OPINIÓN: SEPARATISMO DESDE LA BASE

by Carlos Ibarra G.

Madrid, 27 de noviembre de 2019

El 1 de octubre de 2017 supuso una fragmentación importante para este país. El referéndum ilegal celebrado en Cataluña aquel día es, quizás, la situación más importante del separatismo entre la ciudadanía en esta porción de tierra. Ahora bien, si miramos a nuestro alrededor todos los días, los españoles y las españolas vivimos en continuo separatismo.

opinion separatismo

Fuente: iStock

Soy amante de la gastronomía nacional e internacional, pero de vez en cuando, me paso por alguna franquicia norteamericana a tomarme una hamburguesa. Lo increíble viene cuando terminan de atenderte, coges tu bandeja y haces una observación periférica de la sala. Todas las mesas ocupadas, y en muchas de ellas una única persona. Esto pasa porque no nos gusta compartir nuestro espacio cercano con alguien que no conocemos, porque tendemos a pensar mal. Un claro ejemplo de que a esta sociedad le cuesta convivir, acercarse y ser generosa.

Dejando el tema gastronómico, me sitúo en el metro de Madrid. Además, de amante de las gastronomía, soy consumidor de metro de lunes a viernes. Parado en el andén, espero mi turno para entrar al vagón escogido. El tema de sentarme no es mi preocupación, pero hay gente que se amontona en la puerta, impaciente, sin dejar salir a las personas que salen, para escoger su sitio. En horas puntas, la gente se sienta donde sea, pero en horas libres, la gran mayoría se sienta en los extremos de los bancos formados por cuatro asientos. Los asientos centrales nunca van ocupados. Un caso más demuestra que nuestro espacio no se toca y queremos la comodidad por encima de todo.

Recuerdo mi viaje a Varsovia hace 5 años y me hizo reflexionar acerca de esta cuestión. El ciudadano polaco comparte su espacio con el resto de personas que comparten en ese momento actividad. Es generoso, convive y socializa.

Sinceramente, no me sorprende esta serie de situaciones, no me sorprende el asunto catalán, ellos y ellas reclaman su espacio y su comodidad, como las personas que toman hamburguesas en una sala y como las personas que toman el metro a diario. Habría que mirarse primero a uno mismo y sus comportamientos para entender un poco cómo funciona el mundo y sus circunstancias.

Separatismo, ¿por qué no me sorprende?

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios