LA AUTOPSIA REVELA QUE LAURA LUELMO SUFRIÓ UNA AGRESIÓN SEXUAL

Madrid, 19 de diciembre de 2018

Los resultados de la autopsia definitiva realizada a Laura Luelmo confirman que la profesora de 26 años sí sufrió una agresión por parte de Bernado Montoya, el vecino de Luelmo, detenido antes de ayer por ser el principal sospechoso del asesinato de la joven maestra, y quien ayer confesó ser el autor de la muerte de la zamorana. En su declaración, Montoya aseguró haberla dejado con vida el día 12 de diciembre en la zona dónde fue encontrada. También confesó haber tratado de violarla aunque “no lo consiguió”.

Asimismo, la Guardia Civil encontró, durante la inspección del domicilio del autor confeso, en una manta restos de sangre de Laura y restos biológicos en el coche con el que Montoya trasladó a la víctima al lugar dónde fue encontrada. Tal y como apuntaba la autopsia preliminar, la definitiva dictamina que Laura falleció por un golpe en la cabeza dos o tres días después de haber desaparecido.

MONTOYA, EL ASESINO DE LAURA LUELMO

Montoya admitió ser el responsable de la muerte de Laura después de haber sido interrogado durante horas en el cuartel de la Guardia Civil de Valverde del Camino, lugar al que fue trasladado tras haber sido detenido el martes. En un primer momento, tal y como expone el diario El País, Montoya emitió declaraciones falsas y contradictorias con la finalidad de sortear la culpabilidad del asesinato. Sin embargo, tras ser trasladado a las 2:20 de la madrugada a dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva y ser interrogado en profundidad por agentes de la UCO, Bernardo Montoya confesó ser el autor del crimen, así lo confirmaron fuentes de la investigación.

 

TENDIÓ UNA TRAMPA A LAURA

El periodista y criminólogo, Nacho Abad fue conocedor de la declaración de Montoya, y ayer a primera hora de la mañana la hizo pública en el programa de televisión Espejo Público. Según la confesión del detenido, la tarde del miércoles 12 de diciembre, fecha en la que la joven desapareció, sobre las 17:30h de la tarde Laura salió de su casa y le preguntó a su vecino si conocía un supermercado cercano en el pueblo al que poder ir para hacer la compra. Montoya, le dijo que sí y le tendió una trampa, le dio a la joven maestra zamorana una dirección falsa a la que dirigirse, donde Montoya le estaría esperando.

Declaración de Bernardo Montoya: "La chica salió de su casa y se me acercó a preguntarme algo. Yo estaba sentado en una silla en la puerta de la mía que están frente a frente. Ella me dijo: "Hola vecino, oye ¿sabrías de algún supermercado por aquí?, es que soy nueva". Yo le respondí, claro mujer y le di una dirección. La engañé porque la mandé a un callejón sin salida donde no había supermercado ni nada. En cuanto se alejó un poco yo corrí a por mi coche. Me monté y dando un rodeo llegué primero al callejón. Allí esperé a que llegara, cuando la chica apareció en el callejón sin salida, se quedó como sorprendida y me preguntó: ¿Qué haces aquí?, y mirando hacia los lados dijo: ¿Y dónde está el supermercado? Entonces sin decir palabra, la agarré y golpeé con violencia su cabeza contra el maletero de mi coche. Quedó inconsciente en el suelo. Tenía una cuerda en el vehículo y aproveché un trozo para atarle las manos a la espalda. La metí en el maletero del coche y la envolví en una manta con el propósito de agredirla sexualmente después. Conduje hasta el lugar donde la encontraron. Al llegar, la desnudé de cintura para abajo y traté de violarla, pero a pesar de que ella estaba inconsciente no lo conseguí. Lo intenté pero nada. Juro que al final no la agredí sexualmente. Luego me asusté. La saqué del coche y la trasladé como pude hasta la zona de jaras y me fui corriendo, pero juro que cuando yo la dejé allí ella todavía estaba viva".

Ahora la investigación se centra en esclarecer la muerte de Laura Luelmo, pues tal y como muestran los primeros resultados de su autopsia, la joven murió de un golpe en la cabeza dos o tres días después de desaparecer, es decir, los días 14 o 15 de diciembre y, sin embargo, Montoya en su declaración aseguraba haberla dejado con vida el día 12 de diciembre en la zona dónde fue encontrada. Ahora el dilema es conocido, la autopsia definitiva apunta que fue sufrió una agresión sexual y que murió por un golpe en la cabeza.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios