HACIENDA REBAJARÁ EL IVA EN PRODUCTOS DE HIGIENE FEMENINA HASTA EL 4%

Madrid, 4 de octubre de 2018

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confirmaba este jueves las nuevas medidas que quiere aprobar el Gobierno en noviembre o incluso antes. El anuncio más importante es la reducción del IVA en los productos de higiene personal femenina del 10% actual a un 4%. Asimismo, también se ha propuesto introducir un impuesto a las transacciones financieras, poner en marcha una ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal y desarrollar un tratamiento fiscal adecuado para la economía colaborativa, lo que puede llevar a gravar en un 3% a plataformas de sectores de alojamiento o transporte, entre las cuales se encuentran empresas como Aibnb, Cabify o Uber.

Esta medida, que había sido reivindicada por colectivos feministas, prevé que el actual tipo impositivo a los productos de higiene personal femenina, que se encuentra fijado en el 10%, descienda a un tipo súper reducido del 4%, pues, como aseguraba la ministra, la fiscalidad actual es totalmente discriminatoria en este sentido. Este anuncio se ha producido durante la comparecencia de la ministra ante la Comisión de Hacienda del Senado, en la que ha explicado los planes generales de su departamento, y ha confirmado que están trabajando en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, con el objetivo de que sean “más sociales, igualitarios y redistribuidos”, para lo que contarán con una cantidad que permitirá el desarrollo de políticas que favorezcan una recuperación económica más justas para todos los ciudadanos.

La ministra de Hacienda ha anunciado también que, debido al nuevo impuesto de las grandes tecnológicas, conocido como “tasa Google”, se incrementaría en un 3% el IVA en determinados tipos de actividades, por lo que irá destinado a compañías con una facturación mundial superior a los 750 millones de euros o 3 millones en España. Las compañías que de esta manera se verán afectadas son en su mayoría plataformas de negocio de compra, hostelería o transporte, como son las grandes tecnológicas de Amazon, Aribnb, Cabify, Glovo o Uber.

“Hay plataformas dedicadas a este servicio que generan miles de millones y no tributan de manera adecuada”

Este nuevo impuesto a los servicios digitales unido al nuevo gravamen a las transacciones financieras no se incluirá en los presupuestos de 2019, ha informado la ministra, y tendrán que ser aprobados mediante una proposición de ley, cuya tramitación comenzará o antes o a la par que los proyectos de presupuestos. “Hay plataformas dedicadas a este servicio que generan miles de millones y no tributan de manera adecuada, porque la disparidad actual no reconoce este tipo de actividad y entran en competencia desleal con sectores tradicionales” denunciaba Montero.

 

Una de las mayores apuestas que ha proclamado la titular de Hacienda durante su comparecencia ha sido la de redefinir la fiscalidad, defendiendo que “paguen más los que más tienen y que reciban más los que más necesitaban en términos de salud, educación o de ayudas al alquiler”. Montero ha asegurado que esta medida no afectará de ninguna manera ni a la clase media ni a la clase trabajadora. Esto se debe a que el IRPF se aplicará a rentas superiores a 140.000 o 150.000 euros, es decir, para aquellos que ganen más de 10.000 euros al mes, y el sueldo más frecuente en España se encuentra en torno a 16.497 euros anuales, menos de 1.000 euros al mes.

“Es alarmante que pequeñas empresas que no facturan ni 8 millones al año paguen más que las grandes”

Por otro lado, Montero anunció que están trabajando en sacar un tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades para las grandes corporaciones, para evitar que estas se beneficien de las bonificaciones y exenciones que provocan que paguen menos impuestos. Para la ministra, es alarmante que empresas que facturan menos de 8 millones de euros paguen más que los que se sitúan bastante por encima de ese nivel, según indica el último boletín recaudatorio.

Por este motivo se está negociando bajar dos puntos el tipo que pagan las pequeñas y medianas empresas que logran facturar menos de un millón de euros al año por el impuesto de Sociedades, pasando de un 25% al 23%.

La ministra Montero ha criticado también el retraso que sufre la Unión Europea, en el sentido de no contar con una fiscalidad común ni con la creación de un espacio único europeo en el que haya figuras fiscales “homologables”, pero a pesar de ello afirma que la Comisión Europea trabaja intensamente en propuestas como que las compañías digitales declaren y graven sus beneficios en los sectores donde su negocio alcance un volumen determinado. Según la ministra socialista se barajan distintas opciones, pero afirma que el impuesto de transacciones financieras se constituirá en línea con el de Europa.

La fiscalidad verde será otro de los puntos fuertes de las próximas medidas gubernamentales, pues el ejecutivo socialista ha preparado un paquete de medidas en el que se encuentra trabajando el nuevo Ministerio de Transición Ecológica, elaborando una nueva ley que reduzca el diferencial que tributa entre la gasolina y el diésel, para subir el gravamen del gasóleo, pero sin que esta medida afecta a transportistas y autónomos.

Asimismo, Montero informó sobre el proyecto de ley de prevención y lucha contra el fraude del Gobierno, asegurando que, con esta propuesta, se conseguiría proteger de manera más eficaz el Estado de bienestar. Para ello, una de las primeras medidas será simplificar las complejas estructuras fiscales para facilitar el trabajo de los inspectores de Hacienda a la hora de detectar fraudes y contribuir a que la Agencia Tributaria cuente con los instrumentos necesarios para que se cumpla la ley.

La última medida que ha anunciado la ministra ha sido que publicarán una lista de morosos en colaboración con Hacienda, y en la que incluirán a los responsables solidarios y colaboradores para saber que personas se encuentran en la sombra de compañías que no cumplen con sus obligaciones fiscales.

Toda esta serie de cambios tributarios se debe a la diferencia de 8 puntos en recaudación tributaria que refleja España con respecto a otros países del entorno. “Hay que aspirar a una fiscalidad que supere la diferencia de ingresos, y estar en las mejores cotas del desarrollo del Estado de Bienestar”, ha querido destacar la ministra, que ve totalmente justificadas estas medidas, pero asegura que ninguna supondrá una “carga añadida” para el ciudadano medio.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios