POLO VALLEJO: “ÁFRICA ES EL FUTURO”

“África es el futuro”. Así lo sentenció el etnomusicólogo Polo Vallejo, en la presentación de su último libro Acaba cuando llego, en el Círculo de Bellas Artes el pasado 12 de diciembre, donde refuerza esta teoría. El pedagogo y compositor advirtió que en muchas regiones africanas existen “músicas y culturas pendientes de explotar”.

Vallejo en África. Fotografía del libro de Vallejo. Cedida por el autor

Tanzania y Senegal son los países donde ha desarrollado proyectos a lo largo de su carrera. El primero ha contado con su presencia durante veinte años (1995-2015), en los que se ha implicado cotidianamente con la comunidad que da base al libro, la de los wagogo. Vallejo afirmó que su trabajo en África le ha cambiado la vida: "Te implicas a muchos niveles. Cambia tu vida totalmente, profesionalmente y personalmente”.

Desde hace muchos años se ha consolidado como un gran experto, en nuestro país y otros, de las músicas del África negra. Él mismo reconoce que le apasiona este continente desde pequeño y siempre ha sentido la necesidad de conocerlo profundamente. "Me di cuenta de que sus músicas eran hermosísimas, fue un impacto inmediato y el siguiente paso fue ir allí en 1995", explicó.

EL ÉXITO DE SU OBRA

Acaba cuando llego fue galardonado con el Premio Nacional al Libro Mejor Editado en 2016, dentro de la categoría Libros de Arte del Ministerio de Cultura, Educación y Deporte. La obra recoge la experiencia del autor como investigador a lo largo de veinte años de trabajo en Nzali (Tanzania), donde habita la tribu de los wagogo. El título procede de las conversaciones que mantuvo con uno de los vernáculos. El libro consta de pequeñas historias, reflexiones y pensamientos fruto de sus cuadernos de campo. A su vez, le acompañan las imágenes en blanco y negro de la fotógrafa Carmen Ballvé, la cual alegó que el trabajo ha sido un privilegio, pero es un reto hoy en día: “no ha sido fácil, no hubiera sido posible sin la ayuda de muchos colaboradores”.

Según Óscar Esquivias, escritor y prologuista del libro: “el encanto del libro no está en su valor ficticio o retórico sino más bien en el aventurero y documental”. Además, las fotografías que aparecen en la obra de los africanos y su entorno se alejan de los tópicos, al presentarse llenas de belleza, dignidad y fuerza.

LA MÚSICA, SIGNO DE IDENTIDAD

Esta cultura se caracteriza, entre otras, porque la música es un signo de identidad tan importante como la lengua o las creencias. A diferencia de la música que conocemos, la africana es emergente, es decir, no tiene principio ni final formal. La música de los wagogo transmite vitalidad: “es un reflejo del alma de toda una comunidad”, destacÓ Vallejo.                                                

Todos los ponentes coincidieron en que “lleva su tiempo conocer los códigos y costumbres de los habitantes”. Los wagogo también residen en poblados de Namibia y el sur de Etiopía. Sin embargo, se trata de una generación que de edad muy avanzada que ya está desapareciendo. Prueba de esto es que una anciana que posaba con ilusión para Ballvé falleció al día siguiente de ser fotografiada. También el jefe de la tribu, que intervino hace un año en el Círculo de Bellas Artes, murió hace apenas un mes.

Polo Vallejo. Foto del libro cedida por el autor.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios