ENCUENTRAN UN SIMIO DESCONOCIDO EN UNA TUMBA DE LA REALEZA DE LA ANTIGUA CHINA

by EL MUNDO

EL MUNDO http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2018/06/21/5b2bd240e2704e91a58b45ee.html

Los restos de una nueva especie extinta de gibón se enterraron en la tumba familiar del primer emperador

Cráneo de 'Junzi imperialis', la nueva especie extinta de gibón. SAMUEL TURVEY

Hace más de 2.000 años, en la antigua China feudal, los nobles convivían con animales exóticos que se capturaban en los extensos bosques del país. Las aves de bello plumaje eran muy admiradas y algunas de estas mascotas, como los monos, gozaban de un alto estatus entre sus amos. Algunos se enterraron con ellos en mausoleos extraordinarios como acompañantes de la eternidad. Tal es el caso de la Reina Madre Xia, abuela del emperador Qin Shi Huang, quien construyó la Gran Muralla y descansa rodeado de 8.000 guerreros de terracota.

A Lady Xia no la acompañó un ejército, pero en su tumba se han encontrado una docena de caballos y, entre otros animales, un simio que ha resultado ser de un género y de una especie nueva para la cienciaJunzi imperialis, como lo han llamado los paleontólogos que lo han estudiado, es un gibón que fue enterrado hace por lo menos 2.200 años y del que en la actualidad no existe ya ningún ejemplar, por lo que se considera que se ha extinguido. Y esta sería, entonces, la primera extinción documentada de un simio tras la edad del hielo.

El descubrimiento y la descripción de este género y especie, hasta ahora desconocidos, se ha publicado este jueves en la revista Science. En el estudio han participado la Sociedad Zoológica y el University College de Londres, así como la Universidad de Arizona (EEUU) y el Instituto de Arqueología de Xi'an en China.

Mandíbula superiror e inferior de 'Junzi imperialis'. SAMUEL TURVEY (ZSL)

De los restos óseos del gibón sólo se tiene la parte facial del cráneo y las dos mandíbulas que, aunque parciales, conservan dos grandes colmillos y muelas que han servido para su identificación. La Taxonomía, la ciencia que estudia la clasificación de las especies, agrupa a los simios gibones y siamangs en la familia Hylobatidae, de la que sólo se incluían hasta ahora cuatro géneros vivos con 20 especies, de las cuales sólo seis se conocen en China.

Por el estudio morfométrico de los huesos, los científicos han determinado, con un 96% de precisión que Junzi imperialis constituye un género muy distinto de los que ya se conocen. Funzi difiere de los gibones y siamangs actuales y del gibón del cuaternario del género Bunopithecus "en la forma, el tamaño de la cara y por los dientes. La frente es más pronunciada, con crestas de cejas gráciles, una nariz distinta, pómulos más angostos y órbitas relativamente grandes. Además los incisivos son pequeños y las raíces caninas más grandes", ha explicado a EL MUNDO Alejandra Ortiz, coautora e investigadora de la Universidad Estatal de Arizona (EEUU).

Sin embargo, por el estado de conservación del ADN en estos restos, no se han podido realizar las pruebas que establezcan las relaciones evolutivas con el resto de los Hylobates pero indican que posiblemente los géneros vivos divergieron del gibón imperial hace 5 millones de años.

Tampoco se conoce su sexo o edad, aunque sí se sabe que se trata de un individuo adulto. "La presencia de los terceros molares nos dice que Junzi era un individuo adulto en el momento de su muerte. Probablemente era un adulto relativamente joven dado su grado de desgaste dental", ha aseverado Ortiz. "A partir de un espécimen no es posible determinar el sexo o la edad, ya que no conocemos el rango de variación en todo el género", ha añadido Helen Chatterjee, coautora y catedrática de biología del University College of London.

El emperador de los guerreros de Xian

Qin Shi Huang, miembro de la dinastía Qin, fue el Primer Emperador de China. En el año 247 aC, con tan solo doce años de edad, ascendió al trono como rey de un estado feudal dividido y en guerra. Al cumplir los 21, se deshizo del control que limitaba su autoridad debido a su corta edad y consiguió reunificar los estados. Así se convirtió en el fundador de este enorme país y en su emperador desde el año 221 antes de nuestra era.

Entre sus hitos está la abolición del feudalismo, la estandarización de las medidas de peso, de la moneda y la unificación de la escritura china. Además, Qin Shi Huang fue un importante explorador y promovió la construcción de la Gran Muralla, en principio para repeler a los bárbaros del norte. La enorme barrera no sólo supuso un límite geográfico, sino que representó el confín de la civilización para China.

Ejército de terracota de Xian. MAROS MRAZ

Aunque la fama del primer emperador se ha mantenido durante más de dos milenios, su nombre volvió a ser noticia en 1947, cuando unos campesinos descubrieron uno de los mausoleos más enigmáticos de toda la historia: el de los Guerreros de Xian. Obsesionado por la inmortalidad, Qin Shi Huang se hizo enterrar junto a todo un ejército de terracota a escala natural. El conjunto funerario, que incluye 8.000 figuras distintas en formación de batalla, está formado por soldados, arqueros, carros y caballos, emulando la totalidad de las tropas imperiales al mando de Qin Shi Huang.

Los rasgos y las etnias de cada figura son diferentes, como lo son las personas en la realidad. La variedad es inmensa. Hay estatuas de distintas edades y razas, que portan peinados y bigotes dispares. Es posible que en su momento todos estuvieran coloreados ya que existen trazos de policromías, en ocasiones, bien conservadas. El complejo guarda también los restos mortales del emperador, que se encuentran en una zona aún no excavada, así como 400 tumbas con los cuerpos de los sirvientes de su corte, como músicos, concubinas, escribas, los mismos trabajadores de la obra y muchos animales exóticos. El yacimiento arqueológico, que está cerca de la ciudad de Xi'an, en la provincia de Shaanx, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987.

La tumba de Lady Xia

Poco se sabe de la dama conocida como Lady Xia, concubina del rey Zhaoxiang y abuela del emperador Qin Shi Huang. Su tumba fue descubierta en el año 2.004, durante las obras de ampliación de la Facultad de Económicas de la Universidad de Xi'an. Este lugar se encuentra en la antigua Chang'an, la que fue capital del Imperio. El enterramiento tiene entre 2.200 y 2.300 años de antigüedad y abarca un área de 17 hectáreas. Es el segundo complejo funerario más grande excavado en China y también el más cercano al mausoleo del Primer Emperador, quien probablemente ordenó construirlo.

Mapa de la ciudad china de Xi'an donde se encuentra la tumba excavada. GOOGLE MAPS

La cámara principal mide 140 metros de largo, 113 de ancho y 15 de profundidad. Tanto su tamaño como los diferentes objetos y restos animales encontrados junto a ella dan una idea de la importancia que la Reina Madre Xia tuvo en su tiempo. En la tumba, los arqueólogos han excavado carruajes tirados por seis caballos y sellos de funcionarios judiciales que sólo pudieron servir a la orden de reyes, madres o príncipes. A lo largo de la historia el conjunto fue saqueado y quemado varias veces, por lo que no se conserva el ataúd y se ha perdido parte del ajuar funerario.

Los restos de Lady Xia, como los de su nieto emperador, también fueron enterrados junto a los de diferentes animales exóticos. En el interior de 12 pozos, los paleontólogos han encontrado el esqueleto de un leopardo, un lince, un oso negro asiático y una grulla. Y en medio de la tumba es donde han aparecido los huesos del gibón que los científicos acaban de estudiar, una mascota de alto estatus en la antigua China, donde eran considerados de carácter noble y un símbolo oficial.

Si este animal perteneció realmente a Lady Xia o se sacrificó en un ritual funerario es algo que se desconoce. "El individuo pudo haber muerto antes y los restos haber sido agregados a la tumba debido al alto valor cultural de los gibones. Pudo haber sido una mascota o pudo haber sido capturado en su modo salvaje y haber sido sacrificado", ha afirmado Chatterjee. Por otro lado, al no aparecer más que el cráneo, tampoco se sabe si sólo enterraron su cabeza o el animal completo

Animales exóticos llevados a la extinción

Esta nueva especie de gibón encontrada en la tumba de Lady Xia es la primera evidencia que se tiene, hasta ahora, acerca de la extinción de simios después de la edad de hielo. Además, como los científicos creen que pudo desaparecer debido a la actividad humana, el dato desmiente que no hayamos contribuido a su extinción.

Las grandes barreras naturales, como los grandes ríos del país, que fragmentaron su hábitat y favorecieron la especiación, también pudieron servir para el comercio de animales exóticos y mascotas. Sin embargo, por la fauna encontrada en otras tumbas, como la tumba de Shenheyuan, se cree que los gibones fueron capturados en las inmediaciones, donde se habría instaurado una población local.

Existen documentos históricos que confirman que en el siglo X, los gibones eran capturados cerca de Chang'an y que habitaban en la provincia de Shaanxi hasta el siglo XVIII, por lo que podría tratarse incluso de especies no descritas hasta ahora e indicar que el este de Asia pudo tener una población de simios que aún no se conoce.

'Hylobates lar', una especie actual de gibones ya desaparecidos en China. MATTHIAS KABEL

El sur de la provincia Shaanxi es el límite septentrional de la región forestal subtropical de China, en la que se encuentran algunas de los mamíferos más amenazados del planeta, como los osos panda gigantes. En el Asia oriental y sudoriental el 73% de los primates asiáticos están en peligro de extinción. En China las dos especies de gibones (Hylobates lar y Nomascus leucogenys) han desaparecido recientemente y el gibón de Hainan (Nomascus hainanus) puede que sea el mamífero más raro del mundo, del que tan sólo quedan 26 individuos.

Tras estudiar la zona y las tasas de extinción de mamíferos y simios, los científicos no descartan que la especie de gibón imperial hallado en la tumba de Lady Xia se extinguiera por causas naturales. No obstante, al tratarse de un periodo geológico climáticamente estable, creen que pocas extinciones no estuvieron relacionadas con el hombre, sobre todo teniendo en cuenta que China es uno de los lugares del mundo con mayores densidades de población.