corte Inglés, 3.200 en vinos o 1.000 euros en una heladería. Rodrigo Rato por su parte gastó un total de 99.054,59 euros, entre los gastos encontramos 3.600 en alcohol, 2.500 en arte, 2.172 en discotecas.

Los directivos, por su parte, han sido juzgados como cooperadores en el mismo delito de apropiación indebida, y sus penas, aunque menores, también son sentenciadas como delito, ya que como explica la sentencia, nadie les obligaba a usarlas, pero al entregárselas el autor de los hechos las reciben y utilizan en su propio beneficio. El delito no se encontraba en recibirlas, pero sí en utilizarlas.

La aplicación de la atenuante de reparación del daño provoca que las condenas de Ildefonso Sánchez-Barcoj, de Antonio Cámara, exmiembro de la Comisión de Control de Caja Madrid, y de Francisco José Moure, exconsejero de la caja, estén por debajo de dos años de prisión. Ahora será la Audiencia Nacional quien debe ejecutar la sentencia que ha confirmado el Tribunal Supremo, y la encargada de meter a su mayor culpable, Rodrigo Rato, en la cárcel durante los próximos días.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios